Al momento

París 2018: Infiniti Q60 Project Black S, 563 hp para el coupé inspirado en la F1

Se ve bien y promete manejarse mucho mejor; el Infiniti Q60 Project Black S es un buque cargado de tecnología de la Fórmula Uno.

Si bien el Project Black S es un tema que Infiniti ha venido tocando desde el Salón de Ginebra del año pasado, la marca no había revelado ningún detalle oficial de esta versión radical de Q60. El día de hoy sabemos más detalles porque para el Salón de París han soltado toda la sopa de información, que en papel promete mucho.

Comenzando con la potencia, el Infiniti Q60 Project Black S cuenta con 563 caballos de fuerza, con la cifra final de torque aún por ser anunciada. Este poder viene de la combinación de un motor de 3.0 litros V6 con doble turbocargador y 3 motores eléctricos con funcionamiento similar a los encontrados en los vehículos de F1 del equipo de Renault, una tecnología que en el deporte motor lleva el nombre de KERS.

infiniti-q60-project-black-s-03-1

El grande de estos generadores está conectado a el eje posterior para recuperar electricidad durante las desaceleraciones, pero cuando es momento de entregar potencia puede suministrar hasta 160 equinos de poder a dicho eje de forma instantánea.

Los otros dos propulsores eléctricos pequeños están conectados a los turbocargadores, pues mantienen las turbinas girando en todo momento y así eliminar cualquier retraso al momento de exigirle al auto que gane velocidad. Gracias a esta combinación tecnológica, la marca asegura que el Infiniti Q60 Project Black S es capaz de alcanzar los 100 km/h desde cero en menos de 4 segundos.

La principal ventaja de este sistema es que es capaz de captar energía durante la aceleración y desaceleración, por lo que las baterías de 4.4 kWh de ion-litio prácticamente se encuentran siempre cargadas, lo que permite el uso de la asistencia eléctrica por más tiempo y de manera más agresiva.

Pero si hablamos de desventajas, este sistema de apoyo eléctrico añade peso, y mucho. Solamente los tres motores y baterías pesan por sí solos 200 kilogramos; para contrarrestar este hecho, los ingenieros han dotado al Project Black S con fibra de carbono en el cofre, toldo y faldones, se han removido los asientos posteriores y los rines son de aluminio forjado para reducir aún más la cifra final de la báscula y pararla en solamente 22 kg más que la versión Red Sport 400.

El balance de peso es una cuestión importante y los ingenieros de la marca lo saben, es por eso que han logrado que este vehículo cuente con una distribución casi perfecta entre ambos ejes del 50/50.

La aerodinámica también vio mejoras, pues los cambios comienzan desde la parrilla con entradas de aire más grandes, extractores de calor en el cofre, un alerón crecido en tamaño inspirado en el usado por el monoplaza de Renault y conductos de aire laterales para mejorar su agarre en curvas.

A pesar de que Infiniti aún no ha declarado si planea lanzar a producción este monstruo o si formará parte de la opción para compra en el mercado mexicano, la marca seguirá desarrollando y puliendo ciertos temas del vehículo y el siguiente año para a recorrer varias pistas del mundo con la finalidad de recabar información y formar al Q60 perfecto.

infiniti-q60-project-black-s-12-1

Ahora lee:

>> Infiniti y Mercedes-Benz cancelan sus planes de desarrollar un vehículo en conjunto

>> Análisis de gama: Infiniti QX50 2019, precios, versiones y equipamiento

>> Desde Querétaro, Infiniti celebra su agencia número trece en México