Al momento

Primer contacto: GMC Sierra 2019, encontrando su puesto en el mercado

La nueva GMC Sierra llega a México y aun comparte mucho con la Chevrolet Cheyenne, pero la diferenciación está en lugares clave.

Hace solo unos días pudimos conocer a la nueva Chevrolet Cheyenne en México, que comparte plataforma, motores, paneles y hasta una linea de producción con la nueva GMC Sierra, que se incorpora a la oferta para compra de autos en México el próximo 20 de marzo.

Siempre ha sido de esta forma, y aunque las diferencias entre ambas siguen estando ocultas para el ojo poco entrenado, General Motors las separa con la especificación de cada una para nuestro mercado, de forma que cada una tiene una razón de ser.

Nos referimos a que además de la batea MultiPro de la que hablaremos más adelante, hay una diferencia en la puesta a punto, equipamiento y especificación final de ambas camionetas que les da valor, y que hace que la Sierra pueda ser la mejor elección para alguien que busque un balance entre todas las distintas facetas que puede tener uno de estos vehículos.

La Cheyenne Trail Boss está demasiado comprometida a la conducción todoterreno como para ser una pick-up ideal para uso diario, pero la Sierra AT4, por ejemplo, toma los valores clave como la suspensión de alto desempeño elevada en 50 mm y la conjuga con un juego llantas menos agresivas, que la hacen más precisa en carreteras con un sacrificio mínimo fuera de ellas.

Fuimos capaces, por ejemplo, de subir y bajar pendientes de hasta 45 grados con ayuda del asistente correspondiente, atacar lagos sin filtraciones de agua a la cabina y superar caminos irregulares muy complicados, mientras la camioneta mantenía el confort para los ocupantes.

De esta forma, la Cheyenne Trail Boss es la camioneta para los verdaderos entusiastas de la conducción todoterreno, mientras que la Sierra AT4 tiene una mayor polivalencia, y a pesar de ser productos muy parecidos, cada una tiene un objetivo propio.

La Sierra AT4 también está mejor equipada que la Cheyenne Trail Boss, y con atributos como el quemacocos eléctrico o asientos forrados en piel se asemeja a la Cheyenne LTZ, pero con mejores capacidades todoterreno.

Es cierto que dentro del segmento de pick-ups grandes las dinámicas de manejo dentro del pavimento pueden no ser clave, y dentro de ese espectro, la Sierra presume de buenas sensaciones. La dirección comunica poco, pero junto con la Cheyenne, es más precisa de lo que esperábamos y permite recorrer largas distancias en autopista con seguridad.

Hay dos motores para la Sierra: un 5.3 litros V8 de 355 hp y 383 lb-pie con caja de ocho relaciones para las versiones AT4. Las Denali incorporan el más potente de 6.2 litros con 420 hp y 460 lb-pie de par con la caja de 10 relaciones. Ambas con desactivación de hasta siete cilindros y tracción 4×4 con reductora.

También manejamos las Denali y aunque podríamos pensar que lo más impactante de esta versión es el incremento de potencia, primero se hace visible el control de la carrocería, gracias a unas llantas Bridgestone Alenza que tienen el foco principal en manejo dentro del pavimento. Las 460 lb-pie también levantan la mano, y la asociación de este motor con la transmisión de 10 relaciones es una dupla perfecta, y se convierte en la pick-up más potente del segmento, junto con la Cheyenne High Country.

La versión Denali suma aditamentos de confort y lujo como el cuadro de instrumentos digital, alertas de conducción, head-up display, cámara panorámica, acentos de madera auténtica de poro abierto o control crucero adaptativo.

La Sierra AT4 tiene un precio de 1,025,400 pesos y se coloca favorablemente frente a la Cheyenne Trail Boss de 911,900 pesos con un mejor equipamiento y un foco más balanceado, mientras que la Denali de 1,214,000 pesos justifica el extra en precio gracias al motor y el nivel de equipamiento, aunque queda a deber en el area de materiales interiores, como sucede con la Cheyenne.

Multi-Pro Tailgate

Una solución sencilla, pero muy inteligente por parte de GMC que es exclusiva para la Sierra en ambos paquetes. La batea tiene dos aperturas, que y gracias a esta modularidad puede usarse como escalón, extensor del área de carga, superficie de trabajo o hasta como un aditamento para mantener la carga fija.

Ahora lee

>> A prueba: Ram 1500 Limited 2019 + #TestTécnico

>> A prueba: Ford Lobo Platinum 2018,el tanque de lujo perfecto

>> Foto espía: Toyota Tundra 2020 se mide con la Ford Lobo