Al momento

Primer Contacto: BMW Z4 M40i 2019, mejora exponencial

El renovado Z4 de BMW ha sido controversial desde el inicio, su estética también ha causado polémica, pero es fácil de manejar rápido y también es más fácil vivir con él.

Mucho mejor que su predecesor, es lo primero que podemos decir tras haber manejado al nuevo roadster de BMW, el nuevo Z4, mejora considerablemente tanto en desempeño, como en equipamiento

bmw_z4_2019_exterior7

Principalmente por que su desarrollo se realizó en conjunto con el renacimiento del mítico Toyota Supra, la nueva generación del BMW Z4 ha generado muchísima polémica alrededor del mundo y también su estética con detalles controversiales ha dado de que hablar, pero ¿cómo es detrás del volante? Vayamos por partes.

Alistando la escena

BMW presenta a la tercera generación del Z4, con un urgente sentimiento de renovación, ya que la generación pasada se encontraba bastante lejos de lo que se podría considerar como un “deportivo verdadero”, bastante alejado a las sensaciones de manejo que la marca nos tiene acostumbrados y muy lejano también al desempeño que Porsche ha logrado entregar en los últimos Boxster y Cayman, considerados los rivales a vencer en el segmento.

Las proporciones generales del diseño se ven mejoradas, y aunque no son tan acertadas como las de la primera generación, sigue mostrando un voladizo trasero más largo de lo que nos hubiera gustado y el conductor ahora se acomoda más adelante en el auto para mantener la distribución de peso en un perfecto 50/50.

bmw_z4_2019_interior3

El nuevo roadster se encuentra basado en la nueva plataforma modular CLAR, que comparte con los recientes Serie 5 y Serie 3, y es una de las principales razones por las que el puesto de conducción se haya movido hacia el frente.

Las dimensiones siguen siendo contenidas, con 4.3 m de largo y 1.8 m de ancho, pero con una variación en la postura, que presenta una silueta de cuña más marcada. Aún así, ha crecido en todas las direcciones, es 8.5 cm más largo que la segunda generación, 7.4 cm más ancho y 1.3 cm más alto. Sin embargo, la distancia entre ejes ha disminuido 2.6 cm.

Gracias a esto la capacidad del maletero aumenta, permitiendo acomodar la mayoría del equipaje destinado para una noche o un fin de semana, con 281 litros.

El complicado toldo de metal se ha ido en favor de un toldo de lona más ligero que ayuda a disminuir el peso en 50 kg, logrando una cifra final de 1,535 kg. No es un auto ligero, aunque el modelo con el motor de 2.0 litros mantiene la cifra apenas por encima de los 1,400 kg.

Controversial mirada

En cuanto a estética, la marca utiliza una reinterpretación de sus propias reglas de diseño, con una clara inspiración en el Z8 y la disposición de los grupos ópticos por encima de la línea de parrilla, la cual de la misma manera, utiliza unos “riñones” más anchos, que se asemejan a los del Z8.

bmw_z4_2019_exterior8

La configuración de los elementos luminosos de los faros delanteros también adopta una nueva configuración vertical, pero con faros dobles. Mientras tanto, la parte trasera muestra un elaborado juego de superficies con ópticas afiladas, pero con una configuración más reconocible.

Poder mejorado

El motor tubrocargado de 6 cilindros en línea y 3.0 litros de desplazamiento es capaz de generar 340 hp y 368 libras pie de torque, lo que permite que alcance los 100 km/h desde 0 en tan sólo 4.5 segundos, aunque no son posibles de alcanzar en la lluvia, incluso con la ayuda del sistema de Launch Control.

El empuje del propulsor es muy bueno sobre todo en la parte alta del cuentavueltas y permite manejarlo de manera rápida sin mayores complicaciones.

Lamentablemente, no existe una opción con caja manual para ninguno de los tres motores disponibles a nivel mundial. BMW justifica la falta de demanda para este tipo de transmisiones en este tipo de modelos, por lo que incluso se ahorró el desarrollo o la integración de una caja estándar para el Z4.

bmw_z4_2019_motor

La calidad de marcha a bordo del convertible es muy buena y presenta un marcado ajuste hacia la comodidad, por lo que es posible conducir a ritmos elevados sin estrés. Realmentente es fácil de llevar rápido, incluso en pavimento mojado.

Claramente hace uso de la receta infalible para un auto de intenciones divertidas de manejo, con el motor al frente y la potencia hacia el eje trasero, a lo que se suma un esquema de suspensión de 5 brazos tanto adelante como en la parte trasera y la utilización de un sistema de dirección electromecánico.

A pesar de que la dirección utiliza un sistema de asistencia prometedor, es uno de los puntos mejorables del nuevo convertible ya que no transmite la confianza necesaria, al menos en las condiciones en las que lo manejamos, en donde transmite una sensación de suavidad y lentitud, al menos en el modo de manejo estándar.

bmw_z4_2019_exterior4

Al ajustar los modos de manejo deportivo, la sensación en el tacto de la dirección obtiene un peso mayor y una precisión más adecuada, pero aún así, la retroalimentación generada es mejor al límite del agarre que el auto tiene.

Por otro lado, el turbo enfriado por agua tiene un funcionamiento muy efectivo y logra entregar todo su potencial muy abajo en el rango de revoluciones, apenas en las 1,500 rpm, y se mantiene hasta las 6,500.

La mencionada caja automática de 8 velocidades también funciona de maravilla, se puede pisar con violencia el pedal del acelerador a cualquier velocidad y con cualquier marcha engranada y el Z4 amenaza al agarre de las ruedas traseras, haciendo trabajar con urgencia al diferencial de derrape limitado para poner toda la fuerza en el piso.

bmw_z4_2019_exterior9

Lo mejor del conjunto mecánico de motor y transmisión es su efectividad al circular por las vías transitadas de las ciudades, con un comportamiento cómodo en el pesado tráfico, un actuar rápido de la caja en las reducciones cuando se necesite realizar alguna incorporación o un manejo relajado cuando se conduce a una velocidad constante.

Un mejor lugar para estar

En el interior, los cambios realizados favorecen a la convivencia diaria con el deportivo que, para empezar, tiene mucho más espacio y una larga lista de equipamiento para viajar con todo el confort.

bmw_z4_2019_interior

Comenzando por el espacio, los asientos dan cabida a pasajeros de tallas más grandes, con una postura cómoda y una buena visibilidad, a la vez de que tienen muy buena sujeción al paso por las curvas.

Todos los materiales son de buena factura y el ensamble se encuentra claramente a la altura de las expectativas.

La lista de equipo comienza por un sistema de climatización automático de doble zona, a lo que se suma un sistema de luces ambientales y un sistema de sonido de 12 bocinas y 464w de potencia desarrollado por Harman-Kardon.

bmw_z4_2019_interior2

El nuevo cuadro de instrumentos digital funciona muy bien y cuenta con un tacómetro que gira a sentido contrario de las manecillas del reloj, al estilo de los Aston Martin.

La pantalla de infoentretenimiento se ubica en lo alto del tablero y es una lástima que BMW no utilice el recurso de unir ambas pantallas, tal y como Mercedes-Benz lo hace con sus modelos más recientes. Incluso, ambas pantallas dentro del Z4, ni siquiera se alinean y muestran grandes biseles negros que podrían haber sido mejor aprovechados.

El mejorado sistema de entretenimiento presenta la versión 7.0, con una amplia personalización que puede mostrar hasta 10 páginas con contenido personalizado y en general es un sistema mucho más práctico de operar a través del mando giratorio iDrive.

Conclusión

bmw_z4_2019_exterior

La evolución conforme a su predecesor es muy marcada, y en realidad estamos ante un auto con múltiples características que seguramente harán de este Z4 un auto con buen volumen de ventas.

Salvo al tacto de la dirección, el nuevo Z4 cumple muy bien su promesa de entregar un auto con un renovado espíritu deportivo, que además cuenta con todas las amenidades para hacer más fácil la convivencia en el día a día.

Por: Michael Taylor

Ahora lee

>> A prueba: BMW M240iA Convertible, potencia en un bello empaque

>> Primer contacto: BMW M850i xDrive 2019, el buque insignia que nos prometieron

>> Análisis futuro: ¿Qué tiene preparado BMW para los años próximos?