Al momento

Jaguar C-X75: ¡tu oportunidad para ser un villano de película está aquí!

Si lo tuyo es ser el malo de las películas, este Jaguar C-X75 puede ser de tu propiedad para enfrentar a James Bond.

El Jaguar C-X75 quizá nunca llegó a etapa de producción, pero será recordado como uno de los vehículos icónicos de la película James Bond Spectre, filme en el que fue manejado por el villano para competir contra el Aston Martin DB10 del agente 007. El día de hoy uno de los vehículos usados en la película ha salido a la venta y puede ser tuyo.

Este proyecto fue creado para celebrar los 75 años de Jaguar, teniendo como base un sistema híbrido demasiado complicado comparado con los sistemas modernos, que combinaba motores eléctricos con turbinas propulsadas a base de gas. Jaguar solo construyó algunos prototipos que cambiaban las turbinas por bloques turbocargados de 1.6 litros con una potencia alrededor de los 900 caballos de fuerza.

232fe57a-jaguar-cx75-01

Si el Jaguar C-X75 hubiera entrado en etapa de producción, sin duda se hubiera enfrentado contra vehículos como el McLaren P1, Ferrari LaFerrari o Porsche 918 Spyder.

Esta unidad creada para la pantalla grande cuenta con partes de la suspensión extraídas directamente del Porsche 911 GT3 en su versión de rally, freno de mano hidráulico y paneles resistentes a impactos en la cabina para mantener a los dobles de riesgo a salvo.

El Jaguar C-X75 que se oferta en esta ocasión tiene bajo el cofre un motor V8 de 5.0 litros supercargado firmado por la marca inglesa que se empareja a una caja de cambios secuencial con programación deportiva.

Si estás interesado en este Jaguar único, tendrás que hablar con Kaaimans International, quienes te proporcionarán el precio de la unidad así como términos y condiciones para poder adquirir el ejemplar número 1 de 4 fabricados.

3b4eeb49-jaguar-cx75-11

Ahora lee:

>> Pebble Beach 2018: Jaguar E-Type regresa, cargado de tecnología y sin emisiones

>> Foto espía: Jaguar XE 2019 contará con asistencia híbrida

>> Jaguar XJ50 2019, un homenaje supercargado