Al momento

Primer vistazo: Volkswagen T-Cross 2019

Volkswagen T-Cross, Europa

La hermana más pequeña del Volkswagen Tiguan buscará ser el crossover del pueblo por un precio cercano al del Polo; T-Cross sí podría llegar a México.

La pieza final del rompecabezas de SUVs de Volkswagen ha llegado, con el crossover de alrededor de cuatro metros largo que entrega asistencias de conducción únicas en su clase, atributos de seguridad y un enorme espacio interior.

Mientras que otras marcas le han temido a la canibalización entre sus productos, Volkswagen la ha recibido con los brazos abiertos, insistiendo en que espera que cada cliente potencial del Polo termine comprando la T-Cross.

Volkswagen asegura que el nuevo T-Cross es más Tiguan que T-Roc en su filosofía, porque la posición de manejo del conductor es hasta 100 mm más alta que en el Polo.

También es significativo como el más reciente intento de Volkswagen por construir un auto de alta calidad con bajos costos, punto en el que ya ha fallado anteriormente con cada intento, léase Amarok, up! y hasta el Polo, que resultan ser más costosos que el promedio del segmento o no llegan a la calidad percibida esperada.

VOLKSWAGEN T-CROSS

“La meta con este auto es mantenerlo al alcance. No es un Tiguan,” dijo el director de proyecto de T-Cross para ventas y mercadotecnia, Felix Kaschützke.

“Ellos [los clientes] no tienen tanto dinero para gastar. Este es un auto que usarán familias. La seguridad es incluso más importante para estos compradores que para los del Polo.”

La versión europea del T-Cross tiene 4,107 mm de largo, que la colocan solamente 13 mm por debajo de la T-Roc pero 54 mm por encima del Polo en el que está basada.

Su distancia entre ejes es solamente un milímetro más corta que la del Polo y se queda a 32 mm de la de T-Roc, mientras que tiene 1,750 mm de ancho y 1,558 de alto.

El nuevo T-Cross se venderá alrededor del mundo con cuatro variantes y longitudes diferentes, teniendo una más larga para centro y norte América, en donde no hay T-Roc, y dos diferentes y más largas carrocerías para China.

Las versiones mexicanas seguramente serán fabricadas en Brasil, teniendo una variante más larga que la europea para suplir al T-Roc en la región, colocándose como el acceso a la gama de SUVs, por debajo del futuro Tharu o Tarek.

La mayor diferencia entre la versión latinoamericana y la europea es que aunque ambas se basan en la plataforma modular MQB A0, la nuestra usará la batalla del Virtus sedán en lugar de optar por la del Polo.

VOLKSWAGEN T-CROSS

Gama de motores

La versión producida en Pamplona, España para toda Europa presume de motores TSI de 1.0 y 1.5 litros. El primero será el tricilíndrico que conocemos con potencias de 95 o 115 hp y con transmisiones manuales de 5 y 6 velocidades respectivamente, o una DSG para el de 115 equinos.

Por su lado, el TSI Evo de 1.5 litros aparece con 150 hp y 184 lb-pie acoplado únicamente a una transmisión DSG de 7 cambios. El único TDI de la gama será un bloque de 1.6 litros con 95 hp y 184 lb-pie.

No obstante, se ha confirmado que la versión brasileña que es la que seguramente veremos en México hará uso de motores diferentes, aunque igual de efectivos.

Está confirmado el bloque TSI de 1.0 litros con 115 hp, pero la versión tope de gama echará mano del propulsor de 1.4 litros con 150 hp y 184 lb-pie que ya conocemos en Jetta, Golf o Tiguan en lugar del motor de 1.5 litros con idénticos números que se contempla para Europa. Este propuslor se incorporará, además, a las gamas de Polo y Virtus en Sudamérica para las versiones GTS.

La tercera opción que no ha sido confirmada es la del motor MPI de aspiración natural de 1.6 litros con 110 hp; se ofrece ya en SEAT Arona e Ibiza y por temas de costos parece ser la alternativa más sensata, al menos en las versiones de acceso.

VOLKSWAGEN T-CROSS

Más Polo que T-Roc

El T-Cross toma la suite entera de asistencias para el conductor y atributos de seguridad, con asistentes para mantenimiento de carril, punto ciego, alerta frontal y frenado autónomo de emergencia como equipo de serie, aunque es de esperarse que la especificación para México sea diferente.

Mantiene el hardware de suspensión del Polo, afinado para el trabajo en un vehículo más pesado, con rines de entre 16 y 18 pulgadas.

“Hay un temor de que canibalice con el Polo, pero siendo honestos estaríamos muy felices de que cada cliente del Polo diera el brinco al T-Cross,” dijo Kaschützke.

“Desde un punto de vista de plan de negocios, eso está bien. Las personas que compran un crossover o SUV gastan más en el auto y lo valoran más.

“Vemos niveles de equipamiento mucho más altos con crossovers y SUVs.”

VOLKSWAGEN T-CROSS

Por dentro

El interior tiene un carácter propio, pero realmente es una serie de modulos existentes dentro de la arquitectura MQB de Volkswagen que han sido ensamblados juntos para tener un diseño de tablero moderadamente único.

El cuadro de instrumentos es análogo con dos relojes redondos, aunque sí puede tener el Digital Cockpit como opción, junto con piezas como la iluminación ambiental o para la palanca de cambios en las versiones con caja automática.

Usa un plástico más suave al tacto que el frágil material de la T-Roc, pero en este caso no hay opción de tener head-up display, porque Volkswagen insiste en que cosas como esa son impracticables en este extremo del mercado. La pantalla de 6.5 pulgadas viene de serie, y la unidad de 8 pulgadas es opcional.

La banca trasera puede abatirse en proporción 60:40, y deslizarse hasta 150 mm, creando un espacio apto para adultos grandes con una cajuela de 385 litros o uno más pequeño para niños con una cajuela 70 litros más amplia. El sistema Isofix es estándar en los asientos delanteros.

VOLKSWAGEN T-CROSS

Los pasajeros del asiento trasero no reciben un descansabrazos central, pero tienen una pequeña área de almacenamiento en la parte trasera del descansabrazos frontal, además de dos salidas USB y ventilas de aire propias.

Otro par de conectores USB viven al frente de consola central, teniendo junto a ellos a la almohadilla de recarga inalámbrica opcional.

Los asientos traseros se doblan para entregar una longitud máxima de carga de 1,281 mm, y también se puede abatir el asiento delantero del pasajero para introducir objetos aún más largos.

Los autos europeos no tendrán una llanta de repuesto, pero las calles de Sudamérica la demandan, razón por la que la variante para este lado del mundo sí la tendrá.

VOLKSWAGEN T-CROSS

El diseño exterior tiene algunos atributos diseñados especialmente para hacerla sentir un poco más Premium de lo que los precios sugieren, incluyendo calaveras de LED, un reflector trasero, faros LED como opción y el nombre centrado en el portón.

“Pensamos mucho en como darle a este auto estatus y postura,” dijo Klaus Bischoff. “Queríamos obtener algo que le diera al conductor mucha confianza,” continuó el jefe de diseño de Volkswagen.

“Le damos a cada uno de los SUVs su carácter, y son instantáneamente identificables como Volkswagen.

“El T-Roc es más deportivo y tipo coupé, y tiene ruedas más grandes y musculares. Aquí queríamos incluir la mayor practicidad posible en el auto más pequeño posible.”

Spy-Photo

El convertible

Dada la charla sobre el recorte de costos para hacer a T-Cross, es muy sorprendente que vaya a ser esta, y no la T-Roc, la que albergue al primer crossover convertible moderno de Volkswagen.

Con 4,133 mm, el T-Cross Breeze que debutó en Ginebra de 2016 es el concepto que inspirará al próximo convertible; es marginalmente más largo que el Cross Polo y se monta sobre la misma batalla de 2,565 mm que el Polo.

Sin embargo, es mucho más ancho que el Polo, con 1,798 mm sin los espejos y una altura de 1,563 mm. Aquel concepto pesaba 1,250 kg y Volkswagen aceptaba aceleraciones a 100 km/h en 10.3 segundos y hasta una máxima de 188 km/h.

Ahora lee

>> Análisis: Estas son todas las SUVs que tendrá Volkswagen

>> Frente a frente: SEAT Arona vs Suzuki Vitara

>> Primer contacto: Volkswagen T-Roc 2018, el GTI de las SUVs está de vuelta

>> Análisis futuro: Peugeot 2008 2020 junto con las próximas promesas del segmento B-SUV