Al momento

Hyundai Grand i10 Sedán 2019: 7 apuntes

El ser uno de los sedanes más pequeños del mercado no limita al Grand i10 como un sensato e interesante transporte familiar accesible. Aquí algunos aspectos que resaltamos.

Asiento trasero Hyundai Grand i10 Sedán

1. Más de lo que parece

Para un sedán que no excede los cuatro metros de longitud, más de uno podría esperar una cabina estrecha, pero es el aprovechamiento interior una de las virtudes en el Grand i10, con un asiento trasero de hecho más amplio, al menos en cuanto a espacio para las piernas, que coches más grandes como un Volkswagen Vento o el Hyundai Accent dentro de la misma gama. A lo ancho no destaca tanto y a lo alto califica como normal, pero dadas sus dimensiones externas, el Grand i10 ofrece gran habitabilidad.  

2. Como si fuera más costoso

Desde la anterior generación del i10 (que en México no se vendió como Hyundai a pesar de ser un Hyundai), era evidente que la marca surcoreana estaba haciendo un esfuerzo para que este pequeño auto urbano se sintiera menos básico que sus competidores. Con la llegada del Grand i10, que creció para hacerse más versátil en ciertos mercados, también se consiguió un coche mucho más refinado que el promedio de sus contrincantes gracias a un interior silencioso o unos acabados más robustos y elaborados. Tan bueno es el nivel que subcompactos de bajo costo muy competitivos como un Ford Figo se sienten menos trabajados en ese apartado.

Motor Hyundai Grand i10 Sedán

3. Mecánica referente

Además de estar muy bien aislado por ruido y vibraciones, el cuatro cilindros de 1.2 litros con 86 hp y 88 lb-pie en el Grand i10 se desenvuelve con suficiencia por desempeño y, en especial, por sus mínimos consumos (más de 12 km/l reales en ciudad son posibles). En ese sentido supera a sus rivales directos (que comentamos en el apunte 6) porque además hace un gran trabajo con la caja manual de cinco velocidades, la más precisa y fácil de operar entre sus equivalentes. También hay una automática de cuatro marchas que merma la respuesta, pero para un uso del todo urbano sirve.

4. Dos de tres

La seguridad es uno de los aspectos en los que este segmento cumple apenas con lo básico. Todos los Grand i10 Sedán tienen dos bolsas de aire, pero solo los Mid y los GLS equipan frenos ABS, así que no recomendamos el GL que carece de estos pues no debería ser una falencia en un auto nuevo a la venta en pleno 2019. Para bolsas laterales y de cortina o control de estabilidad, creemos que tendremos que esperar hasta la siguiente generación, que no debe estar muy lejos de su debut internacional.

Hyundai Grand i10 Sedán 2019

5. De los más estables y cómodos

Además de lo refinado, el Hyundai Grand i10 se siente más costoso por su excelente trabajo de suspensión, eso por un andar suave, poco nervioso y que equilibra muy bien el control de la carrocería con la comodidad general. También es uno de los más seguros aunque, al límite y como se da en muchos autos con poca distancia entre ejes, la trasera podría reaccionar con agresividad en maniobras evasivas, lo que se solucionaría, al menos dentro de los límites de la física, con un control de estabilidad.

6. Sus rivales

El nicho de sedanes miniatura es una familia en sí entre los numerosos sedanes subcompactos. Además del Hyundai, también parte de un coche del segmento A el Chevrolet Beat Notchback y los gemelos Mitsubishi Mirage G4 y Dodge Attitude, idénticos salvo por sus emblemas y, eso sí, porque el Mitsubishi sí puede equipar control de estabilidad, elemento que nombramos aquí de una forma recurrente por su importancia de cara a la seguridad. Una ventaja del Chevrolet es que todas las versiones llevan frenos ABS y doble airbag, lo que no ocurre en un Attitude en el que el ABS está ausente en la variante SE manual. Lo paradójico es que en el Mirage G4 sí hay antibloqueo en todos los niveles de equipamiento, así como doble airbag, siendo la diferencia, a partir del GLX CVT (el segundo más accesible), la asistencia de frenado en urgencia y el control de estabilidad.

Interior Hyundai Grand i10 Sedán 2019

7. Por un poco más

Las ventajas del Grand i10 Sedán, al menos desde la versión Mid, se reflejan en un precio de partida un poco mayor al de sus rivales: el citado Mid (el GL no lo tenemos en cuenta por no cumplir en seguridad) parte, a la fecha, desde los 212,800 pesos con transmisión manual, similar a un Mirage G4 SE manual que empieza en 212,400. Eso es más que un Attitude SE CVT con un precio promocional de 209,900 pesos (de lista son unos poco competitivos 234,900) y un Beat NB LS, que así no tenga aire acondicionado, cumple en la muy mencionada seguridad y empieza en unos muy razonables 161,000 pesos promocionales o 181,000 de lista.

Ahora lee:

>> 5 autos subcompactos que son sorprendentemente espaciosos

>> 3 subcompactos citadinos que quieren reducir tu gasto en combustible

>> Primer contacto: ya manejamos los Hyundai Venue 2020 y Sonata 2020