Al momento

SEMA 2018: Dodge Super Charger 1968, Mopar parece no tener límites con el nuevo motor Hellephant

La renovada sed de caballos de fuerza ha desatado una verdadera estampida con el HEMI 428 Hellephant. 1,000 hp bajo la bella envoltura de un Charger 68 modificado.

De todas las asombrosas presentaciones que hemos visto en el SEMA de este año, la presentada por FCA y su división de autopartes, Mopar, es una de las más espectaculares, pues la sed por los caballos de fuerza ha regresado desde los años dorados de los muscle cars. El HEMI 426 Hellephant es capaz de entregar hasta 1,000 hp y se encuentra bajo el cofre de un completamente restaurado Dodge Charger de 1968, bautizado como el Super Charger.

dodge_supercharger_hellephant4

Si algo caracteriza a Dodge dentro de la batalla actual de los pony cars, es su arraigada orientación retro trabajando en conjunto con cifras bestiales de potencia sin mucha preocupación por europeizar a sus modelos al hacerlos más eficientes en la entrega de tal desempeño, como sí lo ha hecho Chevrolet o incluso Ford.

Este nuevo Super Charger atiende justo esa esencia, es un restomod con toda la estética del Charger 68, pero con componentes actuales muy interesantes, como la parrilla que oculta los grupos ópticos, tal y como se utilizaba en el original junto con las piezas para mejorar la aerodinámica, como el faldón delantero, el alerón posterior, las enormes salpicaderas ensanchadas que cubren los rines utilizados en el Challenger Demon o la masiva toma de aire en el cofre, que nos advierte del poderío presente.

Video relacionado:

La trasera muestra unas salidas de escape que se ubican justo en donde las calaveras del 68 tomaban lugar.

Al interior, también hay una jaula antivuelco hecha a la medida para permanecer lo menos intrusiva para los pasajeros, incluso con las barras verticales alineadas con las ventanas y la ausencia de plazas traseras.

dodge_supercharger_hellephant2

En el tablero, los relojes del cuadro de instrumentos son del catálogo de Mopar y el volante, así como los asientos provienen del descontinuado Viper.

Todos lo visual es muy importante, pero el verdadero protagonista es el masivo V8 de 426 pulgadas cúbicas de desplazamiento (7 litros) que de igual manera utiliza un gran supercargador para lograr 1,000 hp y 950 lb-pie de torque.

hellephant_motor_hemi1

La mencionada planta de poder está basada en los motores que los Hellcat tienen en la actualidad, pero con una mejora importante, comenzando por el aumento de cilindrada utilizando un bloque fabricado en aluminio y un nuevo supercargador con un desplazamiento de tres litros, superior a los 2.7 litros que usa el que hasta ahora era el más poderoso de la familia, el Demon.

Cabe mencionar que la transmisión manual de 6 velocidades del Viper también se ha incorporado.

dodge_supercharger_hellephant2

El fabricante no mencionó nada acerca de un auto de producción que vaya a incluir al mencionado motor, pero aseguró que estará a la venta a principios de 2019 como un Crate Engine (motor completo, vendido por la marca para proyectos de restauración y modificación), con un kit que incluye cableado, sistema de control electrónico y cuerpo de aceleración.

Esperamos que independientemente de su comercialización como motor completo para proyectos personales, el Hellephant sea integrado en algún producto especial de la marca y a su vez, forme parte del catálogo de autos en venta que la marca tiene en México.

dodge_supercharger_hellephant3

Ahora lee:

>>>1,000,000 de dólares por los últimos Dodge Viper SRT y Challenger SRT Demon
>>>SEMA Show 2018: Ford va con 5 Mustang modificados
>>>SEMA 2019: SpeedKore Dodge Charger Evolution 1970, un demonio de 966 hp