Al momento

Chevrolet Cheyenne Trail boss – #RetoCheyenne vs un Tractor

La nueva generación de Cheyenne estrena versiones para ampliar más la gama de opciones y oferta para diferentes tipos de clientes, de ahí surge la nueva Trail Boss, con un foco 100% para el todoterreno, capaz de vencer hasta… ¡un tractor!

Así como lo acabas de leer: la cuarta generación de Cheyenne debuta algunas nuevas versiones con enfoques más específicos para clientes más clavados en ciertos aspectos.

Pero esta nueva generación surge, primero, de más de 100 años de historia de la marca fabricando pick-ups y más de 80 millones de unidades vendidas a lo largo de todos esos años. Es, también, aquella camioneta que la marca quería haber ofrecido en el 2014 pero que los dejos de una crisis no les permitió desarrollarla con todo el presupuesto que les hubiera gustado. Pero ahora es diferente.

Así, los que prefieren o aman por sobre todas las cosas salir del camino y buscan una pick-up ya preparada desde fábrica para ello, tienen en la Trail Boss una opción con todo lo necesario.

Pero como todo lo que nos dicen las marcas no necesariamente no lo creemos, hemos decidido ver qué tan capaz puede ser una pick up de estas características para de verdad enfrentarse a los caminos o condiciones más adversas.

Y qué mejor que ponerla en una situación de alta demanda para su motor, caja, transmisión, sistema de tracción y los soberbios neumáticos que equipa de serie, contra, ni más ni menos, que un tractor en su ambiente natural: un sembradío.

El terreno

Para ello buscamos el apoyo en las afueras de Guadalajara, en los terrenos destinados a la siempre. Hay quienes siembran elote, papa, arándanos, lechugas, en fin, hay de todo y ahí encontramos a Arturo González, agricultor quien siembra y cosecha dos veces al año el preciado maíz.

Justo en la época en la que hemos hecho este reto, Arturo se encontraba preparando el terreno para iniciar la siembra. Para ello echa mano de un tractor New Holland TS 6020 4WD que ofrece un motor diésel de 4 cilindros de 4.5 litros, desarrollado por Fiat Powertrain Technologies con 110 caballos a 2,200 rpm, turbocargado y un par máximo de 405 lb/pie a tan solo 1,400 rpm.

Ofrece bloqueo de diferencial mediante pedal y tracción trasera o integral con acoplamiento electrohidráulico para garantizar su durabilidad y máxima tracción. Uno de estos puede costar alrededor de 50 mil dólares.

Aquí, lo que más ayuda al tractor es el enorme calzado: unos neumáticos que no ha cambiado desde el 2012 y que incluso los rellena de agua para lograr mayor tracción.

En total, el tractor es capaz de pesar alrededor de cuatro toneladas con el sistema de tracción integral y casi media tonelada por neumático con agua.

Arturo, con este tractor y una enorme estructura conocida como rastra, remueve las piedras que se hacen con la resequedad de la tierra y levanta diferentes capaz del terreno para remover todos los desperfectos y prepararla para el cultivo.

Es un trabajo pesado e intenso, porque se levanta mucho polvo y Arturo acaba completamente empanizado.

Con la única finalidad de ayudarle (ja), le ofrecimos prestarle la Cheyenne Trail Boss para que pudiera arar su terreno sin tener que ensuciarse. Y entonces le retamos a demostrarle que la pick-up tiene los arrestos suficientes para poder hacerlo jalando el tractor y el arado o rastra para cumplir con su trabajo.

¿Y la Cheyenne, apá?

Pues esa tiene, ni más ni menos, que un V8 de 5.3 litros con 355 caballos a las 5,600 rpm y 383 lb/pie a las 4,100 rpm. La caja es de ocho y la tracción se manda a ambos ejes ya sea por el selector de 2H, 4H o 4L, con bloqueo automático del diferencial posterior para mejorar la tracción.

Además, el motor tiene el sistema de desconexión de cilindros activos que puede permitir desconectar hasta seis en situaciones de baja demanda para ahorra de combustible, e incluye, también, el sistema stop/start.

Al mismo tiempo el equipamiento destinado específicamente para esta versión, destacan los enormes neumáticos Goodyear Duratrack off-road de 32 pulgadas, mayor altura de la suspensión en dos pulgadas, paquete Off-Road Z71 con amortiguadores Rancho, Hill Descent Control, placas de protección por debajo para caja de transferencia y motor, ganchos para remolque, diferencial trasero con bloqueo automático, rines en color negro de 18 pulgadas y hasta una cámara de reversa con guía para enganchar remolque.

Con todo esto, la Trail Boss anuncia una capacidad de arrastre de 4.3 toneladas, aproximadamente el peso del tractor del buen Arturo.

Obvio se incluye también, todo el equipamiento de seguridad con seis bolsas de aire, frenos ABS, controles de tracción y estabilidad, cámara de reversa con alerta de cruce posterior y alerta de punto ciego.

Por dentro el equipamiento ofrece asientos calefactables, volante forrado en piel, pantalla táctil con Android Auto y Apple Car Play y conectividad 4G LTE hasta para siete dispositivos con tecnología OnStar. En pocas palabras, tiene lo necesario para hacer el trabajo, salir del camino y mantenernos cómodos.

¿Quién puede más?

Decidimos, entonces, ver si la Trail Boss tenía los arrestos para poner en aprietos a un tractor en su propio terreno: la mera milpa, por así decirlo. Comprobar el torque del motor, efectividad de la caja, sistema de tracción y neumáticos.

Utilizamos unas eslingas sin fin especiales para arrastre de hasta 5 toneladas y de tres metros de longitud. Por supuesto que echamos mano de cámara de reversa con guía para el remolque y tensamos la slinga hasta el punto justo.

Arturo, confiando, primero intentó con la tracción trasera únicamente, pero se dio cuenta que no era suficiente y decidió entonces, echar mano de toda la fuerza del motor.

Y a pesar de que el terreno estaba bastante suelto, la Cheyenne puso en aprietos al tractor. Tan efectivo resultó el sistema, que nos atrevimos a colocarle la rastra para ayudarle al buen Arturo a limpiar el terreno y prepararlo para la siembra… Así como lo ven.

Ahora lee:

>> #RetoCheyenne: High Country vs Raza pura Shire

>> Chevrolet Cheyenne Trail Boss 2019, la nueva versión en la gama con una propuesta única

>> Primer contacto: Chevrolet Cheyenne 2019, la pick-up que querían hacer