Al momento

10 autos divertidos que nos habría gustado tener en México

Glorias de los noventa, otros que hicieron a varios soñar a comienzos de siglo, algunos fruto de algún proyecto demencial que nadie sabe cómo se aprobó. No faltó el fracaso rotundo que gustó a varios pero que no se vendió, ni el inevitable capricho accesible que daba muchas sonrisas por poco dinero.

Todos estos autos divertidos ya se descontinuaron… y ninguno llegó a México aunque nos hubiera gustado. Así que iremos por niveles, del más pequeño al más grande, o del más económico al más costoso. O del menos al más potente. Quisimos incluir todas las procedencias, tipo y ubicación de motor o el hecho de que la tracción fuera a uno u otro eje.

Peugeot 206 S16

Peugeot 206 S16

No era el RC y sí hubo muchos 206 en México, pero este sí contaba con las suficientes herramientas para acercarse a los grandes hot hatches que Peugeot siempre ha sabido hacer, una suerte de heredero del 205 GTI 1.9 que mantenía la carrocería de dos puertas (del más pesado CC también lo hubo con este motor), pero incluía de paso una suspensión más rígida, rines, llantas y frenos de mayor tamaño o unos asientos con más soporte, todo para complementar un 2.0 aspirado de 135 caballos que apenas tenían que lidiar con 1,050 kilos. La caja, por supuesto, era manual y este será uno de los pocos coches de tracción delantera que verán en el listado.

Honda S2000

Honda S2000

Era una buena época para Honda en el mundo. ¿Un 2.0 aspirado que daba 100 o más caballos por litro y podía girar a 9,000 rpm? Check. ¿Un diseño futurista pero a su vez limpio y sobrio que pudo aguantar el paso del tiempo? Check. ¿Propulsión trasera? Check. ¿Una de las cajas manuales más precisas del mercado? Check. ¿Robustez garantizada a largo plazo? Check. ¿Un precio que no lo hacía inalcanzable? Check. ¿Qué más podía pedírsele al S2000? Algunos deseaban más torque, pero nosotros diríamos que más bien se hubieran animado a vender unos cuantos en nuestro país.

Opel Speedster

Opel Speedster

Astra Turbo, Vectra 2.8… y hasta un Zafira OPC. Opel pensaba distinto en la primera mitad de la década del 2000 y solamente en esos años pudo autorizarse el desarrollo de un deportivo de peso ultra-bajo, motor central, caja exclusivamente manual y que se pusiera de tú a tú con el Lotus Elise… tanto que se hacían en la misma fábrica. Era el Speedster, que se volvió un clásico inmediato y todavía hoy se ve genial. Los hubo con un 2.2 aspirado de poco menos de 150 caballos o un 2.0 turbo de 200 hp, siempre pesando abajo de la tonelada. Opel hoy día es muy distinta a lo que era hace unos quince años.

Mazda RX-8

Mazda RX-8

Sabemos que el RX-8 nunca tuvo las mismas ambiciones del RX-7, pero por los años que estuvo en producción, Mazda pudo animarse a traer unos cuantos porque entusiastas y caprichosos jamás han faltado en México. Su 1.3 de hasta 240 caballos (mejor omitiremos la cifra de par) fue el último grito del motor Wankel en el mundo, un diseño alemán que Mazda mejoró y adoptó como propio desde el recordadísimo Cosmo, pero que se cavó su propia tumba por un consumo de aceite elevado y, como directa consecuencia, por los serios problemas que hubo para que cumpliera con los nuevos estándares de emisiones en Europa y Estados Unidos. El RX-8 también era ingenioso, pues siendo un aparente Coupé, escondía un par de pequeñas puertas traseras que facilitaban su acceso a la segunda fila. Sobra decir que eran las ruedas traseras las encargadas de transmitir la energía al suelo.

Ford F-150 SVT Lightning

Ford F-150 SVT Lightning

Una pick-up de cabina sencilla, un 5.4 V8 de hasta 380 caballos (primero las hubo con 360), suspensión y frenos mejorados, una caja de trabajo pesado preparada para el mejor desempeño y para una no muy probable labor de carga y todas las modificaciones necesarias para hacerla lucir más imponente y agresiva. El lugar de irnos por algo más obvio en Ford, preferimos optar por una de las Lobo más interesantes que se han visto en los últimos años, porque algo divertido no siempre tiene que ser por obligación un automóvil.

Chrysler Crossfire SRT-6

Chrysler Crossfire SRT-6

Eran días muy raros para la industria automotriz cuando DaimlerChrysler todavía existía, si bien la misma Chrysler tomaba más riesgos en ese entonces y parecía estar dirigida por alguien dispuesto a estar en la mente de todos. No en vano, del Crossfire derivado directamente de la primera generación del Mercedes-Benz SLK, hubo una variante deportiva que a su vez era hermana del mencionado roadster teutón en su versión AMG. Un V6 3.2 supercargado de 330 caballos lo dejaba acelerar de 0 a 100 km/h en menos de cinco segundos. El eje trasero era el que recibía toda la fuerza, pero solo los hubo con caja automática de cinco velocidades… muy a lo Mercedes de esa era.

Mitsubishi 3000 GT

Mitsubishi 3000 GT

Directo desde los noventa, pero con doble turbo, caja manual de seis, tracción integral, dirección a las cuatro ruedas, aerodinámica activa… todo eso son atributos para presumir hoy, treinta años después, pero para los que identifican a Mitsubishi con un gris Mirage o con un puñado de SUVs, estaría bueno que repasen lo que solían ser en sus días más gloriosos, con uno de los deportivos más modernos del mundo. Los hubo en versiones un poco más básicas, pero el que vale la pena recordar es el Twin Turbo que de acuerdo al año y versión, rondaba por arriba o por abajo los 300 caballos.

Chevrolet SSR

Chevrolet SSR

¿Convertible y pick-up al tiempo? ¿Por qué no? ¿Motor de Corvette? Que lo incluyan también. El que dio luz verde para la existencia del SSR debió dar muchas justificaciones, pero unos cuantos años después se lo agradecemos porque el mundo del automóvil sería muy aburrido de no ser porque a alguien le pareció buena idea llevar a la producción un auto concepto sin apenas cambios y a sabiendas de que poco se iba a vender. Pero no importa… basta echarle un ojo para detestarlo o amarlo, nadie lo va a ignorar. Las últimas unidades portaban orgullosas un LS2 de seis litros, los más comunes con una caja automática de cuatro, pero si alguien tiene la posibilidad de darse un tremendo gusto, puede buscar con cuidado uno manual de seis velocidades. Claro… hay que ver por ellos fuera de México.

Volkswagen Corrado

Volkswagen Corrado

A los más puristas les ofrecemos disculpas por poner un segundo auto de tracción delantera en este listado, pero si no incluíamos un Volkswagen siendo esta una página basada en México, habríamos podido sufrir amenazas o algún potencial atentado proveniente de una legión de lectores fanáticos caracterizados por una agresividad mayor al promedio. De esta forma, le damos paso a este equilibrado Coupé muy al estilo de un buen Gran Turismo y con una gama de motores más que interesante, desde los aclamados VR6 de lindo sonido hasta el 1.8 G60 supercargado que ponía en aprietos al de por sí bueno 2.0 de 16 válvulas. El Corrado fue un gran coche y aún así lo habríamos incluido sin la radical presión de los pro-VW de hueso colorado.

Pontiac GTO

Pontiac GTO

Pontiac estaba triste al final de sus días, pues en nuestro país su emblema se llegó a poner, con el mayor de los descaros, hasta en un triste Daewoo Matiz o en un no mucho menos deprimente Aveo al que si acaso le agregaron algunos adornos para hacerlo lucir menos básico (mucho falso cromo e imitación madera)… de todas maneras, Pontiac se fue con dignidad gracias al GTO que revivieron cortesía de los amigos australianos de Holden, que donaron el Monaro con todos y dos posibles V8 (5.7 o seis litros) e incluyeron cajas manuales. Fue otra de tantas ideas del genial Bob Lutz que los verdaderos apasionados del automóvil agradecerán. ¿Quieren uno en México? Tendrán que traerlo del vecino país.

Ahora lee:

>> Los 10 autos más robados en México en 2018

>> 10 autos icónicos que recabaron millones en subasta

>> 10 autos que serán clásicos de colección en unos años