Al momento

Renault Kwid 2019: primer contacto en carretera, precios y versiones

Renault se mete con una propuesta fuerte al segmento de acceso del mercado y en estos primeros kilómetros procuramos analizar muchos factores que podrían hacer del Kwid un coche exitoso.

Muy conscientes de los gustos de una clientela que ahora desea ver en todo un SUV o lo que se le parezca, Renault propone al Kwid 2019 como uno, si bien objetivamente se trata de un hatchback urbano (segmento A) debidamente decorado para lucir más robusto vía varios recubrimientos plásticos alrededor de los pasos de rueda o con unas barras de techo que, vale la pena mencionar, sí son funcionales. También hay aspectos que sí quieren hacer del Kwid una alternativa más resistente en caso de enfrentar terrenos hostiles: hay una lámina protegiendo el motor por debajo (protector de cárter) y la suspensión tiene un recorrido ampliado que le faculta un despeje al suelo de 18 centímetros.

Renault Kwid 2019

Lo primero que salió a relucir en esta toma de contacto fue el esfuerzo hecho desde el punto de vista mecánico, pues a muchos les sonará poco un motor de tres cilindros con un litro, 66 caballos y 69 libras-pie, pero muy conscientes de sus limitaciones, la caja manual de cinco velocidades cuenta con una relación final muy cerrada.

¿Qué quiere decir esto? Que se aprovecha mejor el torque y la potencia disponible a cambio de que las cuatro primeras marchas se agoten rápidamente (como cuando uno pone el cambio de subir en la bicicleta y con el mismo esfuerzo o menos, se supera la pendiente).

Renault Kwid 2019

El Kwid siempre gira alegre de revoluciones porque lo necesita, aún en la quinta que sirve como sobremarcha. Esto le da mucha elasticidad que lo deja rodar con cierta tranquilidad en ciudad sin tener que bajar tantos cambios o al recuperar en carretera. Contrario a otros Renault, de paso, el embrague no hay que levantarlo en exceso para que el coche arranque, mientras la palanca, sin ser una referencia en precisión (nuestra unidad a veces nos dificultaba engranar tercera, lo que no le pasó a las de otros colegas), es es movimientos claros y más fáciles de ejecutar que, por ejemplo, en un Sandero o un Logan. El desempeño se mostró tan correcto que, si nos hubieran dicho que tiene 85 caballos, lo habríamos creído, pero tampoco podemos olvidar que el peso no excede los 800 kilogramos en vacío.

También brilló una suspensión que, comparándola a rivales frontales como un Fiat Mobi Way (también proveniente de Brasil), está mucho mejor puesta a punto por su balance entre comodidad, resistencia y estabilidad, con un balanceo que se puede hacer notar pero evita rebotes y movimientos de las ruedas que descoloquen la pequeña carrocería. Solo en terracerías de mayor exigencia el eje delantero podría extenderse algo tarde y caer con más tosquedad, pero el resultado es en general muy bueno y refinado teniendo en cuenta la utilidad que se busca.

Interior Renault Kwid 2019

Tratándose de un automóvil que en ninguna de sus tres versiones supera los 200,000 pesos al momento de su lanzamiento (Kwid Intens 2019 en $164,900, Kwid Iconic 2019 en $179,900 y Kwid Outsider 2019 en 199,900), Renault fue inteligente al decidir en dónde recortar costos, pues se logró que todos los niveles de equipamiento tengan cuatro bolsas de aire, frenos ABS o cabeceras regulables en el asiento trasero, eso a cambio de que ni el Outsider acceda a rines de aluminio, retrovisores externos o vidrios traseros de ajuste eléctrico. Consideramos bien definidas las prioridades, aunque el control de estabilidad sería un elemento importante a sumar en una eventual actualización de gama. O un quinto cinturón de tres puntos.

Por dentro no se puede aspirar a un espacio holgado, aunque los pasajeros atrás podrán meter los pies debajo de los asientos de adelante y eso ayuda a mermar la sensación de estrechez. Punto a favor que alguien de más o menos 1.75 metros de estatura no rozará el techo. La cajuela puede dar cabida a dos maletas pequeñas de las que entran en la cabina del avión y, con esfuerzo, incluso a tres.

Interior Renault Kwid 2019

Por ergonomía y facilidad de uso, de entrada creemos que se están mejorando otros Renault de acceso, con una postura de manejo muy decente si pensamos en que el volante no se regula. Ayuda también un mullido de la espuma que no cede con rapidez.

Todo lo mencionado hace que el Renault Kwid 2019, a punta de pequeñas decisiones acertadas en su desarrollo y en su configuración, sea una opción que le dará más visibilidad al nicho de urbanos con cierta pretensión versátil, pues en su especie de disfraz SUV muestra cualidades excelentes en su sencillez.

Ahora lee:

>> A Prueba: Fiat Mobi

>> Análisis: 7 apuntes del Suzuki Swift 1.2

>> 5 autos usados por menos de 200,000 pesos