Al momento

5 tipos de conductores que odiamos

La falta de cultura vial se centra en este tipo de conductores, a quienes la impaciencia y la envidia han cegado por completo y hacen de nuestros trayectos un verdadero martirio, eso sin mencionar los peligros que generan con sus malas costumbres al volante.

Todos nos hemos encontrado con los conductores que nos ponen a pensar que fuerza divina fue la que les permitió estar detrás del volante de un automóvil en nuestras calles, porque sabemos que las autoridades no tienen algún tipo de control sobre ellos. Entendemos que nuestras vialidades no son de primera, existen muchas inconsistencias en las calles y en las vías que nos trasladan diariamente a nuestro destino, pero también es cierto que compartimos calle con muchos individuos que, adicionalmente al mal estado de la infraestructura vial, presentan comportamientos erráticos que entorpecen aún más el andar, provocando embotellamientos y hasta accidentes.

Así que nos hemos dado la tarea de mencionar algunos de estos conductores, con el simple propósito de hacerlos entrar en razón, si es que se reconocen haciendo alguna de estas maniobras en nuestras calles, todo por el bien común.

nomas la puntita

Los “nomás la puntita”

Este tipo de conductor se aproxima a cualquier cruce, proyectando el frente de su vehículo, con la única intensión de “ahorrar tiempo” mediante una trágica ejecución del infame laminazo.

Generalmente, invaden la zona peatonal, con el sólido argumento que la vuelta a la derecha es continua, independientemente del estado del semáforo, bloqueando la circulación proveniente con derecho de paso. También son muy conocidos entre las calles sin señalización de semáforo en donde sin importar la longitud de su vehículo, asoman de manera exagerada para poder estar seguros del tráfico que viene.

Con un camión, un vehículo con frenos en mal estado o un conductor distraído se puede provocar un accidente que se podría haber evitado, con el simple y maravilloso recurso de la paciencia.

conductor agradecido

Los que no dan gracias

Generalmente presentes en las horas pico de nuestras ajetreadas ciudades, este singular tipo de conductor cree que tiene el derecho divino de paso, por lo que cuando uno tiene la decencia y la consideración de dejarlo pasar en frente, no se dignan en agradecer el gesto.

El simple hecho de agradecer con un gesto de la mano es muy bien recibido por los automovilistas, que independientemente de que, si tienen que ceder o no el paso, se considera un acto de consideración y de agradecimiento.

Un simple gesto con la mano es suficiente, no cuesta nada y permite que los conductores sigan cediendo el paso sin problema, es un acto donde todos ganan.

ford_mustang_2019_02

Los que no se quitan del carril izquierdo

El carril izquierdo es sólo para rebasar, es una regla que viene en el reglamento de tránsito, pero existe una gran cantidad de conductores que simplemente no entienden esta norma y se plantan en el mencionado carril sin importar absolutamente nada más.

En las vías tenemos limites de velocidad y aún así encontramos a estos individuos ocupando todo el ancho de la vía y lo peor es que van por debajo del límite permitido, lo cual genera muchos de los embotellamientos en nuestras avenidas y carreteras.

Es muy simple utilizar solamente el carril izquierdo para rebasar e incluso dejarlo libre para todos aquellos conductores que vayan a exceso de velocidad, es mejor que tenerlos detrás nuestro, por seguridad.

mazda2_test_03

Los que ven niebla en todos lados

Bajo el argumento de haber pagado por todas las luces que equipan sus vehículos, este molesto conductor, utiliza las luces de niebla en cualquier ocasión del día, incluso durante días soleados.

En el mismo sentido que conducir con las luces altas en situaciones de mucho tráfico, utilizar las luces anti niebla es muy molesto, al grado de poder provocar accidentes debido al deslumbramiento.

Realmente no tiene sentido utilizarlas salvo en situaciones de mucha niebla o de clima muy inclemente, de lo contrario es algo grosero y egoísta. La mayoría de los vehículos las incorporan ahora por temas de legislación en otras partes del mundo y en ocasiones es más costoso desarrollar piezas nuevas en lugar de no equiparlas, por lo que pedimos que, si no es bajo un escenario de muy baja visibilidad, no se utilicen.

kia_sedona_test_01

A los que poner las direccionales les pesa en el alma

La circulación en las grandes ciudades es complicada, el espacio es justo y cada vez somos más circulando por las arterias de nuestra ciudad. Estar al pendiente de todos los conductores a nuestro alrededor es también una tarea compleja, pero aún así tenemos entre nosotros a una serie de conductores que creen que tenemos la capacidad de adivinar sus intenciones detrás del volante, como si fueran conocidos de toda la vida y tuviéramos fijo en la mente todos los detalles de su rutina diaria, por lo que no sienten la necesidad de anunciar su maniobras mediante las útiles luces direccionales que equipan todos los vehículos.

Pareciera que la utilización de estos elementos luminosos tuviera un gran costo energético o calórico en este tipo de conductores, porque bajo ninguna circunstancia las activan, generando frustración y una cadena de conductores con frenados erráticos que a su vez son el principal origen de los gigantescos embotellamientos.

Por favor, no sean tan narcisistas detrás de los mandos de su vehículo, a la mayoría de conductores que vamos alrededor simplemente no nos interesan sus destinos ni su rutina, anuncien a tiempo sus maniobras, en realidad no cuesta utilizar las luces direccionales. Estas deben activarse, de forma ideal, antes de que el vehículo tenga un cambio de trayectoria o velocidad previo a una vuelta.

conductor_Celular

Los adictos al celular

Todos nos hemos topado con algún conductor que se mueve de forma errática durante un trayecto, o que simplemente no avanza cuando el semáforo está en verde. ¿Qué sucede en la cabeza de éstas personas? Por fin los adelantas y sin lugar a dudas una luz brillante ilumina sus caras que se encuentran totalmente sumergidas en los mensajes o contenido de sus teléfonos inteligentes, mientras conducen.

Necesitamos estar conectados en todo momento, es algo cierto hoy en día, los teléfonos móviles y su gran evolución es una gran prueba de ello, pero también es cierto que la mayoría de los accidentes dentro de las grandes ciudades son a causa de no poder dejar de mirar nuestros teléfonos mientras manejamos.

Nuestra disponibilidad ante cualquier tipo de necesidades es primordial y las armadoras invierten una gran cantidad de dinero para disminuir las distracciones generadas por nuestros teléfonos, incluyendo mucha tecnología para este cometido.

Estudios recientes han revelado que la utilización de las plataformas digitales de Android Auto y Apple Carplay, disminuyen en una gran cantidad las distracciones, así que utilicémoslas, si es necesario estar al pendiente en todo momento de lo que pueda suceder con nuestra comunicación dejemos que los asistentes virtuales cumplan con la única función de su existencia, y concentrémonos en el camino.

Conducir es un placer para muchos de nosotros, sin embargo, como muchas cosas placenteras en la vida, conlleva muchas responsabilidades, que no muchos pueden o quieren entender.

Ésta recopilación de casos es solo una pequeña muestra de lo que vivimos en las calles y que con un ligero cambio sobre todo de actitud, puede mejorar significativamente la calidad de nuestros traslados en la ciudad y sus alrededores, por lo que te pedimos que si te identificaste con alguna de las conductas mencionadas, recapacites un poco y contribuyas a mejorar nuestro país desde el asiento de tu auto.

Ahora lee

>> Las interfaces de Apple CarPlay y Android Auto son menos distractoras que las de fábrica

>> Para conseguir los mejores consumos en un híbirdo, tienes que aprender a frenar

>> Autología Tips: Goodyear nos recuerda todas las herramientas que no pueden faltar en un auto