Al momento

Primer contacto: Kia Forte GT Sedán en México y lo manejamos en circuito

El Kia Forte GT Sedán aterriza en suelos mexicanos por 451,900 pesos; esta carrocería es orgullosamente hecha en México.

Kia ha sido una marca con constante crecimiento en nuestro país desde su llegada hace unos años; en total, ha colocado en los primeros 4 meses del año el 7.3 por ciento del total de la compra de autos en México.

Gracias a este paso, y motivados por el reciente lanzamiento del Volkswagen Jetta GLI como parte de la oferta para compra de autos en México, Kia decidió comercializar en nuestro país la versión sedán del Forte GT, un vehículo familiar con un par de retoques que añaden diversión a la mezcla.

Hay que recordar que el Forte GT no fue concebido desde su nacimiento como deportivo puro y es más bien una variante más deportiva y divertida de un compacto regular, del cual se fabrican centenas de miles cada año. La ventaja de esta receta es que lo consigue con un sacrificio prácticamente nulo en confort, espacio o consumos.

Pudimos manejar el Kia Forte GT Sedán tanto en ruta como en circuito, en donde pudimos conocer sus capacidades dinámicas y qué tanto podría afectar o mejorar en su comportamiento los 50 kg que agrega el tercer volumen respecto al hatchback que ya probamos.

La propulsión de este vehículo es cortesía de un motor de 1.6 litros turbocargado con 201 hp y 195 lb-pie de par, que cumple de manera correcta el principio de añadir un toque deportivo al vehículo familiar sin sacrificar consumos o facilidad de manejo.

A diferencia del hatch, el Forte GT Sedán solamente se ofrece con una caja automática de doble embrague y 7 escalones, es menos demandante para el conductor en caminos revirados a ritos alegres, porque no hay que estar cambiando constantemente, sino que lo hace una bien afinada transmisión, con transiciones rápidas entre una y otra marcha.

El habitáculo es el mismo que el del Forte GT Hatchback , con un área de pasajeros espaciosa y las mismas amenidades, como el sistema de infoentretenimiento que cuenta con una pantalla de ocho pulgadas con conectividad para interfaces Android Auto y Apple CarPlay, controlada desde los mandos en ambos brazos del volante. Aquí mismo está el asistente de control crucero y control de la computadora de viaje

Luego de haber manejado en circuito ambas versiones con minutos de diferencia, pudimos notar que el Forte GT Sedán tendía al subviraje más que el hatch; era muy difícil que los 50 kg extras del tercer volumen tuvieran un papel tan importante, pero confirmamos que la diferencia está en la puesta a punto de la suspensión.

La marca nos comentó que en el Forte GT Sedán, al ser fabricada en México para el mercado norteamericano, se optó por una configuración de suspensión más blanda que sacrifica el desempeño dinámico en favor de la comodidad, punto muy valorado en nuestro vecino país del norte por las condiciones de sus caminos.

En general, el resto del comportamiento del coche es similar salvo la línea máxima de par del motor, que también fue movida hacia abajo respecto del mismo bloque en el Forte hatch y en el anterior Soul Turbo, de nuevo muy al gusto de los clientes norteamericanos. El turbo comienza a soplar antes en el sedán, pero también pierde contundencia después de las 5,500 rpm, a diferencia del hatch que puede estirarse hasta pasadas las 6,000 vueltas.

La sensación del pedal del freno es progresiva y sin zonas muertas y, ya abordando su chasis, no sentimos al coche sensible a altas velocidades, pues nos comunica solidez y buena estabilidad, muy parecido al Forte regular pero, si cabe, ligeramente más refinada gracias al cambio del esquema de suspensión trasera, que en las versiones turbocargadas es una multibrazo.

Precio: $451,900 pesos

Ahora lee:

>> Análisis de gama: Kia Forte 2019, precios, versiones y equipamiento en México

>> Análisis de gama: Kia Forte Hatchback 2019, precios, versiones y equipamiento en México

>> Análisis: Volkswagen Jetta Trendline contra las versiones equivalentes del Kia Forte