Al momento

Opinión: Los pick-ups y SUVs garantizan el futuro de los deportivos que tanto nos gustan

Los SUVs y pick-ups que tanta demanda tienen en México y el resto de Norteamérica son de suma importancia para la existencia de nuevos autos deportivos.

Seamos honestos, actualmente, son cada vez menos las personas que compran un auto por su agilidad y dinámicas, y más los que compran por gadgets y equipamiento. De esta forma, los autos deportivos que tanto nos gustan no son muy demandados, y su desarrollo requiere de dólares que podrían estar invertidos en otros proyectos.

volkswagen-tiguan-allspace-02_1440x655c

No obstante, los autos deportivos sirven como busque insignia, referentes tecnológicos y herramientas de fascinación, de forma que muchas marcas consideran necesario tener este tipo de productos porque aún si no son los superventas, llevan a clientes de otros segmentos a las concesionarias de la marca.

Como dato, durante el año en el que se lanzó el Challenger Hellcat, se incrementaron considerablemente las ventas de los modelos regulares. Es el efecto dominó, en el que un comprador llega a echar un ojo al modelo más emocionante y cuando nota que está fuera de presupuesto, termina adquiriendo una de las versiones regulares.

Además, los autos deportivos pueden servir como base técnica para el desarrollo de nuevas soluciones que más adelante terminen por llegar a los otros productos de la gama en la oferta para compra en México: motores, transmisiones o chasis, por ejemplo.

ford_f150_diesel_02

Los SUVs y especialmente los pick-ups tienen grandes márgenes de utilidad para los fabricantes, se estima que Ford tiene un 50 por ciento de utilidad en cada Lobo que vende, y vende muchas de ellas cada año.

Pero, volviendo al ejemplo de Ford, ¿habría un Ford GT o un Mustang GT350 sin las enormes utilidades de productos como Explorer, Lobo o Expedition? Probablemente no, porque proyectos como el GT no solamente no dejan utilidades, sino que muchas veces terminan sacando dinero de las arcas.

Después de todo, y tomando otro ejemplo más, Porsche casi entra en bancarrota antes del lanzamiento del Cayenne, pero las ventas y utilidades de este producto los salvaron y llevaron al renacimiento de la firma alemana.

Mercedes-AMG GLE 63 (C 292) 2014

Ahora que la demanda por estos productos altamente rentables está por los cielos, los fabricantes han aprovechado para incrementar el catálogo y ofrecerlos en todo tipo de colores y sabores: familiares o personales, todoterreno o para uso citadino, coupé o convencional, Premium o generalista y de diferentes tamaños, hasta el punto en el que algunos han abandonado a su gama de autos casi por completo.

Pero aun así los deportivos se mantienen en los planes, Ford descontinuó al Fiesta, Fusion y Focus, pero el Mustang se mantiene firme en los planes por la razón explicada anteriormente, las marcas necesitan un auto insignia.

De esta forma, las utilidades que dejan productos como Ford Lobo, Audi Q7, BMW X5, Chevrolet Suburban, Volkswagen Tiguan, Ram 1500, Mazda CX-9 o Porsche Cayenne, entre otros, sirve para que tengamos autos como el ya citado Ford GT, BMW i8, Chevrolet Corvette, Volkswagen Golf R, Dodge Challenger Hellcat, Mazda MX-5 o Porsche 911.

Ahora lee

>> Mazda MX-5 2019 ya está en México con 181 hp desde 379,900 pesos

>> Opinión: En defensa de los sedanes y hatchbacks

>> Opinión: Los propulsores híbridos mantendrán vivos a los motores de gasolina como tanto los amamos