Al momento

#TestTécnico: Honda Insight 2019

Honda regresa a la lucha híbrida con un modelo completamente renovado, mostrando una nueva faceta de refinamiento y elegancia que no deja de lado la eficiencia de consumo

La rápida evolución de la venta de autos de híbridos en nuestro país ha sido fuertemente impulsada por el continuo aumento en el precio de los combustibles, al cuál, lamentablemente, no se le ve final.

Es por esto por lo que Honda decide regresar a participar en la carrera de la electrificación por medio de un producto híbrido, el Insight, aprovechando que el mercado ahora es más maduro y los temas de eficiencia de consumo son más apreciados.

Es cierto que Honda fue el verdadero pionero en este tipo de motorizaciones, al menos en nuestro país, incluso antes de que Toyota se plantease la comercialización del Prius, que ahora es el híbrido mejor vendido.

Pero tienen suficiente conocimiento del mercado ya que el Insight tiene casi el mismo tiempo en el mercado que el todopoderoso Prius. Sin embargo, en su primera generación, se mostraba a un hatchback de 3 puertas y diseño aerodinámico que incluso ocultaba las ruedas traseras en favor de un menor arrastre, el cual se vio opacado por modelo de Toyota, que presentaba un diseño más convencional y práctico.

Ahora, en su tercera generación, el Insight se renueva por completo con un nuevo planteamiento que trata de alejarlo del Prius, para dar paso a un auto que ataque justo en el punto más débil del híbrido de Toyota, el diseño.

Para esto, Honda ha decidido desarrollar un sedán más grande, ubicándolo justo entre un Civic y un Accord, con elementos de diseño de ambos, que descarta la utilización de recursos aerodinámicos exagerados en favor de una estética con mejor lograda. Aún así, se plantea como un híbrido dedicado y concebido desde su desarrollo, por lo que la promesa de eficiencia es realmente tentadora.

Sin sacrificios estéticos

En cuanto a detalles, observamos unos grupos ópticos que recurren a la tecnología FullLED y una estética similar a lo visto en los modelos de Acura en el frente, integrándose a los elementos horizontales cromados con acentos azules de la parrilla.

La parte trasera presenta unas calaveras más convencionales junto con la tapa abultada de la cajuela que integra un discreto alerón. Los rines de aluminio de 17 pulgadas complementan la estética elegante y deportiva, con un diseño aerodinámico y terminado bitono.

La elegancia se mantiene puertas adentro, en donde podemos encontrar materiales de buena calidad y correcto ensamble que, además, muestran una disposición similar a lo visto en la nueva generación del Accord.

La posición de manejo es típica de los sedanes de Honda, baja, pero con una gran sensación de control, ya que la visibilidad es muy buena hacia todos lados. Los asientos tapizados en piel son bastante cómodos.

El área disponible para los pasajeros posteriores es generosa para las piernas y solo el túnel de escape limitará el confort del ocupante central, porque a pesar de contar con una pronunciada caída del techo, hay espacio suficiente para la cabeza.

Y gracias a que el paquete de baterías se ubica justo por debajo de la banca de los asientos traseros, el volumen de la cajuela muestra hasta 427 litros, una cifra similar a lo que presenta el Civic y que permite transportar con el equipaje de la familia.

Sin sacrificios de comodidad

Otro de los beneficios del replanteamiento del Insight en su nueva generación se ve reflejada en la lista de equipamiento, porque la lista de equipamiento disponible en la única versión a la venta en nuestro país, incluye un sistema de infoentretenimiento con pantalla de 8 pulgadas tomada del nuevo Accord, que incluye controles físicos para la operación del sistema de sonido de 8 bocinas con capacidad de conectividad a través de las plataformas de Android Auto y Apple CarPlay, además de contar con distintos tipos de conexiones, como USB, toma de corriente de 12V y conectividad inalámbrica por Bluetooth. Sólo nos faltó un cargador inalámbrico.

Una segunda pantalla a color en el cuadro de instrumentos muestra toda la información disponible tanto de la computadora de viaje, distribución de la potencia y calificación de manejo ecológico.

Además, contamos con un sistema de climatización automático de doble zona, acceso y arranque sin llave, quemacocos eléctrico, controles en el volante, ajuste eléctrico de los asientos delanteros y una consola central configurable muy útil. En pocas palabras, muy completo.

Mecánica interesante

En el apartado mecánico las dos motorizaciones trabajan en conjunto para ofrecer una muy buena respuesta, con consumos y emisiones contenidas en una configuración inédita.

Por el lado de la combustión interna, encontramos un 4 cilindros de 1.5 litros normalmente aspirado, que utiliza el ciclo Atkinson para mejorar la eficiencia, este a su vez, trabaja en conjunto con un generador eléctrico y con un motor eléctrico, para conseguir una cifra total de potencia de 151 hp y 197 lb-pie de torque.

Lo curioso y diferente del Insight, es la ausencia de una transmisión como tal. Sí, a pesar de que Honda denomina a su ingenioso sistema como e-CVT, la principal tarea del motor de combustión es generar la electricidad necesaria para mover al sedán durante sus trayectos, por lo que la potencia llega hasta las ruedas delanteras a través del motor eléctrico.

Una unidad de computo es la encargada de administrar y distribuir la potencia que, al momento de requerir una entrega más contundente, acopla al motor directamente a las ruedas delanteras, para suministrar un empuje muy efectivo.

Es un sistema complicado, difícil de entender, pero con un funcionamiento impecable, permitiendo una mayor distancia de manejo en modo completamente eléctrico, sin necesidad de conectar a nuestro Insight a la red eléctrica.

Pero, entonces ¿por qué tiene paletas de cambio detrás del volante?

Bueno, en realidad dichas palancas son para regular la cantidad de frenado regenerativo que se deseé permitiendo recuperar la energía del sistema de frenado para cargar el paquete de baterías, en la palanca izquierda, que regularmente disminuiría una marcha, se aumenta la capacidad de regeneración que tiene hasta 3 niveles.

Esta función es muy útil, sin embargo, no califica como un sistema de manejo con un solo pedal, como lo encontramos en los eléctricos puros.

La respuesta general del conjunto motriz es muy satisfactoria, permitiendo movernos con agilidad dentro de los ambientes citadinos, además de que la calidad de marcha proporciona un manejo muy cómodo filtrando muchas de las imperfecciones de las maltratadas calles de nuestras ciudades, además de contar con una dirección suave que facilita muchas maniobras.

Para seleccionarlas marchas, es necesario utilizar los botones del sistema Shift by Touch deHonda, además de que contamos con diferentes modos de manejo, como el EV, que según la carga de la batería permite circular en modo completamente eléctrico por hasta 1.2 km. Después tenemos el modo Sport y ECON, que varían la respuesta de entrega de potencia en función del modo seleccionado.

Cabe mencionar que, al conducir en modo eléctrico, el auto genera un sonido peculiar para alertara los peatones de su presencia y ayudar a evitar accidentes.

Ruta urbana

Como a todos los híbridos que pasan por la redacción, sometimos al nuevo Insight a nuestra ruta urbana, siguiendo el recorrido del maratón de Guadalajara, que en esta ocasión cambió su trazado por uno más desafiante, contemplando vías con mucha carga vehicular.

El desempeño dentro del pesado tráfico de la ciudad es sobresaliente, con un correcto manejo de los modos de manejo, permitiendo utilizar sin problemas todo el potencial del motor eléctrico y suministrando toda la potencia disponible, al momento de incorporarnos a las vías rápidas.

El nuevo trazado de la ruta nos llevó más tiempo que los modelos que probamos con anterioridad, pues además de utilizar avenidas con mucha carga vehicular, nos topamos con todo el tránsito de la hora pico, completando la ruta en 1h 35m, promediando una velocidad de 24 km/h y consiguiendo un consumo de 20.5 km/l.

#TestTécnico

Ahora, es momento de conocer a fondo las capacidades dinámicas en el #TestTécnico de Autología.

En la aceleración, la entrega de torque inmediata del motor eléctrico es muy contundente, lo cual nos pega al respaldo del asiento, aunque después se normaliza el avance, aún así conseguimos el 0 a 100 km/h en 12.1 segundos.

La prueba de frenado de 100 a 0 km/h, muestra un muy bien ajustado sistema de frenos, con una respuesta sólida que no muestra fatiga cuando realizamos la maniobra en repetidas ocasiones, la menor distancia fue de 37.9 m.

Al realizar la prueba del alce, circulando a 62 km/h hubo un inesperado pero leve sobreviraje que fue muy fácil de controlar, aunque, como en otros Honda, la dirección podría endurecerse más para que un movimiento agresivo no se traduzca en una posible sobrecorrección.

Mientras tanto, la segunda pasada a 68 km/h hizo que el sutil deslizamiento de atrás se convirtiera en un gradual y muy predecible subviraje que exhibe un excelente chasis.

La máxima velocidad a la que fuimos en los alces fue de 72km/h, en la que se delata aún más el balanceo por una amortiguación lógicamente blanda, pero al final el Insight es noble y seguro y hace lo correcto durante una emergencia.

En el slalom de precisión, podemos sentir como la dirección, a pesar de su suavidad, dirige sin problemas al auto para poder trazar sin mayor esfuerzo el ejercicio, incluso cuando el eje posterior insinua al pasar a mayor velocidad.

El trabajo de la suspensión de reglaje blando permite que al auto apoye muy bien, interviniendo con las asistencias electrónicas, sólo cuando detecta que el auto va demasiado rápido y nos frena para permitir un paso correcto. La mayor velocidad fue a 49.8 km/h.

Seguridad completa

La propuesta de seguridad a bordo del Insight es muy completa, listando frenos con sistema antibloqueo, control electrónico de estabilidad y tracción, así como 6 bolsas de aire y un paquete de asistencias ala conducción que agregan el sistema Lane Watch de Honda para monitorear aciclistas y tráfico del lado del pasajero, control crucero adaptativo, sistema de mantenimiento de carril y un detector de cansancio del conductor para complementar la oferta de protección.

La combinación de las últimas tecnologías de motorización híbrida junto con un diseño más conservador y elegante, nos parece un acierto por parte de Honda, presentando un vehículo muy completo en temas de equipo y refinamiento, que además entrega una cifra de consumo sobresaliente.Sí lo comparamos directamente en contra del Prius, la diferencia de casi 100 mil pesos es justificable, porque con este replanteamiento del Insight, su mejorada estética y refinamiento, la propuesta de Honda sí es 100 mil pesos mejor que la de Toyota.

Honda
Insight 2019
Motor: 4 en línea, 1.5L de
151 hp y 197 lb-pie
Transmisión: Automática, eCVT
Consumo
Promedio:
Ciudad: 20.5 km/l
Cajuela: 427 l.
Ruta Citadina 42 km
Tiempo de
recorrido:
01:35:42
Velocidad
promedio:
24 km/h
Mejor consumo: 23 km/l
Peor consumo: 19 km/l
*0 a 100 km/h: 12.1 s
*100 a 0 km/h: 37.9 m
*Alce de
velocidad
72 km/h
*Slalom de
precisión
49.8 km/h
Versiones y precios:
Insight 2019: $549,900
*Datos
obtenidos con el equipo de pruebas Vbox proporcionado por Vbox México

Por: Diego Briseño

Ahora lee:

>> > Honda Insight 2019 nombrado Green Car of the Year (opens in a new tab)”>Honda Insight 2019 nombrado Green Car of the Year

>> > #TestTécnico: Lincoln MKZ Híbrido: Eficiencia lujosa (opens in a new tab)”>#TestTécnico: Lincoln MKZ Híbrido: Eficiencia lujosa

>> > Los Ángeles 2018: Toyota Corolla Híbrido 2020, un Prius en traje de Corolla (opens in a new tab)”>Los Ángeles 2018: Toyota Corolla Híbrido 2020, un Prius en traje de Corolla