Al momento

Mercedes-Benz GLE 450 2019: primer contacto

Corresponde a la cuarta generación del SUV que en los noventa se presentó como Clase M y que en 2015 cambió su nombre a GLE.

La evolución es la más radical que se ha visto en este modelo desde que migró a una estructura monocasco (la primera ML de 1997 era de chasis de largueros).

Su base mecánica, en la GLE450 que hay de momento como única opción, es compartida con la que ya estrenó en México el CLS. Se trata de un impulsor de seis cilindros en línea con tres litros y un turbocargador, asistido por un motor eléctrico (EQ Boost) que además de reemplazar al alternador y al encendido, también provee un apoyo extra en cuanto a potencia y torque, para un total de 367 caballos y 368 libras-pie.

Mercedes-Benz GLE 2019

Para tener una referencia, 368 libras-pie era lo que entregaba un seis cilindros diésel del mismo desplazamiento, también con turbo, hace diez años. Una década de avances bastó para que esa virtud de un diésel pudiera verse en una mecánica a gasolina.

Si bien no es un híbrido como tal en el que el motor eléctrico puede desplazar por sí mismo al vehículo (la GLE450 es un mild-hybrid), la nueva GLE aplica para placas verdes y por ende muestra como argumento el no pago de tenencia.

Interior Mercedes-Benz GLE 2019

Otros avances involucran a una plataforma que baja el centro de gravedad, una mejora en el espacio a bordo que permite la adición inédita de una tercera fila de asientos (para más espacio está la GLS) y toda la interfaz tecnológica actualizada que ya se ha conocido en el Clase A (MBUX), en la que la doble pantalla (12.3 pulgadas cada una) se ayuda por comandos de voz mucho más inteligentes en los que no hay que basarse en una serie de oraciones predeterminadas sino que el auto entiende un lenguaje más casual para ejecutar distintas acciones, sea el cambio de temperatura de la climatización, elegir un nuevo color entre las 64 tonalidades disponibles en la iluminación ambiental a bordo o cerrar o abrir la cortina del techo panorámico, entre otras.

Destacamos también el enorme Head-Up Display a color, con datos bien organizados y claridad en lo que muestra frente a los ojos del conductor, aunque, eso sí, los mandos táctiles del volante para configurar esa y otras funciones requieren un periodo de adaptación.

Mercedes-Benz GLE 2019

Aún así, no fue solo por la tecnología en el interior que la GLE dio un gran salto, también lo hizo en su manejo aun cuando su predecesora no estaba nada mal en ese apartado. La clave está en que el brinco de W164 (hace dos generaciones) a W166 (anterior generación) no fue tan radical como ahora (W167), con una menor altura, más espacio, unos acabados muy pulidos para un Mercedes hecho en Estados Unidos, una aerodinámica más trabajada y propuestas mecánicas mucho más eficientes

Impresiona el refinamiento general por el equilibrio de la suspensión, lo parejo y engañoso de la aceleración por cómo disimula su intensidad, la insonorización y la precisa respuesta de componentes como los frenos. No deja de ser un Mercedes en el sentido de que su dirección no es tan directa y de exigirla de más aparecerá un inevitable balanceo que no se traduce en torpezas si se abusa en una curva, pero sí que da virtudes propias en relación a contrincantes tipo Porsche Cayenne o Audi Q8 (ésta última es rival de la futura GLE Coupé).

Creemos que el mejor balance en su manejo está al activar la modalidad deportiva pues no es “deportiva” como tal. Nunca es demasiado seca o agresiva en su andar, la caja tiende a reaccionar en el momento correcto y sin tener que recurrir a un no tan rápido modo manual, la dirección no se endurece artificialmente y en general se fluye mucho más en ciudad o en carretera, debido a que en “Comfort” puede que se demore más de la cuenta al solicitar una reducción de cambio, por ejemplo, al incorporarse o al adelantar.

Interior Mercedes-Benz GLE 2019

En conjunto, Mercedes supo actualizar de la manera correcta uno de sus productos más importantes por el simple hecho de ser un SUV, por ser uno de los pioneros de su segmento y porque hoy enfrenta una competencia mucho más dura que antes.

La nueva Mercedes-Benz GLE, en su versión GLE450, se encuentra disponible desde 1,275,000 pesos.

Ahora lee:

>> Mercedes-Benz Clase G 2019: primer contacto

>> Tesla Model X 2019: 7 apuntes

>> Porsche Cayenne E-Hybrid 2019: 7 apuntes