Al momento

Detroit 2019: Kia Telluride 2020

Mientras en Los Angeles pudimos ver a la Hyundai Palisade, es en el último NAIAS invernal cuando por fin podemos apreciar a su equivalente de Kia. La Telluride se revela en su variante definitiva tras ser anticipada con algunos conceptos modificados varios meses atrás.

De cierta forma y aunque se basa sobre una estructura monocasco y no de largueros, la Telluride llena el hueco dejado por la desaparecida Mohave/Borrego, que hace una década se lanzó justo en el momento equivocado: cuando cayó la demanda por un SUV grande.

Justamente, la Telluride es el primer Kia desarrollado específicamente para Estados Unidos, pues se concibió en el centro de diseño que la coreana tiene en Irvine, California, lo que se suma a que el armado se lleva a cabo en Georgia.

Con una longitud que de sobra supera los cinco metros y la ubica como el vehículo de pasajeros (sin incluir comerciales) más grande que ha hecho la marca, la Telluride se pone en la zona alta del segmento que de cierta forma también abarca la Sorento con tres filas, apuntando a equivalentes también de considerables dimensiones, como la Chevrolet Traverse y, por supuesto, su familiar de Hyundai recién presentada.

Puede sentar hasta ocho ocupantes de acuerdo a la configuración elegida y en el apartado mecánico estrena un V6 de 3.8 litros con ciclo Atkinson que entrega 291 caballos y 262 libras-pie de par, acoplado a una caja automática de ocho velocidades que a su vez puede enviar la energía a las cuatro ruedas, si bien la distribución varía según el modo de conducción, con un 100% enviado adelante en condiciones normales en “Eco” y “Smart”, un 80% adelante y un 20% atrás en “Comfort” y un 65% adelante y un 35% atrás en “Sport”. Si se bloquea el diferencial central con la función “Lock”, la repartición es por supuesto del 50% a cada eje. Estos valores cambian según lo detecte la electrónica a bordo, por si hay pérdidas de adherencia evidentes o una llanta en el aire.

Kia dice que casi un 60% del chasis monocasco está hecho de acero de alta resistencia. La suspensión, independiente en las cuatro esquinas (no se puede esperar otra cosa), puede ser neumática atrás para compensar su nivel en condiciones de mucha carga, como cuando por ejemplo se llevan todas las plazas ocupadas y se suma el equipaje de un viaje largo.

Muy al estilo norteamericano, también se comunica la capacidad de remolque, que asciende a las 2.2 toneladas.

De momento, la Telluride fungirá como el tope de gama en la línea Kia si hablamos de SUVs, pues en cuanto a sedanes ese papel lo cumple el K900 (en los países donde tiene presencia).

Por Manuel Fernández

Ahora lee:

>> Detroit 2019: Toyota Supra 2020

>> Detroit 2019: Subaru WRX STI S209

>> Detroit 2019: Volkswagen Passat 2020