Al momento

#TestTécnico: Lincoln MKZ Híbrido, eficiencia lujosa

Lincoln se une a la carrera electrificada, con un producto muy completo, que pretende combinar la eficiencia de combustible, con todo el lujo disponible, por lo que ha dotado al sedán mediano MKZ, de una motorización híbrida

La popularidad de la hibridación es un tema creciente en el día a día en nuestro país. El elevado costo de los combustibles invita a los conductores a explorar en los vehículos en venta que ofrecen una alternativa que alivie el excesivo gasto que significa tener un automóvil, sobre todo al momento de cargar combustible.

Nuestro mercado se ha ido enriqueciendo de a poco con diferentes opciones híbridas y Lincoln entra al juego presentando al MKZ con dichas características de tren motriz para atender a la muy particular necesidad de un transporte de lujo, pero con la mayor eficiencia posible.

lincoln_mkz_hibrido_exterior11

Por más paradójico que esto pueda sonar, son los modelos de lujo los que mayor oferta tienen de mecánicas híbridas en nuestro país. Interesante.

Sin distinción

A simple vista, la versión híbrida del sedán mediano apenas tiene distinciones estéticas con los de motor convencional, como los emblemas distintivos en la tapa de la cajuela.

De esta manera, podemos encontrar todos los elementos incluidos en los más recientes productos de la marca, como las ópticas con iluminación LED, la parrilla menos voluminosa y múltiples insertos cromados a lo largo de la carrocería.

lincoln_mkz_hibrido_interior14

La parte posterior utiliza el recurso de las calaveras corridas abarcando todo el ancho, también de tecnología LED que, junto a una tapa de cajuela abultada, dan ese toque estético característico del sedán, al igual que los rines de 18 pulgadas con terminado de doble tonalidad.

Comodidad y lujo interior

En el interior, la utilización de materiales y el ensamble corresponden a lo esperado dentro de la marca de lujo americana, con tapizados en piel clara de muy buena calidad e insertos de madera en el tablero que resultan en una cabina cómoda y lujosa. Incluso los plásticos utilizados en el tablero presentan un patrón rayado muy sutil que aporta elegancia al conjunto.

lincoln_mkz_hibrido_interior

Salvo unos pequeños detalles de alineación en el ensamble del interior, todo se siente muy bien armado.

El tablero sigue mostrando la disposición flotante de caída continua, que da lugar a unas singulares charolas portaobjetos con un diseño muy orgánico.

Los asientos de ajuste eléctrico proveen una postura cómoda y excelente visibilidad. Lo mismo sucede en la banca posterior, en donde los pasajeros cuentan con un buen espacio, aunque tampoco lo tienen de sobra.

lincoln_mkz_hibrido_interior12

Sin embargo, la cajuela evidencia completamente que estamos ante un híbrido y más precisamente en uno que ha sido adaptado a este sistema de propulsión, ya que el paquete de baterías se ubica precisamente aquí y reduce considerablemente el volumen utilizable hasta los 340 litros, bastante reducido incluso en categorías inferiores.

Equipo a la altura

Por otro lado, la lista de equipamiento es completa y cumple las expectativas, comenzando con la pantalla táctil de ocho pulgadas, que, a través del novedoso sistema SYNC3, ofrece la conectividad con las plataformas de Android Auto y Apple Carplay, además de controlar el sistema de sonido de alta fidelidad con 14 bocinas, firmado por Revel.

lincoln_mkz_hibrido_interior7

Complementan el acceso y arranque sin llave, con secuencia de luces de bienvenida, quemacocos eléctrico, climatizador automático de doble zona con salidas para los ocupantes posteriores, asientos delanteros con calefacción, freno de estacionamiento electrónico, cuatro puertos USB, dos tomas de corriente de 12V y una toma de 110V.

Destaca el uso de dos pantallas a color configurables en el cuadro de instrumentos que muestran la información del modo de conducción utilizado y el registro histórico de consumo que muestra un diagrama de una planta floreando, que aumenta o disminuye su follaje en función de qué tan eficientes son nuestros hábitos.

 

Doble apuesta, un objetivo

Y precisamente es bajo el cofre que tenemos a los principales protagonistas de este MKZ en particular. Un 2.0 aspirado a gasolina con cuatro cilindros y un motor síncrono eléctrico que en conjunto son capaces de generar 188 hp y unas muy reducidas 129 lb-pie de torque.

Otro cambio importante respecto a las demás versiones del MKZ radica en la transmisión. Se deja a un lado la utilización de una automática de convertidor de par a favor de una continuamente variable.

Dicha caja sigue utilizando el sistema SelectShift que, a través de una serie de botones a lo alto del tablero, permiten seleccionar la marcha deseada.

Por un lado, el propulsor principal utiliza el ciclo Atkinson para mejorar la eficiencia de combustible. Del lado eléctrico, el motor de corriente alterna genera por sí solo hasta 47 hp y hace uso de un paquete de baterías de iones de litio con capacidad de 1.4 kWh.

lincoln_mkz_hibrido_interior6

Al contar con un paquete de baterías relativamente pequeño, la autonomía en modo completamente eléctrico es prácticamente nula, dejando en claro que el segundo motor está para asistir al de gasolina y disminuir la cifra de consumo en situaciones de alta demanda, como la arrancada.

Pero para conocer a fondo el desempaño en términos de eficiencia de combustible, sometimos al MKZ híbrido a nuestra ruta citadina, siguiendo la ruta del maratón de Guadalajara. 42 km recorriendo las entrañas de nuestra ciudad y sus diferentes tipos de caminos.

recorrido_maratongdl

Conduciendo por la ruta de la ciudad, el actuar de ambos motores muestra su clara orientación para este tipo de caminos, con un comportamiento más orientado para conseguir una cifra de consumo baja. Muy diferente a lo que el resto de la gama de MKZ nos tiene acostumbrados.

Al acelerar desde cero, el funcionamiento del motor eléctrico nos hace arrancar con absoluto silencio y permite mantenerse en dicho modo de manejo hasta los 42 km/h, dosificando muy bien la presión impuesta sobre el pedal del acelerador porque, de otro modo, el motor de gasolina entra de manera inmediata.

lincoln_mkz_hibrido_exterior18
La calidad de marcha es muy buena y filtra muchos de los detalles de nuestras calles, que, junto con una correcta insonorización, permite que viajemos con suficiente comodidad y aislados del mundo exterior.

La dirección también tiene un reglaje suave, lo cual es muy útil para las maniobras de estacionamiento, pero le resta sensaciones al conducir a ritmos más altos, pero eso sí, en ningún momento nos sentimos fuera de control.

lincoln_mkz_hibrido_rutagdl

Al final, nuestro consumo fue de 13.5 km/l, una gran cifra para un sedán mediano de lujo lleno de características de confort, aunque siendo honestos, para tratarse de un híbrido no es tan sobresaliente.

#TestTécnico

También realizamos el #TestTécnico de Autología, el primero realizado a un híbrido en México para poder analizar a fondo el comportamiento dinámico del Lincoln ante una situación de emergencia, así que vamos al Autódromo Guadalajara.

En la aceleración, la respuesta en conjunto de ambas plantas es lo suficientemente efectiva para obtener 11.3 segundos de 0 a 100 km/h. La respuesta de la caja CVT se ve compensada por el motor eléctrico que asiste sobre todo al inicio del ejercicio.

lincoln_mkz_hibrido_exterior19

Por otro lado, el sistema de frenos actúa de manera efectiva a pesar de la sensación de hundimiento del pedal. El 100 a 0 km/h se realiza sin fatiga aparente y con la pronta intervención de la electrónica para mantener una detención lineal.

La mejor distancia fue de 47.1 m. Se alarga bastante, pero creemos que tiene mucho que ver el mal estado de la superficie en donde se realizó la prueba.

Al realizar el alce tenemos un comportamiento sobresaliente en la primera pasada. La dirección, a pesar de su ligereza, transmite mucha confianza y nos deja saber con exactitud hacia dónde nos dirigimos.

lincoln_mkz_hibrido_alce

En la segunda pasada, se empieza a notar el actuar del control de estabilidad, justo a tiempo para corregir la trazada en cuanto las inercias se acumulan. La suspensión nos deja saber lo que pasa con eje posterior y apoya muy bien permitiendo regresar sin problemas al carril original.

Al ir más rápido, el buen comportamiento del conjunto de dirección y suspensión nos da margen para estar en control a pesar de que las inercias generadas son mayores. La intervención del ESP es oportuna y nos permite conservar la trayectoria al regresar al carril original. La mayor velocidad de paso fue a 70.8 km/h.

lincoln_mkz_hibrido_alce_resultado

En el slalom sucede algo parecido, la buena respuesta de la dirección y suspensión dejan trazar sin problemas el ejercicio a pesar de la suavidad de ambas. En cuanto el eje posterior se empieza a insinuar, el control de estabilidad desacelera para corregir. La mayor velocidad de paso la conseguimos a 51.2 km/h.

Con este comportamiento es posible asegurar que los pasajeros a bordo del MKZ híbrido se encuentren completamente protegidos ante una eventualidad, ya que el paquete de seguridad incluye un sistema de frenos de disco en las cuatro ruedas con sistema antibloqueo y distribución electrónica de frenado, control de estabilidad y tracción y hasta ocho bolsas de aire, que se ven complementadas por los cinturones de seguridad inflables en las plazas traseras.

lincoln_mkz_hibrido_slalom2

Además, cuenta con anclajes ISOFIX para sillas de bebé, cámara de reversa con alerta de tráfico cruzado, monitoreo de punto ciego y monitoreo de presión de los neumáticos.

La versión híbrida del Lincoln MKZ, llamada 2.0H, pierde su sabor deportivo ante una promesa de eficiencia mejorada que quizás pueda parecer un tanto limitada e incoherente, pero al final del día, consume mucho menos que sus contrapartes turbocargados.

Puede que su rendimiento de 13.5 km/l no alcance a justificar su precio de 726,000 pesos, pero no cabe duda de que es una opción muy interesante para aquellos que requieran de una conducción más eficiente sin tener que sentirse obligados a descartar todo el lujo y confort que un auto de este segmento puede dar.

lincoln_mkz_hibrido_slalom

Lincoln MKZ Híbrido 2018
Motor: 4 en línea, 2.0L de 188 hp y 129 lb-pie
Transmisión: Automática, CVT
Consumo Promedio: Ciudad: 13.5 km/l
Cajuela: 340 l
Ruta Citadina 42 km
Tiempo de recorrido: 01:17:30
Velocidad promedio: 32.9 km/h
Mejor consumo: 15.2 km/l
Peor consumo: 11.8 km/l
*0 a 100 km/h: 8.9 s
*100 a 0 km/h: 47.1 m
*Alce de velocidad 77.6 km/h
*Slalom de precisión 51.6 km/h
Versiones y precios:
MKZ Híbrido $726,000
*Datos obtenidos con el equipo de pruebas Vbox proporcionado por Vbox México

Ahora lee:

>>>A Prueba: Toyota Prius C vs bicicleta vs transporte público
>>>A Prueba: Lincoln Navigator 2019 + #TestTécnico, la nueva referente de lujo americano
>>>Toyota Camry Híbrido 2019, a la venta por 599,900 pesos