Al momento

Peugeot 3008 HDI 2020: 7 apuntes

Uno de los SUVs compactos más bizarros, interesantes y sorprendentes del mercado desglosado en su versión que más recomendamos: con motor Diesel.

Interior Peugeot 3008

1. Interior referente

Cuando los franceses se esfuerzan, el resultado es algo que nadie puede olvidar: Peugeot 402, Citroën DS o SM, Matra-Simca Bagheera, Renault Espace o el mismísimo Twingo. La 3008 no es tan revolucionaria como los ejemplares mencionados, pero en un mundo poblado por SUVs que parecen calcados unos a otros, da gusto ver que alguien salió con un diseño en el que incluso se da la opción bi-color separada por una línea casi aleatoria a media carrocería, en la que no se trata de disimular la forma de caja que tan funcionales hace a estos vehículos… es más, la usan a su favor. 

Pero es por dentro donde los riesgos cobran más sentido: asientos cuya ergonomía es digna de un sedán alemán más costoso, unos instrumentos digitales puestos en un plano más visible al estar más arriba del promedio, un minúsculo volante al que uno se acostumbra tan rápido, que luego se extraña en otros coches, eso sin contar con la rara pero al final útil mezcla de mandos táctiles y físicos y un tablero de formas angulares lleno de texturas que hace no tanto habrían sido dignas de un concepto, no de algo que podemos encontrar en un piso de ventas.

2. Manejo particular

De sobra sabemos que los coches construidos sobre la plataforma EMP2 del grupo PSA se manejan mejor al promedio y la 3008 no es la excepción. La dirección es de las más rápidas y precisas, inmediata, siempre con el nivel correcto de asistencia y que se complementa a una suspensión que se va hacia lo firme y permite un comportamiento en curvas al que solo se le acercan alternativas como la variante de tracción integral de la Volkswagen Tiguan o SUVs premium más pequeños, como una Mercedes-Benz GLA, una BMW X1 o una Audi Q2. Bajo demasiada exigencia, la altura extra terminará por revelarse en un predecible subviraje, pero esa agilidad de la 3008 no podrá encontrarse en ninguna de sus rivales asiáticas más vendidas.

Peugeot 3008

3. Equilibrio desempeño-eficiencia

Aunque el desempeño del motor 1.6 turbo a gasolina de 165 caballos y 177 libras-pie es muy respetable, el historial de confiabilidad de esta planta motriz que durante años también estuvo presente en otros PSA y en los MINI nos hace preferir el Diesel de dos litros y 150 hp que sí, es algo más lento pese a su mucho mayor torque de 272 lb-pie, pero a cambio entrega consumos que en condiciones normales superan con facilidad los 12 km/l y, a un ritmo tranquilo en carretera, es incluso posible irse por encima de los 18. Cuando la transmisión automática de ocho velocidades tome el lugar de la actual de seis, este apartado mejorará aún más.

Interior Peugeot 3008

4. Espacio suficiente

No todo es perfecto y a cambio de otras virtudes, la 3008 no es igual de amplia a sus más comunes contrincantes, lo que se refleja a lo ancho (aunque es más maniobrable, muy al estilo europeo) y en la segunda fila de asientos, más limitada en especial en su lugar para las piernas. No quiere decir que sea estrecha, pero no esperen lo holgado de una CR-V, por poner un ejemplo. Al menos la cajuela de 591 litros (VDA) es de las más grandes de su tipo. 

Interior Peugeot 3008

5. Curiosidades

Empecemos con una mala y luego con las buenas: la versión Diesel no tiene llanta de refacción. Las buenas: el equipamiento de seguridad puede ser muy abundante si se elige el nivel de equipamiento GT Line, con lector de señales de tránsito, control de crucero adaptativo, asistente de mantenimiento en el carril, luces LED con cambio automático a altas o viceversa o detector de somnolencia. Y de acuerdo al ambiente interior elegido en la pantalla táctil, también varía la iluminación a bordo, el tipo de masaje activable en los asientos y hasta el olor que emite el ambientador, porque sí, también tiene un ambientador. Todo ésto último también es propio de la 3008 GT Line ($649,900 con el motor HDI).  

6. Tecnisismos 

Las fáciles consultas por internet han dado pie a afirmaciones simplistas en las que muchos se basan para opinar. Una de ellas es la polémica por las suspensiones traseras que son semi-independientes o independientes, las primeras malas y las segundas buenas según dicen. En algunos casos se llega al descaro de confundir las semi-independientes de eje torsional con los ejes rígidos. 

La 3008, junto a su hermana de siete plazas la 5008 y la SEAT Ateca, son de los únicos vehículos de su segmento a la venta en México con un eje torsional trasero, pero aún así son de los más estables ante una emergencia, de los de mejor agarre, de los que más rápido cambian de trayectoria y de los que más confianza dan a una velocidad elevada. Que no sea independiente puede que se note en algún movimiento lateral que no va a afectar la seguridad ni el apoyo de las llantas o en alguna leve aspereza en terrenos irregulares, pero PSA demostró con claridad que la buena ingeniería puede trascender por sobre la utilización de un tipo de esquema u otro. 

Peugeot 3008

7. Nada se le parece

Lo que hace interesante a una compra es lo que pueda ofrecer para diferenciarse de los demás y eso en la 3008 ocurre de muchas formas que ya hemos escrito en estos 7 apuntes, tantas que, como conjunto, no hay otro SUV compacto que se le parezca por su mezcla entre manejo, eficiencia, sofisticación, seguridad y aspecto. Un vehículo como pocos.

Ahora lee:

>> Test: Peugeot 5008

>> A Prueba: Peugeot 308 GT 2019, con su propia visión

>> VW Tiguan 1.4 TSI Comfortline 2019: 7 apuntes