Al momento

Los sistemas de seguridad actuales harán que las reparaciones de parabrisas sean más caras, complicadas e importantes

Dadas las especificaciones de calibración de los cristales para que todos los sistemas trabajen de manera óptima, los costos de reparación aumentarán

Las asistencias a la conducción que equipan los autos en venta más recientes ayudan a que los conductores puedan tener trayectos más seguros, y de alguna manera se encuentran llevándonos hacia una nueva era de manejo automatizado que cambiará la manera de transportarnos, reduciendo considerablemente los accidentes.

Los sistemas de asistencia a la conducción requieren parabrisas con especificaciones de alineamiento y calibración específicas.

Mientras tanto, los fabricantes integran el su catálogo de modelos más novedoso, distintos sistemas de seguridad avanzados que utilizan múltiples sensores que permiten detectar los distintos obstáculos en el camino.

Dichos sistemas requieren que los cristales del parabrisas se apeguen a especificaciones estrictas de calibración en alineación, transparencia y densidad, para asegurar un correcto funcionamiento de los sensores, por lo que, al sufrir un accidente en donde aparezcan grietas o se rompa nuestro cristal, la reposición será más complicada y por lo tanto costosa de lo que es hoy en día.

Un error en la calibración de los parabrisas nuevos, puede conducir a situaciones peligrosas.

La mayoría de los paquetes de asistencia a la conducción incluyen sistemas de mantenimiento de carril, alerta de colisión frontal y control crucero adaptativo, los cuales requieren una calibración y alineación extremadamente precisa, ya que un error en este sentido puede tener consecuencias potencialmente peligrosas.

Y es que, este tipo de sistemas de asistencia utilizan múltiples formas de obtención de la información, porque las computadoras no pueden confiar únicamente en cámaras, sino que hacen uso de sensores, radares y lecturas ultrasónicas para tener una mejor comprensión de su alrededor.

Los sistemas de asistencia utilizan una variedad de sensores para entender el entorno y actuar adecuadamente.

De acuerdo con un reporte, el cambio de un parabrisas dejará de ser una operación sencilla que pueda realizarse en cuestión de unas horas, sino que necesitará de una instalación de 2 pasos en donde después de la instalación física, pase por un proceso de alineación y otro de calibración de los sistemas.

Sin embargo, la efectividad de este tipo de sistemas inteligentes es tal que, organismos como la IIHS, encarga por atender la seguridad vial en Estados Unidos, ha sido capaz de reducir los accidentes viales con consecuencias fatales en más de un 80 por ciento, por lo que vale la pena el costo extra.

Ahora lee:

>> Estudio: Las asistencias de conducción tienen demasiados nombres

>> Los conductores están confiando más de lo que deberían en las asistencias a la conducción

>> Los accidentes viales matan a 1.35 millones de personas al año