Al momento

Primer contacto: Porsche Macan S 2019, difícil de mejorar

Cuesta creer que el Macan ya cumpla cinco años en el mercado, tiempo de sobra para que su competencia directa se ponga al nivel. No en vano, se lanza en México esta actualización que es más profunda de lo que parece.

El Macan es, tal como lo dice la propia marca, un Porsche para muchos quienes antes no se imaginaron ni consideraron tener uno. Este planteamiento de un SUV no tan aparatoso en sus dimensiones salió de los genes de familia con el grupo Volkswagen al modificar muy profundamente la plataforma del pasado Audi Q5, lo que nos da una idea de los rivales: el mencionado Q5, GLC y GLC Coupé de Mercedes o X3 y X4 de BMW. Y aunque queda a medio camino entre este segmento y el de arriba, también está el primer SUV de Jaguar, el F-Pace.

Porsche Macan S 2019

Para este año-modelo los cambios de carrocería más evidentes son unas entradas de aire agrandadas en la defensa delantera, unas calaveras que ahora se unen por una línea LED en referencia a otros Porsche recientes como el Cayenne o el Panamera y, de paso, nuevos diseños en el catálogo de rines y colores inéditos como el verde Mamba, que se unen a otros ya conocidos como el azul Zafiro (fotos).

Por ahora, solo estará disponible la versión Macan S, pues las GTS y Turbo arribarán hasta 2020. El Macan S mantiene su configuración de un V6 de tres litros turbocargado unido a una caja PDK (doble embrague) de siete velocidades y un sistema de tracción integral que prioriza el eje trasero al momento de repartir la energía en condiciones normales, pero el motor en sí ya no es el mismo: del 3.0 de doble turbo de antes, se pasa ahora a uno con una sola turbina que se ubica en medio de la “V”, configuración que reduce la distancia del flujo de los gases y por ende minimiza el retraso en la respuesta. La potencia pasa de los 340 caballos de antes y sube hasta 354, con un torque de 480 Nm (354 lb-pie). Esta planta se comparte con las variantes de entrada en Panamera y Cayenne o con los Audi S4 y S5.

Motor Porsche Macan S 2019

Por dentro el tablero también se modificó, con unas salidas de aire centrales reubicadas hacia abajo para dar cabida a una pantalla táctil ensanchada que acerca al sistema de información y entretenimiento al de otros Porsche nuevos, aunque no del todo puesto que todavía hay varios botones físicos en la consola (para fortuna de muchos).

Como opción e incluyéndose con el paquete Sport Chrono, ya se puede tener la perilla giratoria para seleccionar los modos de manejo desde el volante o activar el botón Sport Response, que hace funcionar al coche en su modalidad más radical (Sport Plus) por unos segundos, por ejemplo al requerir del mejor desempeño posible en un adelantamiento delicado.

Una vez en carretera, es muy complicado tener motivos para quejarse desde el punto de vista dinámico: la amplísima y pareja respuesta del motor engaña a ratos pues por su constancia no siempre es fácil notar la rapidez en cómo progresa la aguja del velocímetro. La caja PDK solo se hará notar con leves patadas inducidas a propósito si se usa en Sport Plus, pero en cualquier condición procurará ir en el cambio correcto y, de ser necesario usar la palanca o las levas en manual, será casi impecable por rapidez. No olvidemos que el 0 a 100 km/h oficial es de 5.3 segundos, con una máxima de 254 km/h.

Aún así, eso no es lo que más destaca en este SUV pues un X3/X4 M40i entregan una experiencia similar con su también excelente seis en línea y la bien puesta a punto transmisión Steptronic (ZF 8HP). El diferenciador verdadero del Macan es una precisión casi absoluta y una conducción intuitiva que da plena seguridad a ritmos muy altos, todo manteniendo un refinamiento propio de un SUV cuya obligación también es ofrecer cierta versatilidad para usos más allá de un manejo exigente.

Lo primero es una dirección referente entre los SUVs de este tipo y superior al de su hermano mayor, el Cayenne; eso por la naturalidad de la asistencia, de cómo gana dureza conforme se apoya o porque no es de aquellas que a la mínima acción sobre el volante induce un giro mayor al esperado en las ruedas, así que equilibra muy bien la rapidez en tramos complicados y la sutileza requerida al rodar en autopista y entre curvas abiertas.

Porsche Macan S 2019

El complemento es una suspensión neumática con un toque de rigidez que le hace ganar agilidad y elimina muy bien algunos efectos de flotación típicos de este tipo de muelles. En ciudad aún resulta cómoda y silenciosa y esa es la clave para que el Macan cumpla en distintos escenarios que no serán necesariamente una carretera en buen estado.

Se anuncia un precio de partida de 1,173,000 pesos, pero en ese valor no se incluyen las múltiples opciones disponibles en cuanto a equipamiento, tantas que, como suele pasar en muchos autos verdaderamente posicionados como premium, será difícil encontrar dos unidades idénticas.

Ahora lee:

>> A Prueba: Chevrolet Blazer RS 2019

>> #TestTécnico Comparativo: Audi Q7 vs Volvo XC90

>> Análisis de gama: Mitsubishi Eclipse Cross 2019