Al momento

Análisis: 7 apuntes del SEAT Ibiza Xcellence

Aunque existen versiones turbocargadas por las que hay que pagar más, este subcompacto lo consideramos uno de los más equilibrados y modernos del mercado, no necesariamente por su mecánica, pero sí por otros apartados que mencionaremos a continuación.

Interior SEAT Ibiza

1. Aprovechamiento interior

Hace dos décadas era complicado encontrar que un coche en uno de los segmentos de entrada, que automáticamente implicara un tamaño menor, pudiera ser de verdad habitable para cuatro ocupantes, lo que podría decirse, ya pasaba con el anterior Ibiza pero no tanto con aquel de hace dos generaciones. El actual cumple a cabalidad para que quepan dos personas de complexión media a ancha y de unos 1.75 metros. Además se ofrece, en formato hatchback, una cajuela decente, que para el caso del Ibiza es de 355 litros. ¿Cuál es el motivo de esto? Lo veremos en el siguiente apunte.

2. Crecimiento

En el año 2000 a muchos les llamó la atención que el Skoda Fabia (imagen superior izquierda) fuera el primer subcompacto (segmento B) hatchback en superar los cuatro metros de longitud, que era la supuesta barrera que le correspondía a los compactos (segmento C). Dicho Fabia anticipaba un inevitable crecimiento de los autos que marcas como Mazda o Peugeot trataron de contrarrestar con los 2 o 208, por solo poner dos ejemplos. Y para hacernos una idea de por qué un actual SEAT Ibiza es tan espacioso, basta comparar sus dimensiones con las de un compacto de los noventa, como un Volkswagen Golf de tercera generación tal como el que se ensambló en Puebla (imagen superior derecha; versión europea).

Largo x ancho x alto x distancia entre ejes:

SEAT Ibiza (quinta generación): 405 x 178 x 144 x 256 cm

Volkswagen Golf (tercera generación): 402 x 169 x 142 x 247 cm    

SEAT Ibiza

3. Más aplomado que ágil

Algo de esto lo escribimos durante la reciente presentación de las ediciones Beats de los SEAT Ibiza y Arona, pero no sobra recordarlo pues es una de las características que define al Ibiza en relación a rivales tan fuertes e interesantes como un Suzuki Swift. Nos referimos a que siendo más preciso bajo exigencia y más competente en el apartado dinámico que alternativas tan buenas como un Hyundai Accent o un Kia Rio, se asemeja a éstos porque es un coche que tolera muy bien el uso en autopista, con un andar aplomado, seguro y no tan nervioso, lo que va en detrimento de su agilidad pues no tiene la inmediatez de respuesta ni la retroalimentación del comentado Suzuki, que, claro está, también es más ligero y pequeño al abordar una filosofía más japonesa de hacer un subcompacto.

Motor 1.6 MPI en SEAT Ibiza

4. Motor para ciudad

Por una simple cuestión de precio es que no estamos hablando del Ibiza 1.0 TSI. El Xcellence empieza, con caja manual de cinco cambios, en 293,400 pesos. Por un Tiptronic de seis marchas hay que estirarse hasta los 316,300 y en cualquier caso utiliza el conocido 1.6 MPI aspirado de cuatro cilindros que en relación al que se usó en su predecesor, ganó un poco en potencia para quedar en 110 caballos. Lejos de la contundencia del turbo, es una opción con la que es más fácil lidiar en ciudad (el lag del L3 1.0 TSI puede hacerlo complicado de usar cuando hay muchas pendientes), con la que no se obliga al uso de gasolina premium y que, a largo plazo, tolera el hecho de espaciar un poco más los cambios de aceite. No es rápido para los estándares actuales y de hecho el chasis soporta perfectamente lo que da, pero es una elección realista para el que valora la economía de uso y la robustez. De todas maneras, por menos dinero, siempre habrá un Swift 1.0 Boosterjet para quienes sí consideren indispensable una mejor aceleración.

Luces Full LED en SEAT Ibiza

5. Seguridad al nivel

Aunque al comienzo de su vida comercial no fue así, ya todos los Ibiza cuentan con seis airbags y control de estabilidad, lo que sumado a sus buenos frenos, a su excelente estabilidad en vías rápidas teniendo en cuenta su tamaño y a unas calificaciones en pruebas de choque internacionales que aplican para México dada su procedencia europea, da como resultado una compra segura sea cual sea el que se elija. En el Xcellence hay que sumar que el Ibiza tiene las mejores luces del segmento, unos faros LED para todas las funciones de brutal alcance y capacidad que aumentan muchísimo la seguridad activa si se conduce mucho en la noche y en vías sin iluminar. Sí, el Swift también tiene luces LED, pero las del SEAT están mejor conseguidas sin que las del nipón no sean malas, ni mucho menos. Esta afirmación la hace quien escribe estas líneas porque en un fin de semana pudo hacer el mismo tramo en carretera (más de 300 km) en la noche con ambos autos, un viernes con el Ibiza y un domingo con el Swift.

Interior SEAT Ibiza

6. Armado sólido

Un factor que podría servir como justificante para un precio que para muchos no será bajo, es una cabina y una calidad de armado por encima de la media entre los subcompactos. Aún cuando el nivel está muy bien gracias a autos como un Fit, un Accent o un Peugeot 208, en el Ibiza hay una sensación de calidad extra por el sólido cierre de las puertas, por el grueso paño de los asientos, por el robusto pero a su vez cuidado plástico en puertas y tablero o por una decoración colorida y creativa que no da la impresión de que va a perder su tonalidad a los pocos años. Eso mismo pasa al presionar los botones o al mover mandos o palancas. Ahí el Ibiza ni siquiera es superado por un Volkswagen Polo por el simple motivo que éste último, en la actualidad, proviene de India y no de Europa (aunque hubo unos Polo españoles).

7. Lo que no se ve

Aunque el motor sea un argumento de peso para controvertir sobre la relación costo/beneficio del SEAT Ibiza Xcellence, hay aspectos que no se ven de entrada y que sólo se van a notar al conducir y probar el coche por varios kilómetros. Uno de ellos es lo dicho en el punto número dos en este texto, pero el otro es el refinamiento: la cabina es de las más silenciosas (sino la más) en su nicho, los asientos los de mejor mullido y los que menos ceden tras varias horas de camino… son ese tipo de detalles que en una ficha técnica o en una vuelta a la cuadra con una unidad de demostración no se alcanzan a percibir.

Ahora lee:

>> Comparativo: Hyundai Accent HB GLS TA vs Suzuki Swift Boosterjet TA

>> Análisis: 7 apuntes del Suzuki Swift 1.2

>> Análisis: 7 apuntes del SEAT Arona Beats