Al momento

Mazda ya está probando el G-Vectoring Control en vehículos eléctricos

No solamente pusieron en marcha el desarrollo de EVs, sino que también están poniendo a punto a las tecnologías actuales para la transición.

Durante el lanzamiento del Mazda3 AWD en Sacramento, California en el que Autología fue uno de los cuatro medios nacionales invitado, dos ingenieros de Japón, de los cuales uno es el creador del G-Vectoring Control, confirmaron que la marca ya lo está probando en vehículos eléctricos.

El desarrollo de este sistema tomó más de una década y muchos recursos por parte de la marca de Hiroshima, y ahora entendemos que además de crear el algoritmo, se pensó en que pudiera usarse en autos con diferentes propulsores, desde motores térmicos convencionales hasta híbridos y eléctricos.

G-Vectoring Control

La integración del G-Vectoring Control tiene mucha lógica porque los motores eléctricos son mucho más fácil de calibrar y responden más rápidamente , permitiendo tener un control más preciso del comportamiento del auto.

Como parte del plan Sustainable Zoom-Zoom 2030, Mazda trabajará con Toyota y Denso en el desarrollo de EVs, invirtiendo 5 por ciento en un proyecto conjunto con estas marcas que incluye plataformas y propulsores. El motor rotativo Wankel regresará como generador en vehículos eléctricos, y deberíamos verlo en el año 2020.

En las aplicaciones actuales, el G-Vectoring Control reduce la entrega de par a las ruedas para distribuir el peso del vehículo y darle más precisión a la dirección. Los frenos se usan para mejorar el manejo y la estabilidad, mientras que en el Mazda3, se adapta con el sistema de tracción integral para hacer que las reacciones sean más naturales aun cuando las condiciones del camino son poco favorables.

Todavía más funcional con los EVs

En EVs, el GVC+ será de mucha ayuda para controlar las reacciones del coche a través de los motores y los frenos, acelerando o frenando a las ruedas según sea necesario. Como sabemos, los EVs pueden tener motores independientes para cada rueda, y eso permitirá, según los ingenieros, una transferencia más efectiva de la potencia al pavimento.

Actualmente, el G-Vectoring Control se ofrece en todos los modelos de Mazda exceptuando al MX-5, que es un desarrollo independiente al resto de la gama. El GVC+ se incorporó en el Mazda3 y Mazda CX-5 2019, capaz de frenar ligeramente a cada rueda a la salida de la curva para crear un muy ligero e imperceptible momento de derrape para enderezar al auto a la salida de una curva.

El resto de la gama cuenta con G-Vectoring Control convencional, que al entrar a la curva reduce la entrega de par al eje delantero para que las llantas delanteras tengan más tracción y puedan guiar al auto. El GVC+ irá apareciendo poco a poco en el resto de la gama, comenzando seguramente con la nueva CX-30.

Ahora lee

>> Oficial: Mazda volverá a utilizar al motor Wankel como extensor de rango

>> Mazda es el ganador del premio JD Power al Indice de Satisfacción al Cliente de Ventas en México

>> A prueba: Mazda CX-5 Signature 2019, una base excepcional que ahora tiene la potencia que merecía