Al momento

Chevrolet Suburban 2019: 7 apuntes

La Suburban es una tradición entre muchas familias mexicanas, también la elección que muchos hacen al requerir un transporte para blindar y a su vez uno de los Chevrolet más icónicos. Aquí algunos aspectos a destacar.

Chevrolet Suburban 2019

1. La forma confiable

La actual Suburban se va por la segura cuando de opciones mecánicas se trata. Nada de motores sobrealimentados ni cajas de muchas velocidades, la respuesta aquí son dos V8 aspirados. La mayoría de versiones utiliza un 5.3 de 355 caballos y 383 lb-pie que se junta a una transmisión automática de seis velocidades (6L80), mientras la HD o Heavy Duty, de la que leerán en detalle más adelante, se va por un 6.0 (Vortec) de aplicación más comercial que prescinde de tecnologías como la inyección directa o la desactivación de cilindros, con 360 caballos y 380 lb-pie que se entregan a un menor régimen de giro, lo que se suma a que su caja, también de seis cambios, está reforzada (código 6L90) y cuenta con una relación de diferencial más corta útil para un uso más exigente (4.1 a 1 en vez de 3.08).

Chevrolet Suburban 2019 configurada para 7 pasajeros

2. Para todos o para más

De acuerdo al nivel de accesorios, una Suburban puede venir configurada para albergar hasta a nueve pasajeros en tres hileras (3+3+3) a un estilo muy de la vieja escuela, con bancas corridas (Suburban LS Tela; $1,085,700). La “LT Piel Banca” de 1,178,600 pesos recibe a ocho personas (2+3+3) y, a partir de la “LT Piel Cubo” de $1,216,000 son siete asientos (2+2+3), pues ya quedan dos plazas individuales en la mitad. 

Chevrolet Suburban 2019

3. Según las necesidades

Así como un SUV de estos puede venir plenamente preparado para una familia no solo por transportar muchas personas y mucho equipaje al mismo tiempo, además de estar lista para llevar un remolque de gran tamaño, también hay una opción para blindaje, que en países como México no es inusual que se contemple para una Suburban. 

Es así como una Chevrolet Suburban Premier ($1,320,900), junto al agregado de la tracción integral (LS y LT son 4×2), incluye sofisticaciones como una suspensión adaptativa de dureza variable, control de crucero activo, luces de xenón o asientos delanteros calentados y ventilados, pero una Heavy Duty, por 1,781,300 pesos (la más costosa de la gama) pierde todo lo anterior a cambio de una capacidad de carga que se dispara hasta las dos toneladas, pues ésta se enfoca en refuerzos estructurales y de otros componentes que en unión a su mencionada mecánica de distintas especificaciones (ver apunte 1) la faculta para un blindaje elevado. Para tener una referencia, una Suburban Premier carga 695 kilogramos en relación a los 2,002 de una HD, a costa, eso sí, de que la Heavy Duty remolque apenas 1.3 toneladas y no las 2.7 de la Premier 4×4 (2.8 las LS y LT 4×2).

4. Interior evolucionado

La cabina de la actual Suburban es, como es de esperarse, la más refinada que ha tenido en su historia. Un tablero más envolvente, mejor acabado y más fácil de utilizar si acaso recurre como anacronismo a la enorme palanca de cambios que sale de la columna de la dirección, una solución conocida que ahorra espacio y, de todas maneras, preferimos a las perillas electrónicas que no nos dan la misma confianza a largo plazo. El sistema de información y entretenimiento de GM (MyLink) es uno de los mejores de la industria por lo intuitivo y hay detalles creativos, como un espacio de almacenamiento detrás de la pantalla y el cada vez más indispensable cargador inalámbrico de celulares en la consola central. La Premier pliega sus asientos traseros de forma eléctrica.

Chevrolet Suburban 2019

5. Manejo fácil

No se puede pedir la comodidad de marcha de un crossover ni la agilidad de algo con una carrocería monocasco cuando rodamos sobre un chasis casi de camión, lo que no quiere decir que el manejo de una Suburban no haya mejorado con el paso de los años. Su nivel de estabilidad en autopista, una vez conociendo sus modales, es mucho más elevado a lo que puede transmitir en un comienzo a través de su suave y no tan rápida dirección. Es claro que hay que saberse anticipar a unos frenos largos, unas llantas con limitaciones de agarre o una suspensión que tiene que concentrarse más en controlar el peso y no en lidiar con una curva cerrada a altas velocidades (sería insensato pretender eso), pero tampoco se trata de un vehículo torpe o que implique aptitudes especiales para llevarlo con soltura. En ese sentido, no hay que dejarse intimidar por su tamaño.

Todas las Chevrolet Suburban hasta la generación anterior (GMT 900)

6. Legado de décadas

La Suburban es uno de los grandes pioneros de los SUVs, pues su presencia en el mercado trasciende hasta 1935 y durante once generaciones, primero como algo muy funcional, después incluso como una herramienta para mover tropas y, poco a poco, el lujo fue arribando inevitablemente, si bien esa orientación la muestran de una manera más explícita sus primas en la propia General Motors, las GMC Yukon XL y Cadillac Escalade ESV. La Suburban cuenta con una variante más corta, denominada Tahoe y con sus respectivas primas Yukon y Escalade.

Ford Expedition

7. Rival sofisticada

La competencia siempre ha estado ahí y si se desea un mayor nivel tecnológico a cambio de perder, tal vez, cierta tranquilidad a largo plazo en cuanto a mantenimiento, Ford ofrece la Expedition XL con una carrocería de aluminio y una puesta a punto dinámica más moderna entre su andar más suave y ágil, un motor V6 con doble turbo con un desempeño más contundente o una caja de diez velocidades que, de hecho, desarrollaron en conjunto con General Motors y no sería raro ver a futuro en las siguientes Tahoe/Suburban.

Ahora lee:

>> Chevrolet Cheyenne Trailboss – #RetoCheyenne vs un tractor

>> A Prueba: Ford Expedition Max 2018

>> Tesla Model X: 7 apuntes