Al momento

421 caballos y 368 lb-pie: Mercedes-AMG revela su nuevo motor de cuatro cilindros

A estrenarse en los próximos AMG A 45 y AMG CLA 45, la casa alemana se pone otra vez como la líder en desempeño en cuanto a impulsores de cuatro cilindros con el nuevo M139.

211 caballos por cada litro de desplazamiento en un motor era una cifra concebible hace no tanto solo por empresas dedicadas a modificaciones externas, no a un fabricante que va a entregar un coche con todo y la garantía de que durará un periodo razonable de uso sin que vuele en mil pedazos.

40 caballos extra, para un total de 421 y un torque que pasó de 475 Nm a 500 Nm en el mejor de los casos (o de 350 a 368 libras-pie) son números que para el desprevenido son propios de un seis cilindros sobrealimentado o de un V8 de buen tamaño, pero en esta ocasión esas cifras pertenecen al nuevo cuatro cilindros de código M139 de Mercedes, en específico de su división AMG.

Motor AMG M139

El equipo de ingenieros quiso darle una respuesta lo más pareja posible, o acercarla a aquella propia de un aspirado. El corte de inyección es de 7,200 vueltas, alto para un turbo de esta tipología.

Una de las soluciones empleadas, en comparación al dos litros encontrado en las variantes AMG 35, es que el motor se giró 180 grados, así que el turbo queda apuntando hacia la pared que aísla al vano de la cabina, lo que les dio la libertad de optimizar la admisión y un flujo de gases más directo, sin tantos redireccionamientos.

También se redujo la fricción del turbo (es uno de doble entrada, no dos) para que se alcanzara el máximo régimen del mismo, situado en 169,000 rpm, con más rapidez. Para esto se usaron propuestas ya vistas en el V8 de cuatro litros que se utiliza en tantos otros AMG. Además, la válvula de descarga funciona a partir de una gestión electrónica para una operación más precisa que mejora el funcionamiento en situaciones como una aceleración desde una carga parcial. La mencionada fricción es un factor que también se atacó en el recubrimiento de las paredes de los cilindros y en los pistones a través de un compuesto desarrollado por Daimler al que se denomina Nanoslide.

Motor AMG M139

Para aumentar la eficiencia, la bomba de agua es eléctrica así que no está ligada a la velocidad de giro. Eso quiere decir que en frío se deshabilita y la temperatura de servicio llega más rápido, evitando por ende la fase de mayor contaminación y consumo cuando el propulsor todavía no está caliente. Y ya que hablamos de refrigeración, un dos litros con tanta energía puede poner en aprietos la transmisión, así que el circuito de anticongelante para enfriar el aceite en el cuatro cilindros integra también el de la caja.

Con respecto al M133 de los pasados 45 AMG, se conservan las dimensiones del bloque, con un diámetro por carrera de 83 x 92 milímetros, para una cilindrada exacta de 1,991 centímetros cúbicos.

Como otros motores en la línea AMG, el M139 será hecho a mano en la planta dedicada que Mercedes tiene en Affalterbach.

Ahora lee:

>> Mercedes-AMG CLS 53: contacto exclusivo

>> Mercedes-Benz GLE 450 2019: primer contacto

>> Mercedes-Benz Clase G 2019: primer contacto