Al momento

BMW i8: la próxima generación podría ser totalmente eléctrica

BMW decidirá estos días si el vehículo emblema de la marca será 100 por ciento eléctrico o seguirá siendo híbrido para la próxima generación.

De acuerdo con trabajadores de la marca, la próxima generación del BMW i8 podría migrar en su totalidad a la electricidad para tratar de posicionarse como una marca con un vehículo disponible para la compra en México deportivo propulsado solamente por la electricidad.

La segunda generación del i8 podría ser presentada para el 2023 y originalmente estaba sido desarrollada aún como un vehículo híbrido, pero reciente información proveniente de las oficinas centrales de BMW en Múnich, Alemania, apuntan que los ejecutivos están pensando en una alternativa 100 por ciento eléctrica.

El actual i8 cuenta con un tren de propulsión híbrido, con un motor de 3 cilindros y un propulsor eléctrico. Desde cierto punto, este vehículo podría considerarse el enlace entre los autos de producción disponibles para el público y su división de competencia especializada en la Formula E.

De ser desarrollado bajo un principio 100 por ciento eléctrico, el nuevo BMW i8 sería un rival directo para deportivos como el futuro Tesla Roadster o quizá el futuro reemplazo eléctrico del Audi R8.

De acuerdo con nuestros colegas de Autocar, el nuevo tren de poder eléctrico de BMW podría ser el mismo sistema que está siendo desarrollado para la versión de producción del BMW iNext, que tiene como fecha de lanzamiento el año 2021.

Este nuevo tren de poder eléctrico está siendo desarrollado en Alemania por los ingenieros del equipo de competición de la Formula E y ya se está en etapas de prueba en algunas mulas para conocer su desempeño.

El paquete de baterías que podríamos esperar para el i8 eléctrico debería de estar compuesto por ion-litio proveídas por CATL, empresa china que se asoció con BMW para el desarrollo de estas tecnologías que llegarán a su gama electrificada.

Al pensar en una solución lógica para evolucionar la plataforma sobre la cual se montará el deportivo, lo más probable es que use la arquitectura de “patineta” que encontraremos en la versión de producción del iNext, que es diferente a la que podremos ver en el iX3 e i4.

“Tenemos dos caminos por los cuales podemos ir, pero aún no hemos tomado una decisión,” comentó un ejecutivo a uno de nuestros colegas de Autocar en una entrevista.

De seguir su camino como un híbrido, podría reemplazar el motor de 3 cilindros para la segunda generación por un propulsor de 4 o 6 pistones, que lo colocaría como rival directo del Honda/Acura NSX.

Pero claro, todo se reducirá a los costos de fabricación, elemento que deberán de tomar en cuenta para crear un vehículo que forme parte de la oferta para la compra que sea atractivo para el público que busque un deportivo híbrido o eléctrico de gama premium.

La decisión final será tomada durante una junta de la mesa directa el segundo semestre del año.

Ahora lee:

>> Autos eléctricos accesibles con cero emisiones para vencer a la contingencia en México: BMW i3, Chevrolet Bolt EV, Nissan Leaf, Renault Twizy

>>BMW Serie 1 2020, por primera vez sin camuflaje y más detalles previo a su lanzamiento

>> BMW no solamente tiene una oferta amplia de vehículos electrificados, también ha invertido en infraestructura para hacerlos más viables.