Al momento

Primer contacto: Manejamos el nuevo Porsche 911 992 en circuito y autopista

Es una de las más grandes leyendas de la industria automotriz y la octava generación ya está disponible en México.

El nuevo Porsche 911, ese auto que originalmente iba a llamarse 901 pero que por conflictos con Peugeot por las nomenclaturas numéricas de tres dígitos con un cero en el centro tuvo que llamarse 911.

Lo que pasó después ya lo conocemos, porque el mundo vería el nacimiento de un icono, uno de los mejores autos deportivos con peculiaridades que lo hicieron único, como el motor trasero y, hasta la generación 993, enfriado por aire.

La presentación y el consecuente lanzamiento de un nuevo Porsche 911 es todo un acontecimiento, porque nos permite conocer a un auto que en la mayoría de los casos es totalmente nuevo pero que mantiene una relación clara con todos sus antecesores.

Porsche 911 992, trasero

La octava generación lleva la designación 992 y ha tenido sutiles pero importantes mejoras en distintos aspectos. El chasis es totalmente nuevo y está preparado para incluir tecnologías híbridas, aunque todavía no las tiene. En su forma básica, el motor es el mismo que se estrenó la generación pasada, pero ha tenido cambios en pro del rendimiento.

Es interesante que los números de ventas del 991.2 saliente no disminuyeron a finales del año 2018 y representaron un 12 por ciento de las ventas totales de la firma, aun cuando ya se sabía que el 992 estaba en puerta.

Porsche 911 992

Visualmente toma algunos trazos de generaciones pasadas para mantener la herencia de la familia, con un perfil más limpio y ciertas líneas en el cofre tomadas del 964. La silueta es inconfundiblemente 911, aunque ahora todas las variantes tienen las salpicaduras traseras ensanchadas y los grupos ópticos traseros de una sola pieza.

Para aquellos conocedores de la historia del Porsche 911, será evidente que el interior ha evolucionado, volviendo al acomodo horizontal de las primeras dos generaciones, las 901 y G-Series. La digitalización es notable y era uno de los aspectos en los que el 911 necesitaba ponerse al día.

Porsche 911 992, interior

Hay casi de 25 pulgadas de pantallas digitales en el interior, con un sistema tomado de los nuevos Cayenne, Panamera y Macan, pero el sistema de info entretenimiento es muy intuitivo. Se mantienen los cinco relojes circulares en el cuadro de instrumentos, pero dos de ellos son digitales.

Una de las características que han definido al Porsche 911 a lo largo de la historia, especialmente a los más modernos, es la calidad de los materiales en el interior, y esta octava generación no es la excepción. La combinación de plásticos, pieles y metales es inédita y la sensación de solidez del interior es única. En verdad, no recordamos un auto con un interior tan bien logrado.

Motor 9A2 Evo, bóxer-6 3.0 litros biturbo con 450 hp y 391 lb-pie

Mejoras mecánicas

Como decíamos, el motor es una evolución del que llevaba la generación pasada y ello es revelado por el código, 9A2 Evo. El múltiple de escape es de acero y ahora tiene nuevos turbocargadores simétricos que mejoran el flujo de aire a la cámara de combustión y reducen el turbolag.

Escuchamos que este Porsche 911 Carrera S es tan rápido como las versiones Turbo del 997, y es muy probable que sea cierto. Ahora tiene 450 hp y 391 lb-pie de par pero esos números solamente cuentan una parte de la historia, porque la curva de par es más lineal, intentando emular a los motores naturalmente aspirados del pasado aunque ello también represente que ahora el torque máximo está disponible hasta las 2,300 vueltas, en lugar de a las 1,700 como ocurría anteriormente.

También hay una nueva transmisión PDK (Porsche Doppelkupplung) de ocho relaciones que hace que solo los más puristas puedan extrañar a la caja manual. Aun en el circuito las reducciones de marcha son muy precisas y los cambios ascendentes los hace en fracciones de segundo. Esta caja está preparada para recibir hasta 590 lb-pie de par, lo que nos deja ver que podrá ser usadas por las futuras versiones Turbo y GT3.

Porsche 911 992, chasis

El chasis tiene el tipo de mejoras que solamente se incorporan en un Porsche 911 y aunque la carrocería en blanco es 25 kg más ligera, el auto en sí es más pesado. Los soportes del motor han sido movidos hacia adelante y a los costados para lograr una mejor sincronía con el centro de gravedad y una mejor conexión entre el motor y el chasis. Pudimos hacer varios ejercicios de slalom y es sorprendente la disposición de todo el conjunto para cambiar de dirección rápidamente manteniendo una sensación de control absoluto.

La suspensión es más firme que antes y eso se percibe especialmente en el circuito del Autódromo Hermanos Rodríguez aunque en modo de manejo confort es perfectamente tolerable en la calle para uso diario. Estamos ante uno de los pocos autos deportivos que quedan en el mercado que pueden usarse diariamente.

Porsche 911, esquema de turbocargadores simétricos

Dinámicamente soberbio

La marcha es serena aun pisando los lavaderos del circuito y en la ciudad absorbe las irregularidades con una facilidad, pero no deja de ser firme y pisar muy bien en curvas rápidas.

En el circuito fue muy fácil alcanzar e incluso superar los 200 km/h en las rectas secundarias del autódromo, para luego mostrar maestría al momento de frenar para entrar al área de curvas. Manejar a esas velocidades en un circuito tan demandante como el Hermanos Rodríguez nunca es fácil, y el Porsche 911 lo consigue, pero siempre manteniendo al conductor como su razón de ser.

Porsche 911 992

En circuito o en autopista, la precisión de la dirección es la de un deportivo purasangre, pesada y muy rápida, ayudada por la disposición del chasis de entrar en curvas.

En la autopista bien puede ser un Gran Turismo, uno de esos autos a prueba de fatiga en el que puedes pasar horas sin resentirlo. Incluso tiene un nuevo Wet Mode para caminos húmedos que lo hace más predecible. Pudimos probarlo arrancando con el pedal del acelerador hasta el fondo con y sin ese modo de manejo y la diferencia es notable, sin apenas deslizamiento del eje posterior o la intrusión del control de estabilidad.

De esta forma, el nuevo Porsche 911 992 se incorpora a la oferta para compra de autos en México. Arrancando por encima de los dos millones de pesos para el Carrera S antes de todas las opciones que puedes agregar, no serán muchos los que puedan hacerse de uno, pero aquellos que lo hagan, tendrán un superauto para uso diario, que difícilmente se encuentra fuera de su zona de confort y que además tiene una gran historia. Una fórmula perfecta.

Ahora lee

>> El Porsche 911 hybrid será el más rapido de todos

>> Porsche 911 992, ya hay precios para México y ya configuramos el nuestro

>> La historia del Porsche 911: Un paseo por las siete primeras generaciones

>> Porsche 911 2020 Cabriolet, tal como lo esperábamos