Al momento

Primer contacto: Nissan Altima 2019, lo hemos manejado en exclusiva

Aunque más de uno ya anda condenando al sedán mediano por culpa de la creciente demanda de los SUVs en todas sus posibles derivaciones, todavía queda un sector del público que valora sus virtudes de comodidad, espacio y tecnología en un conjunto excelente para la autopista. En esta ocasión, tuvimos entre manos a uno de sus más recientes exponentes.

En más de un mercado, incluyendo el mexicano, un sedán mediano parece una sensata alternativa a un producto “premium” en sus versiones de acceso: a cambio de un emblema, se obtiene un motor con un desempeño superior, más espacio y más equipamiento, a veces a costa de perder en acabados (no siempre es así) o en un manejo ágil. ¿Qué ofrece entonces el Altima?

 

altima-pc-2

altima-pc-3   altima-pc-4   altima-pc-6

 

Lo primero y más destacado lo comparte con el SUV Infiniti QX50, es decir un cuatro en línea de dos litros turbocargado con relación de compresión variable (entre 8 y 14 a 1), un sistema que tras décadas de desarrollo por fin ha logrado ser producido en masa y favorece según el caso un menor consumo de combustible o un desempeño óptimo a plena carga. La caja, al mejor estilo Nissan, es una CVT, mientras la arquitectura muestra ajustes en la dirección eléctrica o en la suspensión, con refuerzos y modificaciones sobre todo en el eje trasero. Un dato importante es que la distancia entre ejes es casi cinco centímetros mayor y a lo ancho crece 2.2. Pierde en altura (2.8 cm) y es algo más largo (2.5 cm).

 

Por dentro, queda claro de entrada que incluso en la variante más equipada, el Altima no pretende ser un producto de lujo en el sentido que sí quiere mostrarse, por ejemplo, un Mazda6 Signature. Una imitación madera o de fibra de carbono, según la zona, se mezcla con plásticos y vestiduras muy convencionales al tacto, nada que resalte sobre su competencia pues de hecho hay detalles muy simples, como unas cabeceras traseras fijas, así que en ese sentido el Nissan se va por lo sencillo al parecerse más a competidores como un Malibu en cuanto a nivel de acabados. Lo que más fue de nuestro agrado fue la postura de manejo o el buen soporte de los asientos.

 

Dinámicamente está lo interesante, pues aunque su perfil se mantiene muy conservador y refinado pese a que se percibe un poco más ágil, todo el carácter se da por su motor y, más allá de eso, por la programación de su caja CVT. Es casi contradictorio que en la QX50, con todo y su modo manual, la respuesta sea peor que en el Altima, pues sin contar el peso extra en el SUV, el arranque es mucho más letárgico que en el sedán de Nissan, que resultó más inmediato en sus reacciones al punto de que no nos importó que la única forma de tener cierto control sobre la transmisión sea a través de la posición “L” de la palanca y no por medio de cambios simulados. Con esta CVT mejor lograda que en su pariente de Infiniti, el Altima gana mucho atractivo y con sus 248 hp y 280 lb-pie, reemplaza dignamente al veterano pero siempre cumplidor V6.

 

altima-pc-7

altima-pc-8   altima-pc-9   altima-pc-10

 

En conjunto, su tacto no es tan preciso ni tan gratificante como en un Mazda6 turbocargado, pero el 2.0 de compresión variable de este Altima, en la práctica, sin dudas lo puede poner en aprietos gracias a su excelente aceleración, así que basta con esperar a que llegue a la oferta de autos en México para obtener números con nuestro equipo vbox y conocerlo más a fondo, si bien de momento no hay confirmación oficial de cuándo será lanzado localmente.

 

El Altima de sexta generación lo hemos podido conducir gracias a que en Autología tenemos un representante en los premios World Car Awards, que cada año compila diferentes candidatos al Auto del Año para ser manejados en los alrededores de Pasadena, California.

 

Por Manuel Fernández

 

Ahora lee

>> Primer contacto: Toyota RAV4 2019, ya la manejamos antes de su presentación oficial 

>> Primer contacto: Suzuki Jimny 2019, un pequeño muy esperado

>> Primer contacto: Toyota Corolla 2019, lo hemos manejado por adelantado