Al momento

Sí hay aumento de gasolina en México, y eso sentencia a la Fórmula 1

El inicio de año ha sufrido un aumento de combustible generalizado en México que se debe, principalmente, al precio de los energéticos en el mercado mundial. Desafortunadamente, no habrá una tendencia hacia abajo y ante menos ingresos del Gobierno Federal, la esperanza de mantener la Fórmula 1 es todavía más lejana.

México importa el 70% de los combustibles que consumimos, principalmente de los Estados Unidos. De diciembre de 2018 a la fecha, hemos experimentado un aumento de alrededor del 3%, que representan algo así como 60 centavos en promedio, dependiendo del estado o el tipo de combustible, mientras que en Norteamérica el incremento ya alcanza el 6%.

La promesa del Gobierno Federal ha sido que los combustibles no subirán más allá de la inflación que, al momento y la proyección será poco menos del 4%. Ahora bien, no se ve que en los siguientes meses esta tendencia  vaya a la baja y se debe a una sencilla razón: el verano.

Históricamente para esa temporada del año, los norteamericanos consumen más combustible, manejan más y se mueven más kilómetros. Esto provoca una reducción de los inventarios y, lógicamente, a mayor demanda, los precios suben.

El reto que enfrentará el Gobierno Federal para cumplir la promesa de no aumentar los combustibles más allá de la inflación, será reducir el impuesto, es decir, reducir las ganancias por este factor a Pemex.

Fuente:Internet

Los combustibles representan un ingreso estimado anual para la petrolera de 265 mil millones de pesos vía dicho impuesto, pero deberá entonces reducirlo para mantener los precios, lo que significa que Pemex tendrá menos ingresos.

Se estima que pueden recibirse hasta 80 mil millones de pesos menos por dichas alzas en los precios internacionales, ¿de dónde obtendrá la federación dicho dinero?

La estrategia del Gobierno Federal ha sido, ante algún déficit de ingresos, aumentar el  ahorro, por lo que tendremos que ver recortes, donde seguramente no habrá manera de convencer, bajo ninguna circunstancia, que se reconsideré por la vía gubernamental mantener el incentivo para la Fórmula 1.