Al momento

Porsche 911 2020 Cabriolet, tal como lo esperábamos

Tomando todo lo bueno del 911 992, pero ahora sin toldo y listo para despeinarte.

En noticias que ya estábamos esperando desde hace tiempo, Porsche ha presentado la versión convertible del 911 2020, que básicamente toma todo lo que nos gustó del Carrera 4S y le remueve el techo par despeinarnos en el camino.

Como se esperaba, el 911 Carrera S cabriolet posee aquellos elementos nuevos de la generación 992, pero ahora añade un toldo con soportes fabricados en magnesio y la operación es completamente hidráulica, lo que se traduce en un movimiento de apertura más veloz y menos ruidoso.

Al nuevo descapotable de los alemanes le tomará 12 segundos quitar el techo, 1.5 segundos más rápido que la generación pasada, y puede ser operado a velocidades de hasta 50 km/h.

Uno de los opcionales interesantes para este modelo es la suspensión PASM, que consiste en amortiguadores más rígidos, barras de torsión mejoradas y reducción de altura en 0.39 pulgadas.

En cuanto a desempeño, echa mano del mismo motor de 3.0 litros con 443 caballos de fuerza y 390 libras pie de par que sus hermanos con toldo rígido, que se acopla a la caja de cambios PDK de 8 velocidades. es capaz de lograr el 0 a 100 km/h en 3,7 segundos y puede reducir este tiempo en 0.2 segundos con el paquete Sport Chrono.

Porsche ha confirmado que ofertarán una versión manual en un futuro, con 7 velocidades, pero aún no hay detalles sobre la llegada de este modelo, que seguro formará parte de oferta para compra en el mercado mexicano dentro de no mucho tiempo.

El precio base para el Porsche 911 2020 Carrera S Cabriolet es de $127,350 dólares, mientras que la versión 4S descapotable comienza en los $134,650 dólares. Estos costos incluyen el cargo de envió a su destino final.

Por: Luis Vilchis

Ahora lee:

>> Carlos Ghosn se declara inocente ante las autoridades japonesas

>> CES 2019: El nuevo Mercedes-Benz CLA hace su aparición pública

>> Primer vistazo: Ford Explorer 2020, ahora con plataforma de propulsión trasera