Al momento

Los coches que quisiéramos como regalo de navidad

Mercedes-AMG GT R (2018), Performance - AMG green hell magno, AMG Carbon Paket Exterieur;Kraftstoffverbrauch kombiniert: 12,4 l/100 km, CO2-Emissionen kombiniert: 283 g/km* Mercedes-AMG GT R (2018), AMG green hell magno, AMG carbon package exterior;Combined fuel consumption: 12.4 l/100 km, Combined CO2 emissions: 283 g/km*

Aunque durante todo el año estamos hablando de mejores compras, de sacarle mayor provecho a uno u otro presupuesto y de temas tan serios para un consumidor promedio como la eficiencia o la seguridad, al final nos gustan los autos y siempre habrá un preferido.

Por ese motivo, en la redacción de Autología le hemos preguntado a cada miembro cuál ha sido su favorito, o más bien, el que más los emocionó entre lo que pudieron manejar durante 2018. Aquí las respuestas:

Fred Shabot – Mercedes-AMG GT R

En términos generales es el AMG GT de calle más radical que existe (antes del PRO), pues más allá de sus 585 caballos, Mercedes se quiso asegurar de crear un rival digno de un Porsche 911 GT3, pero gracias a la sobrealimentación del V8 de cuatro litros, también les salió un monstruo con una aceleración cercana a la de un 911 Turbo, una dualidad que le sirvió para batir en su momento récords en Nürburgring y de la que también se responsabilizan ayudas dinámicas como una dirección a las cuatro ruedas (pero sigue siendo RWD), una refrigeración más robusta, cambios en las relaciones de su caja de doble embrague, ajustes específicos en la suspensión para hacerla más rígida y que apoye mejor las ruedas o un control de estabilidad con diez niveles de ajuste (de un 10 a un 100% de intervención). La fibra de carbono se utilizó de forma intensiva en la carrocería, que recibe otro planteamiento aerodinámico.

Fred lo pudo conocer en el autódromo Miguel E. Abed en Amozoc, Puebla y sin duda fue el ganador entre lo que pudo conducir este año.

Luis Vilchis – Subaru WRX STI

Aunque ya tiene muchos años en el mercado y de hecho todavía se construye sobre la pasada generación del Impreza, el STI es uno de los sobrevivientes a una Subaru cada vez más racional y menos arriesgada en sus propuestas, un ícono que conserva el legado de las viejas glorias de Petter Solberg en el WRC y un coche que mantiene vivo en el fabricante ese gusto por un manejo auténtico y purista, con un motor bóxer turbocargado de 305 caballos que pide mucho juego con la precisa caja manual para sacarle provecho, todo en conjunto controlado mediante unos frenos sobredimensionados, una suspensión rígida o una tracción integral cuyo reparto entre el eje delantero y posterior es configurable.

Luis tuvo la oportunidad de conducirlo alrededor del trazado del autódromo Hermanos Rodríguez, un escenario inmejorable para explorar sus límites.

Héctor Ocampo – Audi RS 5

Audi se tomó muy en serio el reemplazo para su ya establecido rival contra los AMG C 63 y los M3/M4. Del V8 aspirado pasamos a un 2.9 V6 tomado de Porsche con doble turbo y prácticamente 450 caballos, así que más que una ganancia en potencia, la hubo en su par, con un total de 442 lb-pie. El enfoque más hacia un Gran Turismo con una faceta radical y no el de una máquina tan compleja de dominar no solo se nota en la típica tracción integral quattro que en todo caso favorece al eje posterior en condiciones normales (60% de la fuerza), sino en la transmisión de convertidor de torque de ocho velocidades mucho más refinada en su funcionamiento contra las robotizadas de uno o dos embragues en el Mercedes o el BMW. Los frenos pueden ser carbono-cerámicos adelante y la suspensión ajustable en dureza, aunque nunca deja de ser rígida.

Héctor pudo exprimir la velocidad máxima del RS 5 a las afueras de Guadalajara, Jalisco, en los rectos tramos de la carretera 54D hacia Colima.

Diego Briseño – BMW M5

Aunque en esta nueva generación mantuvo el V8 4.4, no pocos fueron los cambios para que ahora llegue a la barrera de los 600 caballos, algo que de todas maneras venía consiguiendo desde las variantes Competition de su predecesor. Las novedades técnicas más importantes están en que ahora este conocido referente de los sedanes deportivos es de tracción integral, si bien es posible desconectar del todo el eje delantero por simple diversión (como en el E 63), no necesariamente para una mayor efectividad. La transmisión de doble embrague, además, se reemplaza por una de convertidor de torque que es de esperarse sea más confiable y que, es un hecho, será más suave en el que al final es también un auto para largas distancias. BMW se aseguró de todas maneras que los tiempos entre marchas sean casi o igual de rápidos que en la caja de doble clutch, solo que sin sus desventajas.

Diego pudo manejar el M5 en el Autódromo Guadalajara con motivo del M Power Tour

Manuel Fernández – Jaguar I-Pace

A muchos se les hará raro que un eléctrico haya sido el preferido de alguien que ha podido tener acceso a verdaderas joyas de seis, ocho, diez o doce cilindros, pero el primer eléctrico de Jaguar es un testimonio de lo que viene en la industria del automóvil, una de las numerosas respuestas apuntando directo a la rompedora Tesla y un vehículo que demostró que aún sin gasolina, es posible conseguir una máquina apasionante de ver, de sentir, más rápida que casi todo a su alrededor y encima de todo, versátil, porque no es muy frecuente cruzarse con un SUV de 400 caballos con más de 400 km de autonomía que enfrente sin mayores apuros una compleja carretera de montaña a un ritmo elevado, que después pueda trepar un cerro entre terrenos complicados y resbalosos, vadear un río y cerrar el día girando en uno de los autódromos más difíciles que este periodista ha conocido. Eso sin olvidar que, dos horas después, haya podido regresar a su hotel con plena comodidad y carga suficiente para incluso ir de compras.

Manuel hizo cientos kilómetros con el I-Pace en el sur de Portugal y en el Autódromo Internacional de Algarve (Portimao).

Ahora lee:

>> Porsche 718 T, presentación oficial

>> Toyota Supra 2020 aparece en una foto filtrada

>> #MegaTestTécnico Sedanes compactos