Al momento

A prueba: Kia Soul 2.0 IVT 2020, con un propósito muy claro

La tercera generación del Kia Soul llega a México. Ahora ponemos a prueba a la versión con motor atmosférico de 2.0 litros y transmisión automática continuamente variable.

Autología fue uno de los primeros medios en todo el mundo en poder evaluar de pies a cabeza al nuevo Kia Soul 2020. En esa ocasión tuvimos a nuestra disposición al Soul con motor turbocargado de 1.6 litros con 201 hp y transmisión de doble embrague, pero hoy manejamos al motor que sí forma parte de la oferta para compra de autos en México.

Aunque ese tren motor se ofreció en la pasada generación y también aparece en el nuevo Forte GT, sabemos que no estará en el Soul 2020 de inicio, porque se comercializará con un motor atmosférico de 2.0 litros con 147 hp, idéntico al que tienen las versiones regulares del Forte.

Por precio y disponibilidad, este será el Soul más relevante para el mercado mexicano porque, aun cuando se incorpore el turbo a la gama y al ser más costoso, este representará a un porcentaje muy importante de las ventas. Además, sabemos que Kia es cautelosa con la versión turbo del Soul porque creen que podría robarle compradores al nuevo Forte GT.

La unidad que probamos era preserie y como todos los Soul se fabrica en Corea, pero la marca aseguró que estaba listo para pruebas en México, pues la puesta a punto de los componentes clave ya era la definitiva.

La singularidad como su carta maestra

El nuevo Soul 2020 mantiene los valores clave que han caracterizado al modelo desde su llegada a México: diseño peculiar y carismático, detalles estéticos únicos y un amplio espacio en el interior. Esas claves están intactas con el nuevo auto, pero si cabe, son todavía más notorias.

Empezando por el exterior, la silueta cúbica que hace que puedas distinguir a un Soul aun estando a varios metros de distancia permanece, pero recibe nuevos detalles que hacen que el auto sea todavía más individual que sus antecesores, como las calaveras de una sola pieza o un aspecto frontal más agresivo en el que los faros son angostos y se incorporan con la parrilla, mientras que la amplia toma de aire inferior y los faros antiniebla en los costados le dan una expresión incisiva al conjunto.

Es esa misma silueta la que le confiere otra de sus grandes particularidades, y es que los trazos angulares en el exterior se traducen a un gran espacio para pasajeros en el interior y con una cajuela de formas muy fáciles de aprovechar. Participa en el segmento de los SUVs subcompactos, aunque como tal es diferente a productos como el Nissan Kicks, Chevrolet Trax o Honda HR-V, pero la versatilidad que frecuentemente buscan a los compradores en este nicho está presente.

Pocos cambios en el interior

Por dentro los cambios son menos radicales y, de hecho, es uno de los puntos en donde se podría haber esperado una evolución más evidente frente a su antecesor. Desaparecen las bocinas montadas en forma de torre sobre las ventilas para el aire acondicionado y se echa mano de unas más convencionales, pero las formas de las salidas de aire siguen siendo únicas y el patrón geométrico en las puertas es inédito, a más de emitir luz al ritmo de la música que se esté reproduciendo.

Tiene materiales de tacto suave en el tablero como la generación pasada y los ensambles son correctos, un punto en el Kia ha venido mejorando notablemente en los últimos años. Previo a su llegada a México, la calidad de los materiales era una de las quejas constantes en otros países, y ahora están, como menos, al nivel de sus competidores.

Como una unidad de pre producción, el nivel de equipamiento no estaba definido, y nuestra unidad tenía, por ejemplo, asientos calefactables o ventilados, que no se ofrecen en nuestro país. Hay calaveras con tecnología LED, cargador inalámbrico y llave inteligente para las versiones EX y EX Pack, mientras que los faros y antinieblas LED, quemacocos, clima bizona y asientos eléctricos forrados en piel son exclusivos del EX Pack tope de gama. Los rines de aluminio son de serie para todas las versiones con hasta 18 pulgadas en las EX Pack y desde 16 pulgadas para los LX con motor de 1.6 litros.

Todas las versiones incorporan una pantalla táctil de siete pulgadas, cámara de reversa, mandos al volante y antinieblas traseras.

En cuanto al equipamiento de seguridad, Kia se ha distinguido por no escatimar en este sentido y el Soul 2020 no es la excepción, con seis bolsas de aire, frenos de disco, control electrónico de estabilidad y anclajes para sillas de bebé de serie en todas las versiones.

Comportamiento dinámico

Dinámicamente hay cambios importantes en el nuevo Soul, que pasa a usar la plataforma del nuevo Forte y aunque la versión turbo ya ha superado las pruebas de seguridad de nuestro test técnico, esta evaluación nos dejó sensaciones de manejo en ciudad y autopista que vale la pena mencionar.

El chasis sigue teniendo una puesta a punto blanda, ideal para el confort de marcha, pero en general es menos nervioso en autopista que su antecesor, sobre todo el eje posterior, que va mejor plantado a altas velocidades. La dirección no es de lo más comunicativa pero sí hay una mejora tangible respecto a la generación pasada, y mantiene un tacto suave que gana peso en modo de manejo deportivo, de serie en las versiones EX y EX Pack con el motor de 2.0 litros.

Hablando de los modos de manejo Eco, Normal y Sport, la diferencia principal entre ellos recae básicamente en la respuesta de la caja y de un tacto diferente en la dirección, que puede ser más o menos pesado. Hay una cuarta opción que Kia llama Smart, y nos parece la más inteligente para manejo cotidiano pues identifica nuestros hábitos de manejo para adaptarse.

La transmisión continuamente variable es en teoría la misma que la del Forte, pero nos pareció que la puesta a punto era distinta porque no logra simular los cambios de la misma forma y es más brusca. Tampoco logra disimular el sonido típico de las CVT con la misma eficacia con la que lo hace el Forte.

En pruebas este motor fue cuatro segundos más lento que el 1.6 T-GDI de 201 hp acelerando a 100 km/h, con una razonable cifra de 12.5 segundos. La caja hace un trabajo impecable para mantener al motor girando en su punto óptimo, pero es el motor el que, con 133 lb-pie de par queda limitado en bajos regímenes, aun si sigue estando por encima en sensaciones y números de la Honda HR-V que probamos recientemente.

La frenada de 100 a 0 km/h la consiguió en unos sobresalientes 36.4 metros, dato que apenas se vio afectado tras varias repeticiones mostrando una buena resistencia a la fatiga. El pedal tampoco cambia la trayectoria conforme se hacen varias repeticiones, aunque el eje trasero sí se insinúa ligeramente.

Conseguimos 11.4 km/l en ciudad con condiciones de tráfico regulares y 16.3 km/l en autopista también a velocidades razonables de autopista.

Sigue siendo una de las mejores propuestas de valor en el mercado

A pesar de no tener el motor turbo todavía, el nuevo Soul 2020 tiene una posición favorecida en su segmento porque sigue siendo uno de los más potentes con su motor de 2.0 litros y queda razonablemente colocada en el corazón del segmento con el 1.6 litros de 121 hp.

Las versiones de acceso la convierten una de las pocas en ese segmento y por menos de 300,000 pesos que se pueden encontrar con seis bolsas de aire y control de estabilidad, mientras que las tope de gama están muy bien equipadas a un precio razonable.

No es un SUV estrictamente hablando, pero el comprador mexicano le ha delegado esa responsabilidad comparándolo con ese tipo de autos y Kia, sabiendo de los importante que es ese segmento, ha aceptado felizmente.

MOTOR
Tipo y posición I4, Delantero transversal
Alimentación Inyección multipunto
Distribución 16 válvulas, DOHC
Cilindrada 1,999 cc
Potencia 147 hp a 6,200 rpm
Torque 133 lb-pie a 4,500 rpm
Relación de compresión 12.5:1
Combustible Gasolina, 87 octanos
TRANSMISIÓN
Caja Automática, continuamente variable
Tracción Delantera
CHASIS
Dirección Piñón y cremallera, eléctrica
Suspensión delantera/trasera McPherson/Eje torsional
Muelles del./tras. Resortes helicoidales
Estabilizadora del./tras. Sí/Sí
Frenos delanteros/traseros Discos ventilados/Discos
DIMENSIONES
Largo/Ancho/Alto 420x180x160 cm
Distancia entre ejes 260 cm
Vías del./tras. 158/158 cm
Llantas 235/45 R18
Cajuela  315 l
Tanque de combustible 54 l
Peso vacío  1,290 kg

Ahora lee

>> Análisis de gama: Kia Soul 2020, precios, versiones y equipamiento en México

>> Usado sí, y también muy interesante: Kia Soul 2016-2017

>> Foto espía: Un nuevo mini-SUV de Hyundai se pasea junto al nuevo Kia Soul