Al momento

Arrancando el auto: la evolución a lo largo de la historia

De manivelas a llaves y botones, cómo ha evolucionado el arranque de nuestro automóvil

Conforme pasa el tiempo es muy común dar por sentado ciertos aspectos de la vida diaria e incluso es muy fácil acostumbrarse a una nueva tecnología que permita hacer las cosas con mayor comodidad y sin tanta complicación, encender el auto, no siempre fue tan fácil cómo lo es hoy en día.

Los primeros autos necesitaban arrancar manualmente el motor, pero ahora se puede hacer con nuestro teléfono celular, sin embargo, la evolución del arranque de los motores tiene interesantes capítulos en su haber.

Manivelas (finales de los 1800)

Durante el nacimiento del automóvil, a finales del siglo antepasado, se requería mover de manera manual los componentes internos a través de una manivela hasta que se produjera la combustión necesaria para hacer que el motor funcionara por su cuenta.

Este movimiento era todo un ejercicio y hasta podía ser peligroso, pues si el motor petardeaba, giraba con gran fuerza la manivela en el sentido contrario, rompiendo dedos, muñecas y hasta brazos de los primeros automovilistas.

Arrancador eléctrico de Cadillac (1912)

El ingeniero americano Clyde Coleman consiguió una patente por el generador eléctrico que diseño en 1903, el cual facilitaba enormemente la tarea de encender el motor de un auto, incluso los de gran desplazamiento y potencia. Pero como él no construía autos, vendió su patente a Delco, una empresa que después formaría parte de General Motors.

El primer modelo de GM en incluirlo fue el Cadillac Touring Edition de 1912, y fue una considerado una revolución que fue rápidamente adoptada por toda la industria, hasta el accesible Ford Model T.

Llave de ignición de Cadillac (1916)

Si bien la introducción del arrancador eléctrico fue un invento muy conveniente para los propietarios de los primeros vehículos de la historia, también lo fue para los primeros ladrones de autos, porque simplemente tenían que subirse, presionar un botón y listo.

En 1916, Cadillac introdujo por primera vez una llave de ignición en su modelo Type 53, en donde el dueño tenía que introducir una llave para encender el propulsor, aunque no pasó mucho tiempo para que aprendieran a como puentear el motor de arranque y continuar con los robos.

Minuto de silencio por Rudolf Diesel (1936)

Foto: Ronan Glon

Otro de los grandes avances en la industria fue cuando Mercedes-Benz logró llevar a una exitosa producción masiva la invención de Rudolf Diesel y su motor que carecía de bujías en 1936 y funcionaba haciendo compresión del combustible hasta que se lograba la ignición.

Sin embargo, encender un auto con este novedoso motor en día fríos requería esperar hasta que los cilindros lograran la temperatura adecuada para lograr la explosión. A esa espera, se le conocía como el minuto de silencio en honor a Rudolf Diesel, quien había fallecido en 1913.

Barril de ignición de Chrysler (1949)

Si bien el proceso de arranque se facilitó mucho con ayuda del arrancador eléctrico, el proceso era más complicado de lo que parece, pues dependiendo del modelo, muchas veces se tenía que activar usando botones o pedales, mientras se ajustaba el ahogador, o hasta abrir válvulas de combustible para lograr avanzar.

Chrysler desarrolló un sistema en donde un interruptor de ignición se encontraba en el barril de las llaves, teniendo que llevarlo a una posición más allá de su limite para activar el arrancador, el cuál regresaba a su posición una vez que el motor encendía.

Si te suena familiar, este método ha sido usado en millones de vehículos alrededor del mundo y rápidamente fue adoptado por toda la industria automotriz.

Palanca de arranque de FIAT (1957)

El desarrollo del FIAT 500 tenía como principal objetivo el construir un auto tan barato como sea posible, y el ahorro de costos se veía por todos lados, como en el toldo de lona que se incluía por cuestiones de usar la menor cantidad de metal posible.

Sin embargo, para encender a un pequeño 500, se tenía que mover la llave hasta la posición de ignición y después tirar de una pequeña palanca ubicada entre los asientos delanteros, el cual tenía un cable conectado hasta el interruptor del motor de arranque y mandaba electricidad al hacer el movimiento para encender al pequeño propulsor.

Encendidos remotos (1980s)

Algunos fabricantes de piezas de aftermarket, comenzaron a instalar encendidos remotos que permitían encender el motor de un auto a través de un control remoto en una distancia determinada y si bien puede parecer una función completamente innecesaria y hasta frívola, en realidad fue una innovación muy importante para los países con un clima muy frío.

Gracias a este avance, los ocupantes pueden encender el motor para echar a andar el sistema de calefacción antes de subir al auto. Sin embargo, esta función tomó mucho tiempo para que se pudiera ofrecer como equipamiento de fabrica y el Chevrolet Malibu de 2004 fue de los primeros en ofrecerlos.

SmartKey de Mercedes-Benz (1998)

Mercedes-Benz introdujo en su Clase S (W220) de 1998 el sistema de SmartKey desarrollado por Siemens, con el cuál se tenía un transmisor en forma de llave que se introducía en una ranura en el tablero y después se giraba como cualquier llave.

Al momento de realizar el movimiento, la computadora del auto reconocía el transmisor y entonces permitía que el motor encendiera sin problemas.

Llave de tarjeta de Renault (2001)

Renault fue el primer fabricante que incluyó en sus autos en venta, el arranque por botón específicamente en el Renault Laguna de segunda generación que requería de un transmisor en forma de tarjeta de crédito que el conductor tenía que insertar en una ranura en la parte baja de la consola central.

El sistema funcionaba de la misma manera que el SmartKey de Mercedes, reconociendo la tarjeta y permitiendo arrancar el auto. Esta solución fue ampliamente adoptada por la industria, aunque sin la utilización de tarjetas, aprovechando el rápido desarrollo de tecnología inalámbrica que permite arrancar el auto son el transmisor en el bolsillo.

Llave Roja de Dodge (2015)

Cuando Dodge introdujo los modelos Challenger y Charger Hellcat con el monstruoso motor V8 de 6.2 litros supercargado que superaban los 700 caballos de fuerza, los afortunados dueños recibían 2 llaves, una negra y una roja.

Si encendían el auto con la llave negra, la computadora del auto permitía entregar “sólo” 500 hp. Pero si lo encendían con la roja, era posible explotar los más de 700 hp. El Bugatti Veyron y, más recientemente el Chiron cuentan con una solución similar, con una llave que puede desatar todo el poderío.

Soluciones Digitales (2016 – Actualidad)

Llave Digital de Volvo.

Con el gran desarrollo tecnológico de los últimos años, hemos visto una serie de soluciones que permiten accedes y arrancar nuestro auto sin tener algún tipo de llave o transmisor, simplemente con la utilización de nuestro Smartphone, como es el caso de la llave digital de Volvo, es posible acceder y conducir.

Aún así, tenemos desarrollos interesantes como el de Hyundai con el asistente digital de Amazon, Alexa, que puede conectar el sistema a los comandos de voz con dispositivos compatibles, también está el de Tesla y la tarjeta inteligente del Model3, la cual se coloca en zonas específicas del auto para activarlas.

Sin embargo, Hyundai apuesta por desarrollar sensores de huellas dactilares que permitan a los usuarios acceder sin necesidad de ningún dispositivo.

Extra: Ignición por cartucho de escopeta (video)

Ahora lee:

>> 5 coches que pusieron al mundo sobre ruedas

>> Los autos más longevos de la historia

>> El sistema mild-hybrid del Volkswagen Golf 8, a detalle