Al momento

El volante de tu auto puede estar cuatro veces más sucio que un baño público

De acuerdo con una serie de estudios, solo el 32 por ciento de cada 1,000 personas limpian el interior de su vehículo más de una vez al año.

Es común saber que hay bacterias y gérmenes en casi cualquier superficie descubierta por el hombre; las televisiones, celulares, manijas de puertas, botones de microondas, agujetas y otras cosas más están en la lista de lo más contaminado.

Pero, de acuerdo con un estudio reciente, el volante de los automóviles es también uno de los elementos más sucios que existen.

CarRentals.com mostró un estudio realizado en donde de cada 1,000 personas, el 32 por ciento limpia el interior de su vehículo solo una vez al año. Existe un 12 por ciento de personas que no lo limpian en absoluto.

Fuente: internet

Desde un punto de vista científico, este es un problema mayor, pues los coches tienen numerosos puntos de contacto como manijas, palancas, volante, cinturones de seguridad y asientos. Este estudio arrojó que más de 700 tipos de manchas pueden vivir dentro de un vehículo gracias a que el 20 por ciento de los usuarios come dentro de su automóvil de manera frecuente.

El punto más sucio de todo el coche es, por supuesto, el volante. Esta parte del vehículo puede albergar hasta 629 diferentes tipos de gérmenes, 6 veces más a los que encontramos en un celular o 4 veces más de los que hallaríamos en un baño público.

Puede sonar alarmante y asqueroso, pero debemos de afrontar que día a día tocamos muchas superficies sucias de alguna manera u otra, así que no tocar el volante no nos salvará de enfermarnos en cierto momento.

Existen sustancias que eliminan las bacterias y gérmenes que podemos encontrar en el interior de los coches a la venta en México, pero seamos realistas, el riesgo siempre estará latente.

Y tu… ¿cada cuanto limpias a tu coche?

Ahora lee:

>> Estudio: Las asistencias de conducción tienen demasiados nombres

>> Autología Tips: Cómo ser un conductor más seguro

>> Primer vistazo: Nuevo Renault Clio, replanteando un ícono