Al momento

Primer contacto: Toyota Corolla 2019, lo hemos manejado por adelantado

Aunque con carrocería hatchback y no sedán, ya nos pudimos hacer una muy clara idea de las mejoras que vienen para uno de los coches más importantes de Toyota y del mundo, pues hay que vivir bajo una roca para ignorar la enorme demanda de este compacto.

Ya son 12 generaciones y para esta ocasión Toyota quiso invertir y arriesgar más en lo técnico y en lo visual, más cuando férreos rivales de todas las latitudes posibles están haciendo muy bien las cosas: desde el eterno Volkswagen Golf, pasando por el siempre propositivo Mazda3 hasta un reciente Ford Focus que en Europa ha estado recibiendo muy buenas reseñas, aunque éste último será muy difícil de ver en México viendo las tendencias del mercado. Tampoco podemos olvidar la dupla Hyundai/Kia i30/Ceed que pese a su nombre coreano, tienen muchas manos alemanas respaldando su concepción.

Y el primer gran cambio está en la plataforma global que ya se está expandiendo por la gama Toyota. La TNGA es un 60% más rígida que antes virtud de un uso más invasivo del aluminio y los cada vez más comentados aceros de altísima resistencia. Y para colmo, la suspensión de atrás ahora es un esquema multibrazo, lo que nos conduce a pensar que estamos en el mundo al revés, porque mientras la por lo general conservadora Toyota migra a la más compleja suspensión trasera, una siempre apasionada y audaz Mazda pasa hacia el eje torsional con el nuevo 3. Adelante, el clásico MacPherson disfruta de una geometría replanteada.

toyota-corolla-2019-pc-2

En todo caso, el motor se unió a esta profunda reinvención y el arcaico aunque confiable 1.8 da paso a un dos litros aspirado de altísima relación de compresión (13 a 1) e inyección dual, que según la carga bien puede ser directa o indirecta (multipunto). Entrega casi 170 caballos y 151 lb-pie de par, valores muy decentes para un 2.0.

Una vez a bordo del nuevo Corolla, da mucho gusto que la cabina dio un salto cualitativo perceptible, pues del desfile de plásticos y piezas que se cruzaban entre sí en una mezcolanza no tan organizada de texturas, brillos y ajustes, quedamos ante un tablero de mejor impresión al tacto cortesía de símiles piel incluso en la consola central, mullidos más cercanos a lo visto en lo mejor de Europa y, de paso, una propuesta ergonómica más intuitiva y amable al momento de adaptarnos durante los primeros kilómetros, en la que sobresale una enorme pantalla táctil indispensable hoy día para una generación dependiente de estar conectada. De ahí que se agregue además un cargador inalámbrico de celulares.

Lo grato está en movimiento, debido a que los citados cambios técnicos de verdad sí son palpables a través de un rodado más sutil, silencioso y con menos brincos al rodar en autopistas con juntas de dilatación muy marcadas o en asfaltos no tan bien aplanados. La dirección incluso da más confianza al apoyarlo con fuerza en un giro, pero el Corolla no deja de ser un Corolla y tampoco tiene esas reacciones tan aplomadas y directas de rivales históricamente mejor resueltos en su chasis. Igual, para lo que se había convertido este auto, es un gran paso adelantetoyota-corolla-2019-pc-7

Lo más interesante, de todas maneras, es la saludable respuesta del dos litros, que sí, se favorece por estar al nivel del mar en California, donde lo manejamos, pero muestra cierta contundencia que muchos ni por equivocación asociaban al compacto de Toyota. La caja continúa siendo una CVT, pero con menos pérdidas por fricción al acelerar (una mejor comunicación con el pedal derecho) y la posibilidad de simular en modalidad manual hasta diez velocidades, así que a ritmos constantes en vías tranquilas los consumos podrán bajar a valores ínfimos.

Habrá que corroborar mucho de esto cuando en lugar del hatchback tengamos el sedán una vez esté disponible en la oferta de compra de auto en México, en el que esperamos un borde de carga a la cajuela más bajo y una habitabilidad similar en el asiento trasero, si acaso con menos centímetros para la cabeza (tampoco es que sobren para alguien de 1.75 metros).

Esta nueva generación la pudimos conocer antes que cualquier medio mexicano gracias a que en Autología tenemos un representante entre el jurado de los World Car Awards (premios al Auto del Año en el Mundo), organización que reunió diversos vehículos candidatos en Pasadena, California, con el fin de ser evaluados por el panel de periodistas especializados provenientes de todas partes del mapa.

Por: Manuel Fernández

Ahora lee

>> WCA 2019: esta es la lista inicial de candidatos

>> Primer contacto: Toyota RAV4 2019, ya la manejamos antes de su presentación oficial 

>> Primer contacto: Suzuki Jimny 2019, un pequeño muy esperado