Al momento

Análisis: 7 apuntes del Lexus ES que llegará a México

Sabemos que aún faltan más de dos años para que llegue la división de lujo de Toyota de acuerdo a sus confirmaciones, pero si además del crossover Lexus UX también hemos manejado en exclusiva uno de los sedanes que llegarán, ¿Por qué no compartirlo?

Lexus ES 350 F Sport 2019

1. Este si alcanzará

Habiéndose presentado en 2018 como modelo 2019, es de esperarse que el ES lo veamos tal cual en México, tal vez sin el acabado F Sport de esta unidad manejada en Estados Unidos gracias a los World Car Awards, pero con certeza en esta misma generación, así que estas impresiones no serán en vano pues aplicarán plenamente.

Toyota Avalon

2. Como un Toyota… que no conocemos

No es ningún misterio que el Lexus ES está construido sobre una plataforma de Toyota, para ser precisos la derivación “K” que también da vida al Camry, a la Highlander y también a un coche que en México no se vende: el Avalon, que juega por encima del Camry como un sedán grande, espacioso y más enfocado al lujo, así que en Lexus dichas prioridades solo pueden enfatizarse y mejorarse más allá de un simple cambio de emblema y apariencia, algo que hemos comprobado en el crossover UX y también en el ES respecto al comentado Avalon.

Interior Lexus ES 350 F Sport 2019

3. Sin rivales directos

Lo mencionábamos en nuestra nota presentándoles por adelantado la gama Lexus pero lo volvemos a escribir por el simple hecho de que es una de las virtudes más interesantes que tendrá el Lexus ES en el mercado mexicano: no tiene competencia directa. Al ser un sedán grande (segmento E), sus rivales locales, tanto alemanes como japoneses, son de propulsión trasera (o total) y motor longitudinal, que van desde los Mercedes-Benz Clase E, BMW Serie 5 o Audi A6 menos voluminosos por formato hasta el amplio y bien equipado Infiniti Q70. Por la arquitectura que usa, el ES por obligación es de motor transversal y tracción delantera, un planteamiento más simple que se hallaba si acaso en el desaparecido Acura RLX, en el Buick LaCrosse, en el Lincoln MKS o, ya saliéndonos de las marcas premium, en el Chevrolet Impala, el Hyundai Azera o el Kia Cadenza. Ninguno de esos existe ya en México y otros ya están por desaparecer también en el plano internacional (salvo los coreanos, que gozan de muy buena salud en su propio país).

4. Sencillez

El ES va en contravía a la tendencia de los sedanes de lujo de usar motores turbocargados. Aunque también hay un híbrido que seguro acumulará la mayor parte de las ventas, nosotros tuvimos la oportunidad de conducir el ES 350 que, como su nombre lo indica, usa un V6 aspirado de 3.5 litros con 302 caballos que comparte con varios Toyota. ¿Qué ventajas tiene? Para empezar, es una planta que ya está probada en nuestro entorno y ya goza de una red post-venta que no tiene que abastecerse, lo segundo es que este tipo de propulsores tienden a ser más durables al estar menos “estresados”, la tercera es que toleran más alguna negligencia en mantenimiento con respecto a un V6 turbo que pueda ser similar. Y aún así, el desempeño es más que suficiente en cuanto a aceleración, con una respuesta a medio régimen saludable.

Lexus ES 350 F Sport 2019

5. Aquí es mejor a lo esperado

Aún con una construcción de motor transversal y tracción delantera más típica de un coche convencional y no la de un sedán de lujo, Lexus supo resolver muy bien el manejo del ES, con modales en curvas muy por encima de lo que podría pedir su tipo de conductor promedio, sin movimientos de carrocería que delaten un comportamiento torpe pero conservando la comodidad que se debe esperar de un sedán de este tamaño aún cuando la unidad que condujimos tenía el paquete F Sport. Incluso la dirección reacciona con una asistencia bien calculada y una precisión que es difícil asociar a un gran sedán japonés, superando en ese sentido a opciones que tienen una plataforma en teoría más purista, como un Infiniti Q50.

Interior Lexus ES 350 F Sport 2019

6. En esto no…

Lo que sí saca a relucir la orientación conservadora del ES es la transmisión automática, de convertidor de par con ocho velocidades que seleccionando la modalidad deportiva hasta llega a dar ciertas sacudidas para darle un toque más nervioso al manejo, pero más allá de eso, en modalidad manual es muy protectora y no muy obediente ni tampoco especialmente rápida.

7. Otro posible uso

Un tipo de cliente que se nos ocurre para el ES, dadas sus virtudes, es la de alguien que busque un vehículo para ser utilizado con un chofer pero no vea necesario estirarse a los sedanes que por definición se eligen para eso (Clase S y compañía), que por lo general rozan los dos millones de pesos (el ES no creemos que alcance a rebasar el millón). En ciudad el ES cumplirá de sobra con estas labores, resultará robusto a largo plazo y por el hecho de no ser propulsión trasera, su habitabilidad atrás es muy conveniente para ir con holgado espacio en la segunda fila.

N. de E.: Este vehículo lo pudimos manejar en Los Ángeles, California, antes de su llegada a México gracias a la organización World Car Awards, de la que forma parte un miembro de esta redacción (MF).

Ahora lee:

>> Análisis: 7 apuntes del Lexus UX que llegará a México

>> Lexus llega a México: aquí la gama de productos que se venderá

>> Lexus en México: la historia de la marca de lujo japonesa