Al momento

Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio, a prueba: Alcanzamos la velocidad tope de 271 km/h en México

Con la herencia deportiva que tiene la marca italiana, el Stelvio Quadrifoglio impone nuevos estándares de deportividad en una camioneta: una aceleración absurdamente rápida de la mano de un bastidor impecable.

Si tenemos entre manos al Stelvio Quadrifoglio, la SUV que se precia hoy de ser una de las SUV más rápidas del momento, que impuso durante un buen rato el mejor tiempo de vuelta para este segmento en el infierno verde de Nürburgring (justo acaba la Mercedes Benz GLC 63S bajarle dos segundos), teníamos la obligación de hacer una prueba a su altura, así es que decidimos conseguir un top speed jamás hecho en México.

De este modo, pedimos ayuda nuevamente a la Policía Federal del Estado de Jalisco que, mediante un área de vinculación social que tienen, nos ayudaron a realizar la prueba con la seguridad necesaria para poder conseguir la cifra de máxima velocidad de la Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio.

Impecable

Este SUV se basa en la efectivísima plataforma Giorgio de Alfa, que emplea otro modelo de altas prestaciones dinámicas como el Giulia, también poseedor de varios récords, como ser más rápido que un BMW M3, por ejemplo, también en el mítico infierno verde.

Dicha plataforma goza del empleo de metales de alta resistencia para conseguir ser apenas 213 kg más pesada que su primo-hermano sedán y no perder la solidez que se requiere para sacarles provecho a los 505 caballos del V6 biturbo de origen Ferrari que monta; pero, sobre todo, para presumir de una agilidad pocas veces vista en una camioneta que pesa 1.9 toneladas.

Stelvio Quadrifoglio

Ya tuvimos oportunidad de evaluar anteriormente la versión menos radical de la Stelvio, que demostraba la capacidad de la plataforma para rodar realmente aprisa. Esta variante, entonces, presume también de electrónica más dedicada para poder rodar a fondo sin preocupaciones más que estar en rango de recarga de la próxima gasolinera.

Tal y como en la versión normalita, los modos de manejo entregan comportamientos diametralmente opuestos: vaya, el modo Efficiency nos hace creer que estamos ante una aburrida y convencional SUV; parece que nos acabamos de despertar.

Así es que, para exprimir hasta el último caballo, el modo Race despierta todas las agallas del V6 acompañado de un sonido que hace girar las cabezas: debemos confesar que es totalmente adictivo aprovechar cualquier espacio o salida del semáforo para pisar el acelerador a fondo.

En el modo más radical la caja se comporta de mejores modos aunque no del todo nos gusta (más de feeling) las enormes paletas de cambios posteriores en aluminio montadas sobre la columna de la dirección; es rápida pero sobre todo en cambios ascendentes. Ya veremos en circuito cómo se desempeña.

El resto es como ya lo conocemos en Stelvio: espacio suficiente para cinco, una cajuela decente, buena posición de manejo y un equipo de sonido competente con conectividad Android Auto y Apple Car Play.

La crítica más fuerte es hacia su interior: lejos en materiales sobre todo por el segmento en el que participa y precio. El ensamble no tiene queja, pero nos hubiera gustado más diferenciación respecto a la Stelvio normal.

Mismo caso para los asientos, mejor soporte lateral o un diseño más Racing le vendrían de maravilla con la orientación, pero también es cierto que ganamos en confort en el día a día…

La más rápida

¿Qué tan efectiva es la Stelvio? Notamos una dirección que puede pecar de sobreasistida; nos gustaría con un poco más de peso, pero es muy rápida y fiel, tanto, que en las pruebas del #TestTecnico reaccionaba más rápido de lo esperado (de ahí la sensación de más peso) y ambos ejes obedecen con rapidez

Destaca que las asistencias prácticamente no entran, todo queda en manos del bastidor y sistema de tracción integral, principalmente tracción trasera a menos que detecte la necesidad de mandar hasta el 60% al eje delantero.

Y ya una vez en el autódromo, obviamente decidimos ponerlo a prueba en el trazo del circuito y ver cómo se comporta ante una exigencia de tal nivel, pero sobre todo comparar contra otros modelos que hemos evaluado.

Y es aquí, en la prueba en pista, donde notamos un efectividad brutal en el sistema de tracción integral: estamos prácticamente ante un sedán de tracción trasera que nos ayuda a ser muy rápidos a medio paso de curva con la conexión de las ruedas delanteras; solo la caja nos queda a deber pues no es tan rápida como nos gustaría en las reducciones.

Los frenos, bien, no impecables como en un Porsche porque presentaron una ligera tendencia a desvancerse en el complejo trazo del autódromo.

La dirección sigue pecando de sobreasistencia y aunque todo el sistema se calentó después de unas 4 vueltas; la caja se protegió en la zona de rango medio, pero conseguimos el segundo tiempo más rápido impuesto por nosotros en el autódromo: 1m 25.189s, solo detrás del 1m 19.239s del 911 turbo S de anterior generación y dos segundos más rápida que la Jeep Grand Cherokee Trackhawk.

A máxima velocidad

Pero entonces, ¿es de verdad la SUV más rápida del planeta? La Stelvio QV anuncia una velocidad máxima posible de 283 km/h y conseguir el 0 a 100 km/h en tan solo 3.8 segundos.

Entonces, para comprobarlo, pedimos el apoyo de la Policía Federal de Ciudad Guzmán, pues en esta demarcación, se encuentra una de las autopistas ideales para conseguir la velocidad máxima de un auto: la larguísima recta del tramo Guadalajara-Colima, la 54D, justo en la zona de la Laguna seca de Sayula.

Con apoyo del comandante Villareal, elegimos un tramo de 4 km de longitud con la mejor visibilidad, mejor firme del camino y sin retornos.

La meta: en esos 4 km acercarnos lo más posible a esos teóricos 283 km/h, y decimos teóricos porque la calidad del combustible, temperatura del aire (una zona más bien cálida) y las ráfagas del viento cruzado, sabríamos que podían afectar el top speed.

Realizamos dos pasadas controlando el flujo del tránsito para hacerlo seguro para todos. La Stelvio Quadrifoglio literalmente arranca el pavimento cuando pisamos el acelerador y freno al mismo tiempo. Las ruedas traseras empiezan a patinar y es justo el momento de salir disparados.

Al final hemos conseguido una velocidad máxima de 271 km/h, mismo dato en el velocímetro y el V-Box, curiosamente pues siempre hay una diferencia entre ambos, pero ahora no sucedió así.

La verdad es que la Stelvio Quadrifoglio da confianza, se siente aplomada a pesar de que estamos a mayor altura que en otro sedán. Incluso el pavimento, a pesar de algunos extraños, transmite buena sensación de aplomo, aunque ya encima de los 220 km/h, las cosas suceden muy muy rápido.

La Stelvio Quadrifoglio es, sin temor a equivocarnos, uno de los mejores productos de la historia moderna de Alfa Romeo. La plataforma es impecable, el motor es una verdadera joya de aceleraciones absurdas para un tamaño realmente contenido, y todo se complementa con un diseño soberbio y una manera realmente única de transmitir pasión y emoción al volante.

Stelvio Quadrifoglio

Es una de las camionetas más rápidas que hemos evaluado y sin dudarlo la que mejor se conduce.

Lo más sorprendente es que ha conseguido la marca es volverse una referencia de deportividad y manejo frente a las SUVs Premium Alemanas, mejor dicho, la gama de Porsche que presume de ello. Nada como la Stelvio QV para imponer carisma y considerarla como un auto de alto desempeño sin duda alguna.

Ahora lee

>> Test Técnico: Mazda3 2019, el gran salto

>> A prueba: Audi RS5 el coupé más brutal

>> RetoCheyenne: High Country vs Raza pura Shire