Al momento

El próximo Dodge Challenger, ayudado por un motor eléctrico

Es un hecho que la siguiente generación del que todavía es uno de los coches más deseables de Fiat-Chrysler optará por una tecnología más acorde a las tendencias actuales.

Aunque sigue siendo un éxito gracias a versiones como el Hellcat, el Demon o el Hellcat Redeye, a cargo de impulsar su imagen a punta de fuerza bruta, el Challenger ya completa más de una década en el mercado y eso se nota en características como un peso arriba de las dos toneladas que se refleja inevitablemente en un comportamiento menos ágil al de sus rivales directos en Ford y Chevrolet, que han migrado hacia un enfoque más global de liviandad.

Mike Manley, CEO de FCA, tiene muy claro que estas tecnologías no se pueden mantener así ya entrada la siguiente década, así que lo primero será reducir mucho la masa, pero también especifica que la electrificación sin duda será una forma de apoyar las mecánicas del futuro Challenger, declaración que da a entender que, tal como ya pasa en modelos como algunos Jeep Wrangler o ciertas versiones de la RAM (Mild Hybrid), habrá una planta eléctrica auxiliar al impulsor principal de gasolina que trabajará con un sistema de 48V y cuya función principal es la de proveer mucho torque adicional sobre todo al arrancar (pueden ser más de 100 lb-pie), además de almacenar la energía producto de las frenadas en sus baterías y reemplazar al motor de encendido.

Con la integración de soluciones más eficientes que de todas maneras no afectarían el desempeño, de entrada ya se descarta una fórmula como un V8 supercargado por encima de los 700 caballos.

Ahora lee:

>> ¿Filtrado el VW Golf 8? Creemos que es falso

>> Lotus también hará autos en China, incluido un SUV

>> BMW y Mercedes podrían desarrollar un compacto juntos