Al momento

Renault Kwid Intens 2019 vs Fiat 500 Sport 2013, ¿Nuevo o usado?

Los dos son autos urbanos que podrían ser considerados como primer coche para un estudiante o como ese segundo o tercer vehículo en una casa en la que medios de transporte más grandes ya cumplen con otras tareas. Un dilema complejo pues cada uno tiene argumentos interesantes.

Renault Kwid Intens 2019

NUEVO – Renault Kwid Intens 2019 – $164,900

Cuando se adquiere uno de los autos más económicos del mercado es lógico que se obtenga a cambio un producto muy básico en varias de sus características, así que, como bien lo comentamos durante nuestra prueba, es grato encontrar incluso en esta versión básica frenos ABS y cuatro bolsas de aire por más que en otros apartados el Kwid proveniente de Brasil delate su costo al faltarle espejos de ajuste eléctrico, rines de aleación, un asiento del conductor con más regulaciones o un volante que al menos ajuste en altura. 

Un argumento a favor es una garantía de 3 años o 100,000 km que hace no tantos años era rara en un coche de entrada (solían ser de no más de dos años o 50,000 km).

Renault Kwid Intens 2019

Por sus características generales en cuanto a la poca aceleración que provee su minúsculo motor 1.0 de 66 hp, una suspensión robusta que por su despeje extra compromete su estabilidad en maniobras evasivas de emergencia (no vale la excusa de justificar sus falencias diciendo que no es un deportivo, pues nadie prevé ese tipo de situaciones) y por un espacio lógico teniendo en cuenta su tamaño pero limitado para un viaje, el Kwid es una compra recomendable para un uso en ciudad en el que pueda lidiar con malas vías y calles estrechas, pero nada que le exija grandes aceleraciones o velocidades. 

No es que sea inútil en carretera, en absoluto, pero hay que tener claras sus debilidades y conocerlo bien para sacarle provecho en un entorno en el que no está holgado.

Fiat 500 Sport 2013

USADO – Fiat 500 Sport 2013 – Aprox. $150,000

El 500 Sport era una de las versiones más completas del pequeño y carismático urbano de Fiat antes de dar el paso a los más radicales y complicados Turbo o los caprichosos Abarth. Con un 1.4 aspirado de 101 caballos y una caja manual de cinco velocidades, el desempeño era correcto aunque el consumo en ciudad tendía a ser más alto de lo esperado, con registros desde los 8 a los 10 km/l, lejos de la economía del Kwid. En carretera lograr más de 15 no es complicado y el bajo peso facilita que se pueda mover con soltura, apoyado por una suspensión dura que le da cierta agilidad y unos frenos sobrados en sus capacidades, si bien por la corta distancia entre ejes alguna detención fuerte hará mover la trasera.  

La diferencia del 500 está en casi todo porque sí, su espacio a bordo es igual de restringido y está el agravante práctico de contar con dos puertas menos, pero a cambio se obtiene una cabina más elaborada en su decoración y acabados más vistosos, mejores asientos y un equipamiento de seguridad muy superior que abarca el extra de airbags de cortina y controles de tracción y estabilidad. A eso hay que sumarle que el 500 armado en Toluca se pensó para el mercado estadounidense y por ende es un automóvil con un estándar global en seguridad ante impactos y no un proyecto de bajo costo planeado para mercados en vías de desarrollo, como es el Kwid.

Al ser un auto usado, hay que tener en cuenta que el embrague y las llantas (con rin de 15 pulgadas, 14 en el Renault) probablemente estén para cambio. También hay que revisar los bujes de la suspensión delantera y a lo mejor soportes del motor. En los 500 es común que algunas piezas de la cabina sufran un desgaste prematuro, siendo un ejemplo el aro cromado de la palanca de cambios que tiende a decolorarse. Sobre lo que se pague, sería sensato pensar en un gasto extra de 10,000 a 20,000 pesos para dejar el coche en perfectas condiciones, aunque si se da con una unidad muy bien cuidada sería mucho menos.

Fiat 500 Sport 2013

Nuestra elección:

Mientras en un Kwid nuevo si acaso hay que pagar el emplacado y unos servicios económicos, en el Fiat hay que gastar, como en todo usado, en labores de mantenimiento dada su edad y en un consumo de combustible mayor que igual no es nada dramático ni determinante.

Hay que tener en cuenta que el Fiat puede hallarse entre 10,000 y hasta 15,000 pesos más económico que el Renault, lo que no compensa el hecho de que ya no tenga garantía y lidie con seis años a cuestas (este texto se hizo en junio de 2019), pero que sea un automóvil más moderno, seguro y contemporáneo en todo sentido, sí es un factor para ponerse a pensar porque se llega al mismo dilema, ¿Algo básico pero nuevo o un automóvil mucho mejor usado?

En esta ocasión nos iremos por el 500 Sport principalmente por su mayor nivel de protección al prevenir o soportar un impacto, porque su motor y chasis lo facultan para carretera en caso de ser necesario sacarlo de la ciudad y porque al ser más accesible habrá cierto margen para gastarle en un servicio profundo que le asegure su confiabilidad, pero si alguien difiere y le da más tranquilidad un Kwid de agencia, nos parece comprensible y válido.

Ahora lee:

>> Hyundai Grand i10 Sedán 2019: 7 apuntes

>> Chevrolet Aveo LTZ 2019 vs Hyundai Sonata 2015, ¿Nuevo o usado?

>> Suzuki Swift Sport 2019 vs SEAT León CUPRA 2015, ¿Nuevo o usado?