Al momento

Ford Fusion Sport, el sedán deportivo que no sabías que existía

Tracción integral, 325 caballos, 380 libras-pie, equipamiento a tope y hasta una suspensión que es capaz de mitigar los baches. ¿Alemán? No, pero sí es una de esas joyas que en el mercado del usado le pueden sacar muy buen provecho a tu dinero.

Se vendió en México en 2017 y por poco tiempo más, sin tanto bombo pero sí con una propuesta que, a partes iguales, merecía más atención y difusión. Bajo una carrocería sutilmente más agresiva, unos rines de 19 pulgadas, cuatro escapes y una gama de colores específica, se esconde un motor sacado de Lincoln, el V6 2.7 de doble turbo que en este caso se ajustó a 325 caballos y 380 libras-pie, que unido a una caja automática de seis velocidades, manda la fuerza a las cuatro ruedas de forma permanente.

Ford Fusion Sport 2017

El chasís se adaptó para la energía extra y la base es de por sí buena, pues salvo la variante híbrida, el Fusion siempre ha tendido a ser un auto ágil, con una dirección inmediata y muy precisa para los estándares de un sedán mediano y con un enfoque hacia el buen manejo mucho más marcado en relación a alternativas ya muy competentes, como un Honda Accord.

En el Sport, discreto apellido que perfectamente podía abarcar unos accesorios extra, se agregan frenos más grandes y, como carta fuerte, una suspensión que pese a su mayor firmeza, no le resta nada de refinamiento pues incorpora un sistema que monitorea las ruedas varias veces por segundo y puede detectar cuando la llanta cae en un bache, al punto de que para prevenir que el costado del neumático reciba todo el impacto y pueda romperse, reduce parcialmente la fase de extensión del amortiguador. Es una ayuda muy útil en nuestras pésimas calles y de paso hace que la calidad de marcha aumente y sea mucho más homogénea, lo que nos consta y hace que el Sport pueda cumplir su faceta de auto familiar como cualquier otro Fusion.

Cuando era nuevo, un Fusion Sport superaba los 600,000 pesos y ya para ese entonces, así pareciera caro para un sedán Ford, no lo era para lo que daba a cambio en el apartado mecánico y en equipamiento, incluso con asientos ventilados adelante, vestiduras mixtas con alcántara y el comentado conjunto motor/caja que, valga la pena comentar, destacaba por la intensa respuesta del 2.7 a medio régimen, una caja no tan rápida pero correcta y una estabilidad a la altura de las capacidades del V6 sobrealimentado.

Ford Fusion Sport 2017

Se obtenía un paquete similar a un Audi S4 o un BMW 340i pero pagando un 40% menos y el Ford, en honor a la verdad, no es un 40% menos coche porque, sí, no es tan ágil al límite cuando se delatan sus 1,800 kilos y sus acabados no son tan diferentes a un Titanium, pero eso no le quita el hecho ser una ganga desde el punto de vista del desempeño (puede llegar a los 100 km/h en menos de seis segundos), su dotación de elementos de confort y seguridad y, como valor agregado para algunos, la discreción.

Ford Fusion Sport 2017

Hoy cuestan más o menos 400,000 pesos en el mercado del usado y sirven como recuerdo a que Ford es capaz de hacer muy buenos productos, porque este Fusion Sport no es más que el heredero del desaparecido Mondeo ST220 o del Contour SVT.

Ahora lee:

>> Ford v Ferrari, la legendaria lucha que llegará al cine

>> El principio del fin para el Ford Fusion

>> Ford Escape 2020: así es la nueva generación del SUV compacto