Al momento

El Ferrari 250 GTO es ahora una obra de arte… literalmente

La corte italiana del comercio ha declarado que el Ferrari 250 GTO es una obra de arte, literalmente.

¿Cuántas veces hemos escuchado a algún amante de los coches decir que el Ferrari 250 GTO es una “obra de arte”? Pues de ahora en adelante esto es correcto. El tribunal de comercio en Bolonia, Italia, declaró de manera oficial que es una obra de arte y estará protegida de cualquier tipo de reproducción o imitación a partir del día de hoy.

Ferrari fue quien motivó esto, pues hace unas semanas se dió la noticia que una compañía en Modena estaba planeando producir una reinterpretación moderna del 250 GTO, cosa que ya no podrán hacer por el hecho de que este vehículo ahora es declarado como una obra de arte.

Esta es la primera vez que un vehículo es declarado como arte por una corte.

El Ferrari 250 GTO es uno de los coches más raros y muy bien valuados de la oferta para la compra de autos.

Su proceso de fabricación fue curioso, pues el reglamento de la FIA pedía un mínimo de 100 unidades fabricadas para ser homologado, pero Enzo solo fabricó 39 vehículos para engañar a los jueces de la federación con números de chasis salteados y rotando los mismos automóviles en diferentes bodegas declarando que cada uno era un ejemplar diferente.

Si combinamos la poca producción, con el diseño, ,fabricación a mano e historial ganador en las competencias, tenemos como resultado uno de los automóviles más caros del mundo.

Recordemos que hace no mucho un ejemplar fue vendido en 48,505,000 de dólares, mientras que el Ferrari 250 GTO más caro fue comprado por 70,000,000 de dólares.

¿Elevarán aún más su precio con la reciente declaración de la corte italiana? Seguramente los veremos en alguna subasta exclusiva con precios que superen el récord actual en algunos años.

Ahora lee:

>> Esto es lo que cuesta mantener una colección de 30 vehículos exóticos y clásicos

>> Este grupo de Ferraris de colección fueron abandonados en el campo

>> Ferrari SF90 Stradale: 986 cavallinos rampantes cortesía de un V8 híbrido