Al momento

El Volvo V40 seguirá, pero no como un hatchback

Volvo Logo Parrilla XC40

Uno de los últimos coches que queda de la “vieja” Volvo se transformará en un crossover de techo bajo, de esos que llaman “Coupé” así no lo sean, todo en nombre de darle a la gente lo que quiere.

Los “V” en la línea Volvo por lo general son un Station Wagon (guayín) o un hatchback con características similares a los tradicionales, versátiles y prácticos automóviles tipo vagoneta que en Europa siguen teniendo un lugar. Así lo ha sido el V40, que ya al final de su vida comercial es el único producto de la sueca que no ha migrado a la nueva filosofía empezada en su momento por la XC90.

Lex Kerssemakers, hombre al mando de la marca en Europa, fue enfático en que el siguiente V40 no será un hatchback convencional tal como lo son potenciales rivales como el Audi A3, el Mercedes-Benz Clase A o el próximo BMW Serie 1 de tracción delantera. En su lugar, no habrá un reemplazo directo del V40 y es de esperarse (aquí ya son conjeturas nuestras) que tampoco mantenga el nombre, sino que las declaraciones de ejecutivo apuntaron a un vehículo alto pero con un enfoque más “deportivo” .

El tamaño también se verá afectado porque quieren dejar el espacio suficiente para que se instalen sistemas híbridos o eléctricos al 100%, medida consecuente a cómo Volvo está adaptando su gama de motores hacia un futuro más limpio.

Faltan más de dos años para que aparezca el reemplazo del V40, cuya producción terminará más adelante en este 2019.

Ahora lee:

>> Filtrado: La nueva Chevrolet Trax 2020 aparece antes de tiempo

>> Ford está preparando una F-150 eléctrica

>> McLaren 600LT Spider: presentación oficial