Al momento

Primer contacto: Volkswagen Atlas Cross Sport Concept 2019

Si bien ya hay un Atlas en las calles, la versión Cross Sport trae una que otra sorpresa consigo.

A pesar de que aún hay mucho camino por recorrer para conocer a la versión de producción del Atlas Cross Sport Concept, la marca nos mostró un vehículo que es más corto, ligero y veloz, al menos en su versión de concepto.

Volkswagen es una marca que regularmente presenta un SUV o pick-up en el mercado internacional y muy pocas veces le da un seguimiento la los modelos con más variantes. Para el caso de Atlas, o Teramont para la oferta de compra en el mercado mexicano, fue diferente y la versión Cross Sport llegará a producción en un rato todavía, pero ya le pusimos las manos encima al concepto.

Este concepto debutó este año en el Salón de Nueva York durante el mes de marzo, y apenas hace unas semanas Volkswagen confirmó que sí se llevará a cabo la producción del modelo con la intención de presentarlo en algún salón en Norteamérica el próximo año.

La buena noticia aquí, es que este vehículo comparte arquitectura con la Teramont fabricada en China, por lo que es muy probable que a su llegada sea ofertada en varias partes del mundo como Europa, Australia e incluso Sudamérica. Esperemos que entre los planes de la marca figure como oferta de compra de auto en el mercado mexicano.

volkswagen-atlas-cross-sport-2

La última creación de Volkswagen tendrá que demostrar sus cartas en un mercado importante, donde hay que aprender a caminar antes que correr y gracias a las 17 millas que pudimos manejar al Atlas Cross Sport en Monterey, California, podemos predecir que hay buenas promesas por parte de este vehículo.

Recordemos que este SUV en su versión normal es el vehículo más grande montado en una plataforma MQB, por lo que el reducir su distancia entre ejes para la versión Cross Sport viene de maravilla para la cuestión de manejo dinámico.

El Cross Sport será construido en las mismas líneas de ensamble que el Passat y nuestro mismo Teramont, en Chattanooga, Tennessee y será China el lugar encargado de distribuir a países como Australia.

En segundo lugar, a diferencia del Atlas Tanoak Concept, su intención no es atacar a los mercados amantes de las pick-ups de carga, sino que tienen en mente entrar a las ligas donde el diseño, versatilidad y sensaciones de manejo deportivas puede ser elementos importantes para los compradores.

De algún punto de vista, podemos pensar a este vehículo como una reinterpretación de una corriente de diseño comenzada por BMW X6 hace algunos años, con un precio menor, un frente más agresivo y proporciones más deportivas.

volkswagen-atlas-cross-sport-4

Si, es un prototipo

La marca nos aseguró que no llegará a los concesionarios presumiendo la misma configuración mecánica que tiene en su forma de concepto, pues los 3 motores eléctricos que tiene el Atlas Cross Sport Concept tendrán que esperar aún una generación más para hacer su debut.

Aparte de esta asistencia electrificada, tenemos al bloque de combustión interna de 3.6 litros atmosférico de 6 cilindros en posición V, que se empareja a una caja automática de doble embrague con 6 escalones.

Gracias que los ejes no tienen conexión mecánica entre ellos, la tracción en las 4 esquinas se realiza gracias a la configuración de software de los motores eléctricos que propulsan a la parte trasera, y como es concepto, a veces se siente una pérdida de comunicación entre ambas partes del vehículo.

Sin embargo, la parte “sport” que presume en el nombre se ve reflejada gracias a que la aceleración de 0 a 100 km/h la puede hacer en solo 5.7 segundos y además es capaz de recorrer hasta 70 km en modo 100 por ciento eléctrico.

volkswagen-atlas-cross-sport-1

En el manejo notamos que el producto es construido a mano por el quipo especial de Wolfsburg, y no tiene un numero de chasis aun; por dentro tenemos un sentimiento de materiales delicados y frágiles, con superficies que tienen terminados que se notan de preproducción y ruidos muy marcados al momento de rodar.

A pesar de esto, el tren de poder nos convence gracias a su desempeño de maravilla, pero sabemos que no llegará a la versión de producción pues el costo de la unidad se vería muy elevado por la tecnología eléctrica.

Aun así, la intención de Volkswagen con este modelo no es extraer cantidades de poder increíbles, sino más bien mostrar al mundo de lo que son capaces de hacer y que en sus planes a futuro tienen como pilar central la electrificación.

También hay que mencionar que ek interior, y al menos en el prototipo, contamos con 5 modos de manejo diferentes, que son 100 por ciento eléctrico, híbrido, deportivo, off road y un modo de recuperación de energía que optimiza al máximo la energía cinética del motor para recuperar carga hacia las baterías.

El diseño da un paso adelante

De acuerdo con Klaus Bischoff, director de diseño para Volkswagen, este nuevo SUV marcará líneas más agresivas en frente y trasero a comparación del Atlas convencional, pero aún conserva las líneas características que hacen reconocer a un Volkswagen a primera vista.

“Gracias al Atlas Cross Sport Podemos introducir un nuevo lenguaje en el diseño frontal y trasero, que nos beneficiará en un futuro en la gama de SUVs de tamaño completo,” comentó Bischoff.

Tiene una nariz más prominente, con dos barras en lugar de 3 que se complementan con las luces LED e iluminación diurna que gradualmente se convierte en parte de la parrilla. Los parachoques y salpicaderas se ven ensanchados y presume también de unos rines de 22 pulgadas que, lamentablemente, no veremos en la versión de producción.

vw-atlas-cross-sport-concept-9

Algo que nos gustó fue el sistema de infoentretenimiento, que ve una mejora en velocidad y se controla desde una pantalla el 10.1 pulgadas, mientras que el clúster de instrumentos está formado por otra pantalla de alta resolución de 12.3 pulgadas. Si este interior llega a etapa de producción, marcará una revolución en los estándares de equipamiento de Volkswagen y dará un paso adelante en comparación del Atlas convencional.

Lo que es prácticamente un hecho es que al momento de su producción se le sea montado un motor de 2.0 litros turbocargado como opción para el acceso a la gama y el V6 lo mantengan para la versión tope, donde echará mano de alguna asistencia Mild-Hybrid de 48 voltios.

Es una buena máquina, magnífica, pero será difícil verla en producción con los mismos ojos con los que la vimos esta vez.

Palabras por: Michael Taylor.

Ahora lee:

>> Volkswagen Passat 2019 se despide del V6 y reduce la gama

>> Volkswagen podría crear un grupo super premium para sus marcas más exclusivas

>> ¡Confirmado! Volkswagen Beetle se dejará de producir en México y habrá edición de despedida para Norteamérica