Al momento

Kia Forte GT Sedán 2019 vs Volkswagen Jetta GLI 2019: ¿cuál te da más por tu dinero?

Con la llegada del Kia Forte GT Sedán para rivalizar al Volkswagen Jetta GLI no podíamos dejar pasar una pregunta obligada, ¿cuál me da más por mi dinero?

En un plazo de una semana pudimos poner a prueba en situaciones exactamente similares a dos propuestas interesantes que forman parte de la oferta para compra de autos en México, el Kia Forte GT Sedán y el Volkswagen Jetta GLI.

Al ser dos propuestas que tienen un mismo objetivo en el mercado, es obligado preguntarnos cuál nos da más por nuestro dinero.

¿A qué nos referimos cuando mencionamos que ambos comparten fundamentos? Tanto el Kia Forte GT Sedán como el Volkswagen Jetta GLI son dos vehículos concebidos en su origen como sedanes familiares, que han añadido algunos retoques mecánicos y estéticos para darle un carácter divertido y deportivo a la gama sin sacrificar el espacio o habitabilidad.

Por lo tanto, sería injusto clasificar a cualquiera de los dos dentro del segmento de “deportivos natos” porque no fueron pensados desde un principio como un vehículo de altas prestaciones.

Al tener en claro su origen y que ninguno de los dos busca realmente ser un vehículo 100 por ciento deportivo, tenemos que centrarnos en aquellos extras que hacen a la variante “picosa”, ya sea GT o GLI, una buena compra si estas buscando darle un sabor divertido al manejo del día a día.

Diferentes a simple vista

En el apartado estético, ambos coches cuentan con detalles que los diferencian de sus versiones convencionales. El Jetta GLI tiene una parrilla diferente, además de un cuerpo de iluminación trasero más agresivo, doble salida de escape, difusor, rines de mayor tamaño y una serie de emblemas que nos recuerdan que no se trata de cualquier Jetta.

El Forte GT Sedán recibe un tratamiento similar, con detalles en color rojo en la carrocería, además de una salida de escape de doble punta y, curiosamente, mantiene el mismo tamaño de rines que la versión tope de gama del Forte convencional. Creemos que una de las cartas a favor de este vehículo es su discreción, pues para los ojos poco entrenados costará un poco de trabajo darse cuenta que se trata de una versión con aires deportivos.

Mecánicamente hay una diferencia importante

Tanto Kia como Volkswagen han retocado a sus vehículos de forma importante, encontrando mayor potencia, mejores prestaciones e incluso cambios en la suspensión para modificar su desempeño dinámico.

Comenzando con el Jetta GLI, bajo el cofre tenemos el motor turbo de 2.0 litros con 230 hp que se acopla a una transmisión de doble embrague con 6 velocidades.

La caja de doble embrague del Jetta GLI, combinada con el turbolag del motor TSI, no dan el mejor arranque posible si no tenemos activado el Launch Control. Esta función nos permite revolucionar el motor hasta el punto en el que el turbocargador ya se encuentre generando la presión necesaria para su correcto funcionamiento y solo nos tengamos que preocupar por levantar el pie del pedal de freno mientras seguimos acelerando a fondo.

Durante el manejo en circuito nos dimos cuenta que los cambios son precisos y rápidos, sobre todo en el modo Sport, que configura la respuesta del acelerador, sensación del volante y velocidad en la que opera la caja automática.

Pero sin dudas la mejora mecánica más relevante que encontramos en el nuevo Jetta GLI respecto de las versiones convencionales e incluso frente al propio Golf GTI es el uso del diferencial electrónico VAQ, el primero desarrollado para ser usado en vehículos de tracción delantera.

¿En qué ayuda el diferencial VAQ? Cuando entramos a una curva, las ruedas externas al vértice de la misma tienen que recorrer mayor distancia que las que se encuentran pegadas a él, por lo tanto tienden a perder adherencia cuando quieren girar a mayor velocidad para cubrir la distancia necesaria y de ahí se deriva el subviraje.

Cuando el diferencial VAQ entra en acción permite que la rueda del eje delantero más lejana al vértice gire a diferente velocidad para no perder adherencia y salir de una curva con el mejor agarre posible repartiendo la cantidad de torque de manera independiente. Es diferente al XDS, porque este sí es capaz de acelerar una de las ruedas en lugar de solamente echar mano del sistema de frenos para reducir la velocidad.

Este elemento no solo es justificable en uso de manejo deportivo en circuitos, también se traduce en seguridad y confianza al momento de manejar en autopistas o carreteras y encontrarnos con alguna curva pronunciada en el camino.

En cuanto al Kia Forte GT Sedán, encontramos un propulsor también turbo de 1.6 litros y 4 cilindros con 201 hp y 195 libras-pie de par. Sí, es menos potente que el Jetta GLI, pero también es más barato.

Este propulsor se empareja a una transmisión DCT (doble embrague) de 7 velocidades, que puede presumir de un mejor arranque desde cero en comparación a la DSG del Jetta GLI cuando no usamos el Launch Control. Los cambios ascendentes no representan ninguna dificultad al momento de manejarlo al límite, pero cuando queremos descender de velocidad, el ECU protege demasiado la transmisión y tenemos que bajar mucho las revoluciones para poder hacerlo.

A diferencia del Jetta GLI, el Kia Forte GT Sedán no cuenta con el diferencial electrónico, presentando un subviraje más marcado y por lo tanto una intervención de las asistencias electrónicas más acentuada.

Otro de los aspectos únicos de la versión sedán del Forte GT es la configuración de la suspensión. Al ser fabricado en México y teniendo como destino el mercado estadounidense, Kia ha optado por una puesta a punto más blanda que la del hatchback, cosa que se hace evidente en el límite con un subviraje que llega antes y es más marcado.

Acabados y equipamiento

En este apartado tenemos como mejor oferta al Jetta. Volkswagen ha decidido que para el GLI tendrán de serie el clúster digital, además de aire acondicionado electrónico, asientos calefactables y ventilados y sistema de infoentretenimiento con una pantalla de 8 pulgadas donde podemos desplegar un medidor de fuerzas G, presión del turbocargador y tiempos de vuelta. Soporta la conectividad con Android Auto y Apple Carplay.

También tenemos una buena calidad de materiales en todo el habitáculo, con plásticos de mullido suave en la parte alta y unos duros de buen aspecto para las partes bajas y los paneles traseros.

Volkswagen Jetta GLI 35 Aniversario 2019, Test Técnico Autología. Detalle Digital Cockpit

Otro de los puntos fuertes lo encontramos en la adición de sistemas de seguridad como control crucero adaptativo, frenado autónomo de emergencia, asistente de cambio de carril, alerta de manejo cansado y de manera extra resaltamos el sistema de sonido Beats de alta calidad.

Por su parte, el Kia Forte GT Sedán cuenta con un hábitculo de igual manera cómodo, pero con menos amenidades. El cluster es convencional con el tacómetro y velocímetro análogo que se acompañan con un sistema de infoentretenimiento con conectividad a Android Auto y Apple Carplay de 8 pulgadas táctil. El aire acondicionado es de doble zona y los asientos no cuentan con calefacción o ventilación.

En general, los materiales son suaves al tacto, pero tiene plásticos duros en los paneles de las puertas y descansabrazos en las plazas traseras.

El área de carga en la cajuela del Volkswagen Jetta GLI es de 510 litros y el del Kia Forte GT Sedán es de 504, una diferencia casi imperceptible a menos que nos guste pelearnos con los centímetros.

¿Cuál me da más por mi dinero?

Kia ha puesto un precio de $451,900 pesos para el Forte GT Sedán y Volkswagen oferta al Jetta GLI por $503,065 pesos. Sí, es más barato el Forte GT, pero poniendo en perspectiva el hecho de que el Golf GTI actual está disponible por $564,500 pesos, no suena tan caro.

La diferencia exacta entre uno y otro es de 51,165 pesos, pero por esta cantidad extra de dinero tenemos en la propuesta alemana una mayor cantidad de equipamiento, elementos de seguridad, potencia y mejoras mecánicas como el diferencial VAQ, lo que nos hace considerar que el Jetta GLI te dará más por tu dinero. Evaluemos de esta forma, todo lo que tiene el Jetta más las dinámicas de manejo superiores justifican con diferencia los 50,000 pesos más que hay que desembolsar por él frente al Forte GT y por eso es el ganador.

Kia tiene a su favor en el Forte GT Sedán el hecho de que en el mercado mexicano es muy volátil al precio, y quizá una diferencia de poco más de 50,000 pesos sea un factor decisivo para los clientes al momento de decidir entre uno y otro y al final de cuentas, el Forte GT sigue siendo una alternativa deportiva muy buena por un precio muy cercano al de las versiones tope de gama de las versiones regulares del Jetta.

Ahora lee:

>> Primer contacto: Kia Forte GT Sedán en México y lo manejamos en circuito

Más detalles de Jetta, la marca de Grupo Volkswagen exclusiva para China

#TestTécnico: Volkswagen Jetta GLI 35 Aniversario 2019, luchando en contra de las expectativas