Al momento

Análisis: 7 apuntes del Tesla Model X

El primer SUV de Tesla no es ni remotamente ajeno a la polémica que siempre ha rodeado a la marca norteamericana desde su aparición. Un vehículo con un carácter innegable y una fanaticada fiel.

Tesla Model X

1. ¿Realmente era necesario?

De no ser por las puertas, el diseño del Model X no tendría mayor gracia, pero una vez lo vemos con ellas abiertas, es inevitable dudar en si realmente se hubieran tomado la molestia. Una ventaja que citaba alguien que nos lo mostró por primera vez hace unos cuantos años es que un adulto de estatura promedio se puede parar erguido antes de abordar el interior… ¿Y? No es que haya una ventaja palpable de ahorro de espacio al abrirse lateralmente y para colmo ocupan mucho más lugar hacia arriba y pueden ser un problema en sitios con techos bajos. Por suerte hay unos sensores de proximidad que evitan que peguen en cajones muy estrechos, aunque se ubicó un botón (“override”) para que las “alas de halcón” se sigan abriendo si el usuario considera que no están en peligro. Unas de apertura normal lo harían ver demasiado convencional, unas corredizas, que también dejarían todo despejado para que uno de los padres acomode a su bebé, serían demasiado como en una minivan… había que complicarse la vida, entonces.

Tesla Model X

2. Rápido y con buen alcance, sea cual sea

Tesla dejó atrás la separación de las versiones de sus modelos que hacía referencia a la capacidad en kWh de sus baterías. Desde que lanzó el Model 3, solo organiza sus autonomías y si es de alto desempeño. Así, quedan entonces para México los Model X de Autonomía Estándar (desde 1.8 millones de pesos), de Autonomía Mayor (desde 2.1 millones de pesos) y Performance (desde 2.3 millones de pesos). La primera puede cubrir hasta 400 km y acelerar de 0 a 100 km/h en 4.8 segundos, la siguiente aumenta hasta 525 km y mejora hasta 4.6 segundos su aceleración a la misma velocidad comentada. La Performance cubre 490 km pero los 100 km/h llegan en apenas 3.6 segundos que, valga la pena aclarar, son 3.6 segundos reales que hemos comprobado cuando esta variante solía llamarse P100D y de la que anunciaban 612 caballos entre sus dos motores eléctricos, uno por eje. Y si no es suficiente, siempre se puede agregar el Modo Ludicrous para que el 0 a 100 sea de 2.9 segundos.

Tesla Model S y Model X

3. Si se busca manejo, mejor el Model S

Por naturaleza y mientras avanza la tecnología, una batería de gran capacidad será por ende muy, muy pesada. Tesla ha hecho un buen trabajo disimulando tanta masa porque el resultado son mucho más de dos toneladas en báscula, pero si se busca un buen manejo además de la aplastante aceleración, mejor optar, si se desea algo de similar tamaño y capacidad, por el Model S, que podría sorprender a más de uno por cómo enfrenta las curvas y por sus buenos modales en caminos exigentes, siempre considerando su tamaño propio de sedanes como un Clase S, un Serie 7, un A8 o un Panamera. Claro, no es tan ágil como los alemanes, pero tampoco es justo comparar directamente cuando hay una pila gigante instalada bajo el suelo. El Model X, en cambio, tiene la desventaja inherente a un SUV, se irá más de frente y no cambiará de trayectoria con las mismas ganas. Otro aspecto que notamos es que en frenadas de emergencia podría haber ciertos rebotes del eje trasero que delatan una dinámica no tan pulida como en el sedán.

Interior Tesla Model X

4. Comodidad por ambiente, no por suspensión

Un Model X se puede configurar con cinco (2+3), seis (2+2+2) o siete (2+3+2) plazas. El que nosotros hemos conocido tenía seis y fue en efecto el interior que más nos gustó, pues en medio queda un gran pasillo para que los ocupantes puedan moverse de un lado a otro mientras se están acomodando. La parte trasera de cada respaldo está hecha de un material duro y liso que le da un aspecto más limpio a la cabina, pero es mejor tener cuidado para no ensuciarlo con facilidad. Todo se abate de forma eléctrica y la capacidad de llevar equipaje puede ser muy, muy grande. Además, el techo panorámico provee una luminosidad elevada y no se viaja con esa típica sensación de encierro, si bien la ausencia de cortina no siempre se compensa con el excelente escudo término y de luz que viene integrado al gigantesco cristal. Todo esto sería mejor de no ser porque, en viajes largos, la suspensión tan rígida se hará notar, porque el Model S es más suave. Y si se encargan los rines opcionales de 22 pulgadas, dicho efecto se amplificará.

Interior Tesla Model X

5. Detalles que nadie pidió, pero que todos (o casi todos) aman

¿Que no haya ni siquiera que tocar las puertas delanteras porque se abren y cierran solas? Está bien. ¿Que el mapa de la navegación pueda volverse la superficie de marte con todo y que el auto del gráfico se reemplace por el mismísimo Mars Rover? ¿Por qué no? ¿Y si la simulación del camino en los instrumentos se convierte en un arcoiris? ¿O si la pantalla gigante de repente puede transformarse en un muro para hacer cualquier tipo de dibujo? ¿Y qué tal si hacemos bailar al auto para que abra y cierre sus puertas y prenda y apague sus luces al ritmo de la música? Todo eso lo incluye el Model X y aunque a nadie le habría hecho falta, por simple diversión lo pusieron. Hay otros toques más prácticos, como el que si se pisa el pedal de freno a fondo mientras se está parado, no hay que mantenerlo presionado y el coche se quedará detenido por sí solo, lo que por lo general se resuelve presionando un botón en otros vehículos (Auto Hold).

Tesla Model X

6. ¿Y las nuevas generaciones?

El actual Model S está desde 2012 y el Model X desde 2015. Eso quiere decir que el SUV se acerca a un lustro de vida y aunque no han sido pocas las actualizaciones inalámbricas a su completísimo sistema de información y entretenimiento o a sus baterías, eso no es como tal un cambio generacional. Para tener una referencia, un SUV como el pasado Mercedes-Benz GLE se vendió por ocho años y a mitad de ciclo de hecho empezó a usar otro nombre (antes era Clase M) y se remozó a profundidad. El anterior BMW X5 se reemplazó del todo en cinco años y… ¿Tesla? No parece haber intención de que haya un pronto sucesor de sus dos primeros productos, pero eso parece comprensible cuando sus recursos no son los mismos de grandes fabricantes y mucha inversión ha sido necesaria solo para estabilizar sus temas de calidad en el más masivo Model 3. ¿Cuánto durarán con la misma gama?

7. Tema recurrente

Parece ser una moda que cada que un Tesla sufre un accidente, una lluvia mediática los ataca y hasta los tilda de peligrosos. Muchos de esos choques han tenido que ver con su sistema Autopilot, que así el nombre sugiera lo contrario, NO es un piloto automático sino un control de crucero activo con buenas capacidades de mantener la trayectoria y la velocidad siempre y cuando haya buenas demarcaciones en el camino. Tesla es enfática en que es un asistente de conducción y de hecho un testigo en los instrumentos, de la mano con una alarma sonora, pide que se tome el volante en todo momento. Aún así, algunos conductores han tenido el cinismo de pasarse al asiento de atrás, otros de ponerse a ver una película mientras reclinan el respaldo y otros hasta terminaron grabando un video porno. ¿Culpa de Tesla? Creemos que no pero a lo mejor deberían cambiarle el nombre a esta ayuda a la seguridad.  

Ahora lee:

>> Análisis: 7 apuntes del Chevrolet Bolt EV

>> Análisis: 7 apuntes del BMW i8 Roadster

>> Kia Soul EV 2020: primer contacto desde Seúl