Al momento

¿Necesitas gasolina Premium y no hay en tu gasolinera local? Ponle Magna, pero con ciertos cuidados

A raíz del desabasto de gasolina en México, más de un lector o conocido nos ha preguntado si le puede poner Magna a su auto cuando éste requiere y normalmente usa Premium. La respuesta es sí, pero hay que tener cuidado.

De entrada, hay que tener en cuenta que las especificaciones de las gasolinas que se ofrecen en México están al nivel suficiente para que coches de todo tipo funcionen o puedan adaptarse sin problema, pues los 87 octanos AKI para la Magna y los 92 octanos AKI para la premium corresponden, bajo el estándar RON que se suele usar en Europa, a 90 octanos para la Magna y 96 para la Premium. Esta información es útil para que quienes se tomen la molestia de consultar el manual del propietario, puedan hacer una conversión rápida.

Son los motores turbo los más sensibles a una gasolina de menor octanaje que pueda detonar antes de tiempo y poner bajo más estrés los pistones, pues así la electrónica pueda ajustar la chispa, el margen de corrección podría no ser el suficiente y el famoso “cascabeleo” termina siendo inevitable y dañino.

Si tu auto pide gasolina Premium y no has podido hallar una estación que la pueda surtir, se puede optar por la Magna y bastan algunos cuidados y consejos sencillos.

Si ya el coche de por sí está funcionando bajo otros parámetros para adaptarse a una gasolina de menor octanaje, no hay que ponerlo bajo una carga excesiva al aumentar demasiado las revoluciones (+4,500-5,000), eso para evitar algún daño prematuro que podría salir muy costoso.

Ciertos motores podrían entrar en modo de protección, encender el testigo “Check Engine” y aumentar el consumo de gasolina mientras el desempeño se reduce o limita. Un elevador de octanaje ayuda a contrarrestar y no es difícil de conseguir.

Y así como no se tiene que subir excesivamente de revoluciones, también hay que evitar cambios demasiado largos a bajas velocidades que lo “ahoguen”, lo que se sabe cuando aparecen las vibraciones (así también puede darse el cascabeleo) y la respuesta al acelerador se merma mucho porque es necesario bajar una o más marchas.

Otro tema clave: no usar etanol, debido a que la mayoría de autos en México no están preparados para ello por la corrosión que puede provocar en los ductos si supera un 15% de la mezcla con otro combustible y, como bien apuntan numerosos colegas nuestros, no suele ser clara dicha proporción con la gasolina si se recurre a un surtidor informal. Los “flex” de muchas armadoras americanas, por ejemplo (varios GM y Ford de hace una década venían listos de fábrica), estaban autorizados para utilizar E85, es decir, con un 85% de etanol vs lo demás en gasolina.

Por Manuel Fernández

Ahora lee:

>> Ahora puedes pagar tu gasolina directamente desde tu celular

>> 5 usados por menos de 200 mil pesos: confiables, económicos y seguros

>> Guía para sobrevivir al desabasto de gasolina en México