Al momento

Ginebra 2019: Mazda CX-30, en México a finales de año para estar entre CX-3 y CX-5

La plataforma del recién lanzado Mazda3 2019 empieza a dar frutos y su nuevo derivado es este nuevo crossover para mercados globales que también saca provecho de la nueva base tecnológica. En México a finales de año.

Además de alejarse de la vigente nomenclatura en la casa japonesa, la CX-30 llega a ocupar un lugar intermedio entre la CX-3 y la CX-5, pues con 4.39 metros de largo está por encima de los 4.27 de la primera y todavía debajo de los 4.54 de la segunda, respectivamente. La distancia entre ejes de 2.65 metros es más corta que la de la CX-5 (270 cm), está aún más lejos de la de la CX-3 (257 cm) y es también menor a la del Mazda3, que se estira hasta los 2.72 m. Por ancho ocurre lo mismo, queda en la mitad de esos dos SUVs en Mazda, si bien su altura son los mismos 154 cm de la CX-3. La cajuela con las dos filas en uso es de 430 litros (VDA).

Mazda CX-30

De su gama de motores, o al menos la anunciada inicialmente durante el Salón de Ginebra, destaca la presencia de hibridación parcial mediante una batería de 24V en las opciones Skyactiv-G 2.0 y Skyactiv-X. El primero además suma desactivación de dos de los cuatro cilindros en situaciones de baja exigencia, mientras el segundo es una tecnología largamente anticipada que bien sabemos mezcla la ignición del combustible por chispa (como en otros gasolina) o por compresión (como en un Diesel). También hay para el Viejo Continente un 1.8 Diesel y en todos los casos las cajas son una manual de seis velocidades o una automática con el mismo número de relaciones. Para México, sobre todo por un tema de mayores altitudes, es un hecho que el 2.5 aspirado existente será la opción a utilizar (no se especifica que se vaya a adaptar el 2.5 turbocargado).

Todavía no hay números oficiales de potencia y torque, aunque del 2.0 son de esperarse los rangos entre 122 y 165 caballos (esto en Europa), subiéndose hasta 180 y 164 lb-pie con el Skyactiv-X o los 186 hp y 186 lb-pie del 2.5 atmosférico.

Mazda CX-30

Consecuente a la renovada arquitectura, al menos las variantes con tracción delantera tienen un sistema de suspensión con el tradicional MacPherson adelante y un eje torsional atrás que ha sido más que comentado en el Mazda3. Para Europa se anuncia que la CX-30 también será de tracción integral, sistema que no sería compatible con una barra de torsión, así que éstas últimas es de esperarse que sí sean multi-brazo, pero para eso necesitaremos una confirmación oficial e información técnica de mayor detalle más adelante.

Interior Mazda CX-30

Tratándose de un SUV, Mazda fue enfático en mencionar que se le quiso dar prioridad a la visibilidad no solo por cómo concibieron la posición de manejo sino por el diseño de los postes A y C.

Ahora lee:

>> Ginebra 2019: Mercedes-AMG GT R Roadster

>> Ginebra 2019: Ferrari F8 Tributo

>> Ginebra 2019: Jaguar XE 2020