Al momento

Dodge Challenger 2019 aterriza en México

Incrementó su potencia y presenta cambios estéticos para seguir siendo el muscle car que muchos desean, las versiones SRT Hellcat incrementan su potencia en 10hp para alcanzar los 717 caballos de fuerza.

Dodge presenta la renovación de su vehículo más emblemático, el Dodge Challenger, que para el modelo 2019 aumentó la potencia y presume cambios estéticos.

La nueva gama 2019 consta de cuatro especímenes únicos en su tipo: Challenger GT Dual Stripes, Challenger Scat Pack, Challenger SRT Hellcat y Challenger SRT Hellcat Widebody, todos con el ADN de velocidad y adrenalina.

Evoluciona el gato del infierno

Las versiones SRT Hellcat ganan galleta e incrementan la potencia en 10hp para lograr los nada despreciables 717 caballos de fuerza del motor HEMI V8 Supercargado de 6.2 litros que está acoplado a una transmisión automática de ocho velocidades Torqueflite 8HP90.

Mantienen detalles clásicos de Challenger, vemos nuevos elementos exclusivos como el cofre performance con doble toma de aire funcional, el doble air catcher con faros iluminados que conducen el aire directo al motor, un splitter delantero, spoiler trasero SRT y una suspensión de competición de tres modos: Street, Sport y Track.

El SRT Hellcat Widebody llega con nuevas y anchas salpicaderas, y además de mejorar el rendimiento con una suspensión de competencia, calza llantas más anchas (305/35ZR20), presume nuevos rines de 20 pulgadas y una dirección electroasistida variable. Los detalles en el interior son los cinturones de seguridad en color rojo, el logotipo Hellcat bordado en los asientos y un volante calefactado SRT en piel con logo iluminado.

Scat Pack continúa la leyenda

Esta versión no defrauda y mantiene el alto desempeño con el motor naturalmente aspirado más poderoso, un HEMI V8 de 6.4 litros, de 485 caballos de fuerza, montado debajo de un cofre especial Shaker que presenta el icónico logo 392 de desplazamiento. En la parrilla, se incorpora la nueva toma de aire iluminada air catcher.

En el interior cuenta con asientos de nappa y alcántara bordados con el
logotipo Scat Pack. A partir de esta versión, la gama Challenger equipa el control de Colisión Frontal Plus con alto y control automático de velocidad adaptativo. También incorpora el sistema Line Lock de bloqueo de frenos delanteros que ayuda a preparar las llantas y optimizar la temperatura antes del arranque.

GT Dual Stripes, el escalón de entrada a la gama Challenger

Esta versión que sería la más domesticada de la familia Challenger se consolida como el escalón de entrada a la gama de la mano de un corazón V6 Pentastar de 3.6 litros que se acopla a una transmisión automática de ocho velocidades Torqueflite 845RE y es capaz de entregar 305 caballos de fuerza y 285 lb-pie de torque.

Esta versión de entrada ya equipa el sistema de infoentretenimiento Uconnect con pantalla de 8.4 pulgadas y tecnología Apple CarPlay y Google Android Auto, el paquete Dodge Performance Pages y el panel de control configurable de 7 pulgadas. Hablando de la seguridad, encontramos: bolsas de aire frontales avanzadas de conductor y pasajero, de cortina y laterales; control de tracción TCS a toda velocidad, frenos ABS (de alto rendimiento en versiones Scat Pack y SRT Hellcat); distribución electrónica de frenado EBD y frenos de disco en las cuatro ruedas (SRT Brembo Hi-Perfomance para las versiones SRT Hellcat, con calipers de freno de 6 pistones).

Todas las versiones de Challenger en el exterior cuentan con la clásica parrilla flotante y diseño de faros redondeados, luces frontales diurnas tipo LED y las clásicas luces traseras divididas con bordes Gloss Black. Asimismo, la gama incorpora desde la versión GT Dual Stripes un nuevo splitter inferior.

Por dentro encontramos luces en LED disponibles para todas las versiones, así como las molduras de aluminio, pedales deportivos brillantes, paletas de cambio al volante, encendido de motor con botón y bocinas Premium: 6 para GT y Scat Pack y 18 para versiones SRT Hellcat.

Los precio del muscle car que devora el asfalto en el mercado mexicano: Challenger GT Dual Stripes $705,900, Scat Pack $935,900, SRT Hellcat $1,275,900 y SRT Hellcat Widebody $1,329,900 pesos.

Ahora lee:

>> El próximo Dodge Challenger, ayudado por un motor eléctrico

>> SEMA 2018: Dodge Challenger SRT Demon Speedkore, cuando la potencia se junta con el poco peso

>> Primer vistazo: Dodge Challenger R/T Scat Pack 1320 2019