Al momento

Alpine A110S: aún más tentador

El deportivo francés recibe mejoras técnicas para seguir rivalizando en el escaso pero interesante nicho también conformado por el Porsche 718 y el Alfa Romeo 4C.

La “S” implica más cambios de los que parecen en lo visual, pues lo más evidente es un techo de fibra de carbono opcional que recorta la masa en 1.9 kilos y uno que otro detalle en naranja que va desde el poste C hasta las mordazas de los frenos Brembo sobredimensionados de 320 mm de diámetro, que no están disponibles de serie en los A110 convencionales. Hay más adornos del mismo color en el interior, con asientos proveídos por Sabelt que pesan apenas 13 kg la unidad.

Interior Alpine A110S

Los rines también pueden ser reemplazados por unos Fuchs en el A110S, mientras que pese a marcar apenas 1,114 kilogramos en vacío, no se renuncia a equipamiento que no es indispensable, como un sistema de sonido de alta fidelidad de Focal o sensores de estacionamiento adelante y atrás.

Alpine A110S

La presión del turbo en el cuatro cilindros de 1.8 litros se aumentó en el A110S para que la potencia pasara de 252 a 292 caballos, que se entregan a un régimen mayor de 6,400 rpm. El torque se conserva en 320 Nm (236 lb-pie), si bien ahora se entrega en un rango 1,400 rpm más amplio (de 2,000 a 6,400 rpm). Su caja sigue siendo una unidad de doble clutch con siete marchas.

Alpine A110S

En la suspensión no faltaron profundas intervenciones para aumentar la precisión y la estabilidad en el A110S. La rigidez de las barras estabilizadoras huecas subió al doble de las de los Alpine A110 base, los resortes son un 50% más duros y la altura se reduce en cuatro milímetros. Por lo mismo, los amortiguadores también se adaptaron y, además, se recalibró el funcionamiento del control de estabilidad, que de todas maneras es desconectable.

Alpine A110S

Aparecerá en octubre en las agencias europeas. En México sería un milagro ver uno o dos, pero todo es posible.

Ahora lee:

>> Así es el Renault Mégane R.S. Trophy

>> Primer contacto: manejamos el Porsche 911 992

>> Audi S3 Sedán: 7 apuntes