Al momento

Análisis: ¿Qué tan complejo y costoso es agregar ESP a todos los autos?

El comportamiento de Nissan Kicks en la prueba del alce durante nuestro test técnico pudo ser evitado con ESP, cuyo modulo cuesta 1,200 pesos o menos.

México no es un país que exija a los fabricantes de autos que incorporen un gran equipamiento de seguridad, y desgraciadamente tampoco lo hacen muchos de los países en Latinoamérica y en otras regiones en los llamados países en vías de desarrollo o mercados emergentes.

nissan_kicks_testtec_alce_04

La realidad es que en nuestro país sigue siendo permitido, hasta este momento en pleno año 2018 vender autos nuevos sin el equipamiento más básico, como lo son las bolsas de aire frontales y el sistema de frenos antibloqueo, y no lo será sino hasta el año entrante.

El control electrónico de estabilidad es equipamiento obligatorio en todos los autos vendidos en la Unión Europea desde el año 2011, pero la pobre legislación que tenemos en México en torno al tema de seguridad en los autos, en forma de la NOM 194, no lo contempla.

En otros países de América Latina, como en Argentina, se prorrogó la legislación que obligaba a todos los autos a tenerlo de serie por una iniciativa emprendida por los propios fabricantes. Debía ser obligatorio a partir del 1º de enero de 2018, y ahora se ha recorrido hasta el 2020.

esp_01

Pero, ¿cuánto cuesta agregarlo realmente?

Según una entrevista realizada con la entrevista realizada a Alejandro Furas, el director técnico de Latin NCAP en marzo de 2017, por nuestros colegas de Autoblog Argentina, el costo por agregar el ESP a cada unidad es de 60 dólares o menos, lo que se traduce en aproximadamente 1,200 pesos dependiendo del cambio.

Es decir, por muy poco dinero, relativo al valor total del auto, se ha preferido beneficiar los intereses económicos de unos pocos frente a la seguridad de las masas.

Como dejó claro nuestro test técnico con el Nissan Kicks, el control electrónico de estabilidad es de suma importancia porque ayuda a mantener bajo control las inercias que se crean en maniobras evasivas de emergencia, a velocidades realistas, menores de 80 km/h a las que es legal y perfectamente sensato circular en prácticamente todas las ciudades de nuestro país.

Sucede, además, que ciertos segmentos son más propensos a tener este tipo de comportamientos erráticos, sea por tener un centro de gravedad más alto, una pisada más pequeña o incluso, una puesta a punto en suspensión muy suave que favorezca el confort en entornos urbanos. Uno de esos segmentos es justamente el de los SUVs subcompactos.

Por 60 dólares, nos sorprende que no sea ya un atributo más común en nuestro mercado, entendiendo que la cantidad de vidas que se pueden salvar por ese precio es enorme, cada una de ellas con un valor incalculable.

Ahora lee

>> Análisis Especial: los seis sistemas de seguridad automotriz que previenen accidentes y salvan vidas

>> Latin NCAP da 2 estrellas a Mazda2 y una a Nissan March, pero hay algo más que debes de saber

>> Los peligros del uso incorrecto del cinturón de seguridad, revelados