Al momento

Jeep Renegade 2019: 7 apuntes

En un segmento con más de diez opciones, resulta interesante una que mezcla como pocas aspectos racionales y emocionales. Aquí un Jeep por espíritu, no necesariamente por derecho.

Jeep Renegade 2019

1. Leves cambios

Para 2019 el Renegade recibió algunas modificaciones visuales que, aunque no creíamos necesarias dada la fresca y propositiva silueta de este pequeño SUV, de todas maneras le quitó un poco esa impresión funcional a cambio de algunos detalles que parecieran querer comunicar más lujo. Así, la parrilla y la defensa ganan una especie de máscara de apariencia metálica y las luces se reemplazan en opción por un conjunto LED.

Jeep Renegade 2019

2. Diseño especial

En un nicho tan diverso, no hay tantas alternativas que se enfoquen hacia una identidad visual tan cercana a un todoterreno, pues otras que apelan a lo emocional como el Kia Soul o el Mazda CX-3, tienen una que se asocia a su uso natural en ciudad y no recurren a la cantidad de señas retro o rudas que sí están presentes en el Renegade, que además por su cuadrada figura se aleja de esa estampa de coche levantado y sí califica más como lo que varios llamarían una camioneta, por más que tenga mucho de automóvil.

3. Mecánica simple

Aunque inicialmente se contempló con la misma mecánica del Fiat 500X, el Renegade, por temas de precio, terminó arribando a nuestro mercado con un 1.8 de cuatro cilindros de la familia E-TorQ procedente de Fiat y más que probado en Latinoamérica. No es ningún ejemplo de eficiencia y desempeño con apenas 130 caballos y un torque de 134 lb-pie, pero para ciudad su respuesta es suficiente pese a una caja automática de seis marchas que tiende a ir en los cambios más largos para tratar de ahorrar combustible. En carretera se necesitará un manejo un poco más agresivo y poco miedo al acelerador para mantener el ritmo en nuestras muchas veces hostiles autopistas, todo a costa de un consumo mayor. De todas maneras, el amplio recorrido de la suspensión independiente en ambos ejes, una dirección muy suave y unas capacidades de frenado no tan contundentes hacen que el ambiente natural de este Jeep sean los trayectos urbanos, así las calles estén en mal estado pues incluso en la versión más equipada, con rines de 19 pulgadas (de 17 en la de entrada, de 18 en la intermedia), el perfil de las llantas no es bajo.

Jeep Renegade 2019

4. Otra procedencia

De Goiana, Brasil, llega esta versión regional del Jeep Renegade, lo que a nuestros ojos no ha afectado la calidad en relación a las unidades italianas que hemos podido conducir fuera del país en otras ocasiones. Alguna terminación de las puertas varía pero esa cabina llena de detalles carismáticos que recuerdan a los Jeep de antaño o a sus hermanos de gama, unos buenos asientos y un espacio correcto mas no abundante se conservan inalterados. Incluso algunos remates de hule lucen sólidos y de paso le dan carácter.

5. Aún seguro

Por más que haya cambiado el país de origen, Jeep mantuvo los estándares del Renegade en términos de seguridad. Nosotros recomendamos las versiones Latitude y Limited al tener siete en vez de dos bolsas de aire (todos cuentan con control de estabilidad) y aún con dos airbags, bastó para que este SUV consiguiera cinco estrellas en las evaluaciones del LatinNCAP, si bien esta prueba es menos rigurosa que su equivalente europea en ciertos criterios.

Interior Jeep Renegade 2019

6. Arriba del promedio

Jeep conoce los argumentos extra de su Renegade y aunque el desempeño dinámico no es uno de ellos, se cobra cierta exclusividad por obtener este SUV si comparamos lo que cuesta en relación a otros vehículos similares por dimensiones. Un Sport en precio de lista parte de los 418,900 pesos, un Latitude en 464,900 y un Limited en 484,900, valores que ya se acercan al segmento de arriba en otras marcas. Para ponernos en contexto con un rival cercano y con un SUV premium de acceso, el Kia Soul más completo de todos cuesta 406,900 pesos con un motor de dos litros y un equipamiento comparable al Renegade Limited. Un Audi Q2 con el 1.4 turbo empieza en los mismos 464,900 pesos del Jeep Renegade Latitude.

Jeep Renegade Trailhawk 2019, no disponible en México

7. Una pendiente

No olvidemos que el Renegade a la venta en México es de tracción delantera y, aunque su despeje le permite alguna escapada de poca dificultad, está lejos de ser lo que más de uno espera de un Jeep. Para eso, en mercados como el estadounidense existe la versión Trailhawk que, además de un propulsor 2.4 litros de 180 caballos y una caja de nueve velocidades, se equipa de fábrica con llantas de uso rudo, una suspensión aún más alta y resistente, protecciones en los bajos y hasta una reductora, lo que con algo de pericia lo faculta para sortear desafíos por lo general reservados a una Cherokee o Grand Cherokee.

Ahora lee:

>> Jeep Renegade 2019, nuevos detalles sobre equipamiento y versiones

>> Ginebra 2019: Jeep Renegade PHEV y Compass PHEV

>> FCA piensa en un Jeep más pequeño que el Renegade